Los famosos más infieles

Brad Pitt y Jennifer Aniston. /
Brad Pitt y Jennifer Aniston.

Desde Brad Pitt hasta Bill Clinton, pasando por Belén Esteban. Los cuernos de los famosos nunca pasan desapercibidos

LA VERDAD

Si mantener la monogamia parece estar pasado de moda en el mundo real, para los famosos, la complicación se multiplica por un millón. Y es que tanta gira, rodajes y spots promocionales, en ocasiones piden a gritos un desliz sentimental. ¿Cuál es la diferencia entre una pareja anónima y una de Hollywood? Que si un miembro de una pareja desconocida le es infiel a la otra parte, puede terminar en separación, divorcio o en perdón. Sin embargo, si esto mismo pasa con una pareja de famosos, aparece en todas las portadas de todos los medios habidos y por haber. Algo que suele dificultar el perdón si, además, es por los mismos medios por los que se entera de los cuernos.

Todo queda en casa en el caso de Jude Law, que no se molestó ni en salir a la calle y le fue infiel a Sienna Miller con la niñera, pero, además, se rumorea que Sienna ya le fue infiel antes con Daniel Craig . Se une al grupo de los perezosos Schwarzenegger, el cual reconoció en su día que era padre de un niño de diez años con una asistenta del hogar. Sin salir de la familia, dicen que el hijo del actor, Pactrick Schwarzenegger, que rompió con Miley Cyrus hace poco, tuvo un apasionado encuentro con ésta mientras salía con Liam Hemsworth . Hay que mencionar, aunque solo sea de pasada, la interminable historia entre Selena Gómez y Justin Bieber, que parecen no cansarse nunca de cortar y volver.

Sin duda alguna, una de las infidelidades más sonadas fue la de Ashton Kutcher a Demi Moore con Sara Leal. Los creyentes del amor verdadero se desilusionaron con la prometedora pareja, que a pesar de la diferencia de edad, parecían muy felices. Además, por si fuera poco, la hija de Demi Moore ha reconocido que estuvo enamorada de Kutcher mientras salía con su madre. Lo mismo pasó con Brad Pitt y su traición a la queridísima Jennifer Aniston con Angelina Jolie durante el rodaje de 'Sr. y Sra. Smith'. Y hablando de rodajes, no nos olvidemos de la archiconocida Kristen Stewart y sus vampíricos cuernos a Robert Pattinson con el director de cine Rupert Sanders.

Pasamos de los actores a los deportistas, que tampoco se quedan cortos. Se rumorea que Eva Longoria mantuvo ciertos encuentros con Eduardo Cruz mientras estaba casada con Tony Parker. Por su parte, el jugador de baloncesto también se divirtió de más con Erin Barry, la mujer de un antiguo compañero de equipo. Pero si la infidelidad de un deportista traspasó fronteras en cuestión de segundos, fue la de Tiger Woods, que mantenía sexo con prostitutas mientras parecía el padre de familia ideal. Tanto fue el 'boom' que el golfista tuvo que pedir perdón publicamente.

El mundo de la política tampoco está exenta de infidelidades por doquier. Dejando de lado la famosísima e histórica lucha de Marilyn Monroe y Jackie Kennedy por el amor del ex presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, las historias de este tipo son más usuales de lo que parece. Bill Clinton no traicionó a su mujer Hillary con una actriz, pero si eligió a la becaria de la Casa Blanca Mónica Lewinsky. Otra menos sonoda, pero que eriza los pelos a cualquiera fue el caso del demócrata John Edwards que le fue infiel reiteradas veces a su mujer Elizabeth Edwards, mientras ésta sufría un cáncer incurable.

Sin salir de nuestras fonteras, tenemos a Belén Esteban. Y es que la pobre no parece acertar en lo que a parejas se refiere. Primero Fran Álvarez reconoció que le había sido infiel; ahora, le toca el turno al último novio de la de Paracuellos, Miguel, que ha pecado de lo mismo.

No podemos cerrar esta larga lista de traiciones sin la infidelidad española por excelencia. La que llevó a cabo Mar Flores a Fefé con el Conde Lequio. ¿Cuál es la mejor forma de enterarse de unos cuernos? ¡Pues en portada de 'Interviu'! El millonario empresario tuvo que ver como la foto de su mujer con el amante, abrazaditos en la cama, recorriá los kioskos de todo el país.

Si tuviéramos que escribir toda la lista de infidelidades no acabaríamos nunca, pero, desde luego, aquí están las más sonadas.