El Kremlin niega haber informado a EE UU de la retirada de su personal militar de Venezuela

Militares del Ejército del Aire ruso, en Venezuela./AFP
Militares del Ejército del Aire ruso, en Venezuela. / AFP

Rusia explica que su personal está encargado del mantenimiento de los equipos del consorcio Rostec y continuará en el país tal como estaba previsto

RAFAEL M. MAÑUECOMoscú

En contra de lo que aseguró este lunes el presidente norteamericano, Donald Trump, a través de Twitter, el Kremlin ha negado haber informado a Washington de la retirada de su personal militar de Venezuela, que sigue destacado allí sin variación alguna. Así lo ha declarado este martes el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en un encuentro con periodistas.

«Parece que se trata de un cita indirecta de ciertas informaciones de prensa, porque no hubo ningún mensaje oficial de parte de Rusia y no pudo haberlo«, señaló Peskov. Según sus palabras, »seguimos teniendo en Venezuela especialistas que se encargan del mantenimiento de los equipos militares suministrados con anterioridad«. »Este proceso se desarrolla según lo previsto y significa que no estamos ante ninguna retirada de personal«, añadió el portavoz presidencial.

El diario 'The Wall Street Journal' ya había adelantado el domingo que, según una fuente cercana al Ministerio de Defensa ruso, Moscú había reducido el número de especialistas del gigantesco consorcio industrial-militar Rostec de un millar a unas pocas decenas. Esta información del rotativo estadounidense también ha sido desmentida este martes por Rostec, cuyo servicio de prensa ha calificado de «exageradas ya en decenas de ocasiones» las cifras de personal ruso en el país caribeño facilitadas por medios norteamericanos.

El pasado 3 de mayo, tras una conversación telefónica mantenida entre Trump y Putin, el primero dijo que su homólogo ruso «no está buscando involucrarse en Venezuela» y envió a su secretario de Estado, Mike Pompeo, a reunirse en Finlandia con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, para elaborar un plan que permitiera una «transición pacífica» en Venezuela. incluyendo la salida de Nicolás Maduro.

Pero la reunión entre Pompeo y Lavrov fue un auténtico diálogo de sordos, durante el que hubo más reproches mutuos que soluciones. Días después, Pompeo acudió a Sochi para volver a mantener conversaciones con Lavrov y fue recibido además por Putin, pero tampoco hubo acuerdos concretos.

Incluso la reunión que Trump dice querer mantener este mes con Putin aprovechando la cumbre del G-20 está en el aire. Fuentes del Kremlin aseguran que se está negociando el formato y el contenido del encuentro, pero por el momento no hay nada seguro. Y eso que Putin ha repetido en varias ocasiones que desea hablar con Trump y ya lo intentó sin éxito en noviembre del año pasado durante la cumbre del G20 en Argentina. Lo malogró el incidente en el estrecho de Kerch cuando fuerzas rusas atacaron y apresaron a tres navíos ucranianos y a todos sus tripulantes.