https://static.laverdad.es/www/menu/img/grupohuertas-desktop.jpg
Subida A La Santa De Totana

Abarth y Huertas Center, patrocinadores principales de la Subida a la Santa

Dos vehículos de talante deportivo para disfrutar al máximo del placer de conducir./AHC
Dos vehículos de talante deportivo para disfrutar al máximo del placer de conducir. / AHC
Los flamantes 595 Pista y 695 C Rivale actuaron como vehículos oficiales de la carrera
EFQ

La 34 edición de la emblemática prueba Subida a la Santa de Totana contó en esta ocasión con un patrocinador de lujo. Abarth, marca especializada en la producción y comercialización de vehículos deportivos, apoyó la organización de una cita que volvió a contar como prueba puntuable del Campeonato de Murcia de Montaña y Campeonato de España de Montaña.

Y lo hizo a través de su concesionario en la Región de Murcia, Huertas Center, con la exposición de algunos de los principales vehículos que Abarth tiene a disposición de los clientes: los flamantes 595 Pista 1.4 160 CV, que actuó como vehículo 0, y 695 C Rivale 1.4 180 CV, que utilizó un comisario deportivo.

Con un nuevo motor y una nueva turbina Garrett, el Abarth 595 Pista está equipado con el emblemático escape Record Monza Active y la suspensión trasera Koni con tecnología FSD (amortiguación de frecuencia selectiva) que mejora las prestaciones de la conducción al ofrecer un mayor agarre y una mejor maniobrabilidad y estabilidad con total seguridad.

Con el botón 'Sport' conectado a la válvula activa se puede iniciar el sonido en cualquier momento. Todo ello para disponer de un estilo deportivo y elegante o desatar sin límite el potente rugido de Abarth.

Por su parte, el Abarth 695 Rivale ha nacido fruto de la colaboración entre Abarth y Riva. Una serie especial que aglutina la tradición y la innovación de dos grandes fabricantes italianos, en una combinación perfecta y armoniosa de sofisticación y rendimiento.

La exclusiva pantalla de bienvenida recibe al conductor con un toque de elegancia sofisticada, cuidada hasta en el más mínimo detalle. La tecnología es la última frontera del lujo. Y el Abarth 695 Rivale es puro lujo.