La Fundación del Toro de Lidia niega que la familia de un toro que mata a un torero tenga que morir

La Fundación del Toro de Lidia niega que la familia de un toro que mata a un torero tenga que morir

Esta asociación informa que no existe tal reglamento en el mundo de la tauromaquia

C. GARCÍA

Después de que Provechito, un toro de lidia de Baltasar Ibán, se cobrara la vida de Iván Fandiño el pasado sábado en el sur de Francia, muchas voces en la red y algunos medios afirmaron que, según un reglamento taurino, la reata del toro que mata a un torero debe ser sacrificada.

Estas informaciones son erróneas y no acordes con la realidad del mundo de la tauromaquina. Según informan desde la Fundación del toro de Lidia, «no existe ninguna tradición taurina que dicte que la reata de un toro que ha matado a un torero deba ser sacrificada». Asimismo, desde esta institución aclaran que ni la ganadería de Los Maños, a la que pertenecía el toro que mató a Víctor Barrios ni la de Baltasar Ibán han procedido a dar muerte a ningun ascendiente ni descendiente de sus toros «ni se lo han planteado».

Según afirman desde la fundación, hay en la sociedad mucho desconocimiento sobre el mundo de la tauromaquia, su objetivo como institución es hacer llegar a todo el mundo la realidad sobre la tradición taurina.

La falsa creencia de sacrificar a la familia de un toro que ha matado a un torero está implantada erróneamente en la sociedad desde el fallecimiento de Manolete. Islero fue el toro que se cobró la vida del torero, sin embargo es su madre, Islera, la que está expuesta en la Maestranza de Sevilla como muestra de sacrificio por aquellos hechos.