Despega el primer helicóptero de propulsión humana

Un equipo de la Universidad de Toronto ha construido un cuadricóptero que se impulsa a pedaladas, y que ha conseguido estar más de un minuto en el aire

INNOVA+
Despega el primer helicóptero de propulsión humana

Ya habían demostrado que eran capaces de hacer despegar un aparato impulsado solo por la fuerza de su piloto, pero ahora han conseguido hacerlo volar estable durante más de un minuto. Un equipo de ingenieros de la Universidad de Toronto ha construido un cuadricóptero una aeronave con cuatro hélices dispuestas en forma de cruz a pedales que se ha convertido, oficialmente, en el primer helicóptero que vuela gracias a la musculatura de un ser humano.

Sus creadores han ganado el Premio Sikorsky al Helicóptero de Propulsión Humana. Un galardón que se estableció en 1980 y no ha sido reclamado hasta ahora, 33 años después. Para conseguirlo hacía falta ser capaz de elevar una estructura del suelo hasta los tres metros de altitud, y mantenerlo ahí y sin salir de un área de 100 metros cuadrados durante al menos un minuto. La energía solo podía salir de una única persona. Los ganadores recibirán 250.000 dólares.

Los ingenieros responsables de este logro algunos alumnos, y otros investigadores de la universidad han desarrollado un cuadricóptero con materiales ultra ligeros, y aprovechando media bicicleta. En esta se sienta, y pedalea, el que hace tanto de motor como de piloto. Un sistema de engranajes aprovecha el pedaleo para que las aspas giren y proporcionen el empuje vertical necesario.

La construcción del aparato, al que han denominado AeroVelo aerobicicleta, ha costado, según declararon sus creadores a The Canadian Press, aproximadamente medio millón de dólares. El objetivo no era ganar dinero, sino demostrar que era posible. «Nunca hemos pretendido que fuese una máquina voladora práctica. Desde nuestra perspectiva es como escalar el Everest, algo que haces solo para probar que se puede», afirmó Mike Hicksberg, directo ejecutivo de Asociación Internacional de Helicópteros, la institución que valida el galardón Sikorsky.

El desarrollo de AeroVelo ha llevado aproximadamente un año de trabajo, durante el que dos colisiones destrozaron la estructura casi por completo. Según explican los propios responsables del proyecto, durante la demostración oficial consiguieron mantener la aeronave en vuelo 64,11 segundos, alcanzaron una altura máxima de 3,3 metros, y el cuadricóptero sólo se desvió 9,8 metros durante su aventura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos