Las redes se burlan de Jorge Javier Vázquez tras experimentar un gran cambio físico

Las redes se burlan de Jorge Javier Vázquez tras experimentar un gran cambio físico

«He alcanzado mi peso ideal, 70 kilos. No recuerdo haber pesado eso nunca»

LA VERDAD

Jorge Javier Vázquez, el presentador más conocido de la cadena Telecinco, ha dejado con la boca abierta a todos sus seguidores tras protagonizar la nueva portada de la revista 'Lecturas'. Así, el periodista mostraba el espectacular cambio físico que ha experimentado tras perder más de quince kilos.

«He alcanzado mi peso ideal, 70 kilos. No recuerdo haber pesado eso nunca», comienza a explicar Jorge Javier, que además también admite que hubo un momento de su vida en el que comenzó a obsesionarse con su peso: «En la época de 'Aquí hay tomate' estaba delgado y no me pesaba. La conciencia con el peso me entró después».

Sin embargo, han sido muchos usuarios de las redes sociales los que no han dudado en burlarse y bromear con el nuevo aspecto del presentado, ya que muchos internautas no ven la diferencia o consideran que la imagen está retocada con Photoshop. Así, comentarios como «Yo le veo igual, con muchísimo más photoshop pero igual», «El rey de la superficialidad» o «¿Son kilos de verdad o kilos de Photoshop como los 8 de Belén Esteban?» son algunas de las acusaciones que el presentador de Telecinco ha tenido que aguantar tras la publicación de la revista.

Ante estas críticas, Jorge Javier Vázquez habría decidido hacer caso omiso y utilizar sus palabras para agradecer el cambio físico a los productos de la marca 'Pronokal'. «Mira que he llegado a tomar productos en mi vida, pero estos me encanta, porque las cosas saben a lo que realmente son», explica el periodista, que además apunta que ha llevado una dieta equilibrada: «Tomo verduras y proteínas, y pasadas las dos o tres semanas empiezas a incluir los hidratos de carbono».

Finalmente, Jorge Javier Vázquez concluía explicando los malos hábitos que lo llevaron a subir de peso: «Me engañaba muchísimo porque como haciendo los programas me acostaba a las dos de la mañana, podía comer porque lo que tomaba por la tarde lo quemaba. Y no, porque mi trabajo es muy sedentario. No me muevo absolutamente nada. Entre esto e ir a todas partes en coche, las únicas calorías que quemo son las del gimnasio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos