El Estado Islámico reivindica el derribo del avión en Egipto y Rusia lo niega

Vídeo difundido por la agencia de noticias Al Amaq, vinculada con el IS./
Vídeo difundido por la agencia de noticias Al Amaq, vinculada con el IS.

El grupo terrorista 'Wilayat Sina', filial egipcia del yihadista EI, asegura ser responsable de la caída del aparato ruso en el que viajaban 224 personas

AGENCIASel cairo

El grupo terrorista 'Wilayat Sina', la filial egipcia del yihadista Estado Islámico (EI), ha asegurado ser el responsable de la caída del avión ruso que se ha estrellado hoy en una zona montañosa de la provincia del Sinaí con 224 personas abordo.

más información

En un comunicado cuya autenticidad no ha podido ser confirmada, la agrupación asegura que "los soldados del califato pudieron derribar un avión ruso que sobrevolaba el Estado de Sinaí con más de 220 de cruzados rusos a bordo". El aparato, un Airbus A320 perteneciente a la compañía rusa MetroJet (Kogalimavia), se estrelló unos 23 minutos después de despegar, con 217 pasajeros y siete miembros de la tripulación, de nacionalidad rusa.

Tras comenzar los bombardeos aéreos en Siria, el Estado Islámico y otros grupos radicales como el Frente Al Nusra llamaron a sus seguidores en el Caúcaso Norte a perpetrar atentados terroristas en Rusia

Varios expertos militares han declarado a la agencia AFP que los combatientes de esta rama del EI, que tiene su bastión en el norte del Sinaí, no disponen de misiles capaces de alcanzar un avión a 30.000 pies, pero no excluyen la posibilidad de que hubiera una bomba a bordo o de que el avión fuera alcanzado por un cohete o un misil si perdió altura tras un fallo técnico.

Por su parte, Moscú ha reaccionado con escepticismo al comunicado del EI. "Esta información no puede considerarse exacta", ha señalado el ministro ruso de Transportes, Maxim Sokolov, según las agencias rusas. "Estamos en estrecho contacto con nuestros compañeros egipcios y las autoridades aéreas de ese país. En este momento, no disponen de ninguna información que confirme tales insinuaciones", ha añadido.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha enviado equipos de emergencia y a su ministro Sokolov al lugar de la tragedia. El domingo se desplazarán también al lugar seis asesores técnicos de Airbus, dos miembros del BEA -el organismo francés encargado de investigar incidentes aéreos-, dos investigadores del BFU -su equivalente alemán, en representación del constructor europeo-, y otros dos de su homólogo ruso MAK.

Por su parte, el primer ministro de Egipto, Sheirf Ismail, ha advertido de que las primeras investigaciones parecen descartar que el avión se estrellase por actividades "irregulares", lo que descartaría la hipótesis del atentado, aunque ha recordado que hasta que no se haya analizado la caja negra, no se conocerán las causas exactas.

El Gobierno de Egipto ha asegurado que el piloto del avión ruso estrellado en el Sinaí no envió ninguna señal de emergencia antes de estrellarse y ha indicado que el vuelo 7K-9268 "desapareció de repente de los radares".

El ministro de Aviación Civil egipcio, Hossam Kamel, ha explicado durante una rueda de prensa en El Cairo que las comunicaciones entre el Airbus y la torre de control fueron completamente normales antes del siniestro, informa el periódico estatal 'Al Ahram'.

"La tripulación no envió ninguna alerta y el avión desapareció de repente de los radares", ha afirmado Kamel. Los equipos desplazados al lugar del impacto han localizado las dos cajas negras, claves para esclarecer lo ocurrido y descartar definitivamente la hipótesis del atentado.

La versión de Kamel, sin embargo, contradice la del jefe del equipo de investigación designado por el Gobierno de Egipto, Ayman el Mokadem, quien aseguró que el piloto notificó un fallo técnico a los controladores y pidió aterrizar en el aeropuerto más cercano.

Según El Mokadem, el avión podría haberse estrellado durante su intento por variar la dirección para dirigirse al aeropuerto de El Arish, en la parte norte del Sinaí.