«La paternidad de mi hijo es inamovible»

Repaso vital. Ivonne dice que, si pudiera volver atrás, «perdería menos tiempo en dar vueltas a las cosas, entrar menos en bucle». / R. C.
Repaso vital. Ivonne dice que, si pudiera volver atrás, «perdería menos tiempo en dar vueltas a las cosas, entrar menos en bucle». / R. C.

«No se puede ir por el mundo robando ADN, es como robar el DNI», advierte Ivonne Reyes a la hija y a la exmujer de Pepe Navarro

ARANTZA FURUNDARENA

Ivonne Reyes concedió hace un par de meses una entrevista a la revista 'Lecturas' para hablar del resultado de una operación de córnea en la que le habían extirpado un tumor benigno... «Pero estas cosas te remueven, piensas en lo corta que es la vida y me dejé llevar», admite. Tanto que acabó relatando lo que nunca antes había contado: la etapa más oscura de su relación con Pepe Navarro, sus dos abortos, su intento de suicidio... «No estaba pensado, ni programado, ni pactado, ni pagado. De hecho, si hubiera cobrado, creo que podría vivir tranquila el resto del año porque algo así no tiene precio», ironiza. Tampoco se arrepiente. «Al contrario, me alegro. Sobre todo, si con esto he podido ayudar a otras personas que lo estén pasando mal. Que sepan que de todo se sale».

Recuperada de su dolencia ocular, la venezolana (nacionalizada española desde hace veinte años) proclama que «queda Ivonne para rato». A sus 51 años está ilusionada con un proyecto que la ha llevado a adentrarse «en el mundo del 'coach' artístico». No tiene programa televisivo a la vista pero su nombre llegó a sonar con tal fuerza para la presente edición de 'Supervivientes' que tuvo que desmentirlo. «Me da mucho respeto pasar hambre y vérmelas con los bichitos. Soy una superviviente, sí, pero en mi vida personal». Y en ese terreno sigue sin pareja. La última conocida fue Sergio Ayala, proclamado hace unos días campeón de Mister Model International 2019. «Enamorarme sería genial, pero no sé qué les pasa a los hombres que huyen bastante del compromiso. Yo estoy esperando a un compañero de vida con el que pueda ir de la mano».

Mientras llega, se concentra en las batallas judiciales que aún le quedan pendientes. Eva Zaldívar, ex mujer de Pepe Navarro, y su hija Andrea están citadas en los juzgados el próximo 14 de mayo. Ivonne les recrimina la forma en que obtuvieron el ADN de su hijo, Alejandro, en un intento por demostrar que no es descendiente de Pepe Navarro, a quien el Tribunal Supremo atribuyó la paternidad biológica. «Tanto juicio es agotador, pero si hay que hacerlo se hace -razona Reyes-. Quiero un respeto hacia lo que es una sentencia firme. Porque esta es una verdad inamovible que la asumes o la asumes».

«Vivir con una máscara es agotador», confiesa la presentadora

Una relación enfermiza

Sostiene Ivonne que «esa prueba de la que hablan nunca se ha presentado en ningún lado, nadie ha visto nada... Pero en todo caso -advierte-, no se puede ir por el mundo robando ADN de las personas. Es como robar el DNI. La única manera fiable y aceptada es acudir al Instituto de Toxicología, donde nunca apareció el otro personaje... Se le llamó cuatro veces y no le dio la gana. Pero eso ya no es asunto mío. Ya dependerá de lo que su hijo quiera hacer más adelante». Alejandro acaba de cumplir 19 años y, en palabras de su madre, «tiene su mundo, sus amigos, su familia... Y entiende que hay personas desequilibradas o con demasiado ego. Pero la verdad es que tampoco juzga».

La relación que Ivonne Reyes mantuvo con el presentador del 'Mississippi' derivó en una dependencia emocional enfermiza que le costó muchas horas de terapia. «Tuve una especie de ceguera de amor, de pasión, una mezcla de todo. Pero me siento totalmente libre de aquella atadura. Para salir de un conflicto en bucle hay que ir al psicólogo. Yo he trabajado a fondo mi interior y gracias a eso y al deporte he logrado superarlo».

También le resultan terapéuticas las charlas con las amigas. «Es estupendo saber escucharnos y, si queremos sugerencias, siempre en positivo. Porque para hundirnos ya estamos nosotras mismas», comenta entre risas. La imagen risueña que siempre ha proyectado Ivonne Reyes es real, pero solo en parte. «Quería que supieran por qué me pongo esta coraza de sonreír, que es verdad que me gusta desdramatizar, lo heredé de mi padre, pero eso no significa que yo vaya 'happy' por el mundo todos los días. Es agotador vivir con una máscara».

Hace tiempo que Ivonne Reyes decidió no callarse la verdad. «Estoy educada por mis padres lo bastante bien como para no vivir en mentiras, trapicheos ni cosas raras», sentencia. Y confiesa que si pudiera volver atrás... «cambiaría perder menos el tiempo en dar vueltas a las cosas, procuraría entrar menos en bucle».