Denuncian trato de favor a Pilar Rubio en una clínica

Pilar Rubio y Sergio Ramos./LV
Pilar Rubio y Sergio Ramos. / LV

Acudió con su hijo el domingo a las urgencias de un centro de La Moraleja

P. MUÑOZ

Pilar Rubio se ha situado en el centro de una polémica surgida el pasado domingo en las redes sociales, cuando un padre indignado denunció que la presentadora recibió un trato de favor cuando acudió con uno de sus hijos a las urgencias de una clínica privada madrileña.

«Hola Pilar Rubio, soy el padre del hijo que lloraba y que han echado de la consulta de urgencias del Hospital de La Moraleja de Sanitas para que entrases tú con tu hijo. Espero que no le pase nada y se recupere pronto. Difusión, por favor», escribe Jorge García en su cuenta de Twitter.

Aunque ni Pilar Rubio ni su marido, el futbolista Sergio Ramos, han realizado por el momento ningún comentario al respecto, fuentes de Sanitas aseguraron que sus centros sanitarios, como todos los hospitales de España, «tienen como un único criterio de acceso a urgencias el triaje clínico». Es decir, cuando llega un paciente se valora la gravedad de su estado, y en función de ello se prioriza su acceso a la consulta del médico, por delante de otros que revisten menor gravedad aunque hayan llegado antes.

El mensaje, que permitía sobreentender que el hijo de Pilar Rubio tenía un peor cuadro clínico que el niño del denunciante, no aplacó a éste, que respondió para ofrecer más detalles de lo ocurrido en La Moraleja: «Nos hicieron salir a mitad de triaje clínico, mientras mi hijo lloraba por los dolores, para que se pudiera atender al hijo de Pilar Rubio. Por lo que no hubo criterio médico para priorizar a su hijo sobre el mío».

El hombre asegura que presentó en el mismo hospital una reclamación por escrito para mostrar su descontento, pero que la única respuesta oficial que ha recibido es un «Lamentamos lo ocurrido y esperamos que no vuelva a ocurrir».

Los usuarios de las redes sociales no han tardado en opinar sobre lo sucedido, con posturas encontradas: mientras el presunto agraviado cosechaba más de 26.000 apoyos en Twitter, otros señalaban que la red social no es el lugar más indicado para denunciar estas actuaciones y que, en cualquier caso, la culpa sería del centro sanitario y no de Pilar Rubio.

Aparentemente ajena a la controversia, la presentadora publicó horas después una fotografía en la que se la veía en el patio de butacas de la ópera de Madrid, mientras Sergio Ramos mostraba en Instagram cómo entrena en su tiempo libre. Imágenes que dan a entender que los tres hijos de la pareja, Alejandro, Marco y Sergio, se encuentran perfectamente.