Rodríguez deja Exteriores de Venezuela para ser candidata en la Asamblea Nacional Constituyente

Rodríguez saluda. /Mario Guzmán (Efe)
Rodríguez saluda. / Mario Guzmán (Efe)

El país goberando por Maduro se libra de una condena de la OEA gracias al Caribe

AGENCIAS

La ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha abandonado este miércoles el cargo para poder presentarse como candidata a la Asamblea Nacional Constituyente, tras lo que el presidente, Nicolás Maduro, ha nombrado a Samuel Moncada como su sustituto. "Le he planteado al viceministro para América del Norte y embajador nuestro ante la OEA, Samuel Moncada, que asuma la Cancillería de la República, para mantener el combate de la verdad de nuestra patria en el mundo", ha dicho Maduro, según ha informado el diario 'Panorama'.

Durante sus declaraciones, el mandatario venezolano ha felicitado a Rodríguez por su papel al frente del Ministerio de Exteriores, especialmente durante la última cumbre de la OEA en Cancún. "Seguirá en el frente internacional", ha dicho. "Verdaderamente (Delcy Rodríguez) merece el reconocimiento de todo el país porque ha defendido la soberanía, la paz y la independencia de Venezuela. Felicitaciones a la camarada Delcy Rodríguez, misión cumplida", ha indicado. Rodríguez ha encabezado la cartera de Exteriores desde diciembre de 2014 y ha tenido que abandonar el cargo, tal y como requiere la legislación, para participar en la Asamblea Nacional Constituyente convocada por Maduro.

Por otra parte, el mandatario ha designado a Carlos Osorio como nuevo ministro del Despacho Presidencial, en sustitución de Carmen Meléndez, mientras que Néstor Ovalles reemplazará a Francisco Torrealba al frente de la cartera de Trabajo. Maduro ha nombrado además a Vladimir Padrino como nuevo vicepresidente de Soberanía, Seguridad y Paz, cargo que ocupaba también Meléndez, apenas un día después de ratificarle como ministro de Defensa, tal y como ha recogido la agencia estatal venezolana de noticias, AVN.

La Asamblea Constituyente estará formada por 500 ciudadanos que serán elegidos en las próximas semanas "a través del voto universal, directo y secreto", de los cuales la mitad, 250, saldrán de sectores de marcado corte oficialista, según ha detallado Maduro.

Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente por considerar que es la única forma de devolver la paz a Venezuela. La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha denunciado que de esta manera el 'chavismo' pretende consumar el "autogolpe" que comenzó con las polémicas sentencias del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

La tensión política en Venezuela alcanzó un nuevo pico el pasado marzo, cuando el TSJ despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional -controlada por la oposición desde 2016- y dejó sin inmunidad parlamentaria a los diputados. El Gobierno de Maduro ordenó dar marcha atrás en ambas decisiones, algo que el TSJ cumplió, pero la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) consideran que se ha producido una "ruptura del orden constitucional" que requiere elecciones anticipadas.

Desde entonces, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no ha dejado de convocar manifestaciones multitudinarias que han acabado en duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Gobierno y oposición se han acusado mutuamente de armar a civiles para desatar la violencia.

Sin condena

El Gobierno de Venezuela se libró de una condena en la OEA en su Asamblea General de Cancún (México) gracias a la influencia que aún mantiene sobre un grupo de naciones caribeñas a las que ha subvencionado petróleo durante años.

Un grupo de 14 países que suman más del 90 % de población de América, liderados por potencias como EE.UU. y México, no pudieron aprobar una resolución sobre la crisis venezolana porque cuatro pequeñas naciones caribeñas les retiraron su apoyo a última hora.

Los cuatro Estados que faltaron a su compromiso están entre Granada, Haití, Surinam, Trinidad y Tobago, y Antigua y Barbuda, según informaron a Efe fuentes diplomáticas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos