Pedro Cánovas, Cabezudo de Honor

Foto de familia de Ballesta y otros miembros y exmiembros de la Corporación con Cánovas, de brazos cruzados./Guillermo Carrión/ AGM
Foto de familia de Ballesta y otros miembros y exmiembros de la Corporación con Cánovas, de brazos cruzados. / Guillermo Carrión/ AGM

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El Grupo de Cabezudos del Entierro de la Sardina cumple 25 años y ayer entregó el Cabezudo de Honor 2018 al empresario Pedro Cánovas, fundador de la empresa de limpieza Lincamar. Antonio Murcia, del bar-restaurante Casa El Alias y una autoridad en el grupo, recordó que está compuesto por 15 «empresarios trabajadores» que estos días aportan su grano de arena al Entierro. De Cánovas resalta que es «un buen murciano que tiene presencia en toda España, con unos 8.000 empleados, y siempre intentamos buscar a un murciano de pro que venda el nombre de Murcia». El ex director general de Estrella de Levante, Patricio Valverde, Gran Pez 2012 y Cabezudo 2017, dijo tener «emotivos recuerdos» de su participación en estas fiestas. En el acto estaban otros miembros de esta «alegre y juvenil cofradía», como la definió el alcalde, como el exconcejal de Fomento Roque Ortiz, que dimitió en enero y posó sonriente para la foto de familia delante de Ballesta, y exdirigentes del PP como Antonio Sánchez Carrillo, 'superconcejal' del exalcalde Cámara varias legislaturas y padre de la edil de Seguridad, Lola Sánchez. En el acto estaba «otro gran cabezudo», como definió Antonio Murcia al osteópata y extorero Pepe Soler, y Gregorio González, vicepresidente de la Agrupación Sardinera, con su capa verde y una sonrisa capaz de borrar las nubes negras que amenazan el Entierro. Los cabezudos desfilan el sábado por la mañana y suelen ir delante del dragón con cabezas de cartón. «Lo más importante es que vamos haciendo piña, compartimos la amistad y el cariño por Murcia», decía Pepe Soler. El mayordomo regidor de la cofradía, Alberto Sevilla, exclamó que el 25 aniversario del grupo es especial, y la elección de Pedro Cánovas como Cabezudo está a la altura, porque representa «a esa figura del hombre sencillo y trabajador que desde su núcleo familiar emprende con tesón y ejemplaridad una labor que trasciende nuestras fronteras». El fundador de Lincamar dijo que, para un alhameño nacido en la pedanía de Gebas, el Entierro es una fiesta de lo más singular: «Siempre he presumido de murciano dentro y fuera de España. Es un honor que tus compañeros reconozcan el honor y gratitud a esta tierra».

Historia

Una fiesta pagana que surge a mediados del XIX

El Entierro de la Sardina es una fiesta «pagana» cuyos orígenes, en Murcia, se remontan al siglo XIX. Es una tradición practicada también en otros lugares de España, de tintes carnavalescos. Consiste, básicamente, en una parodia en la cual se simula el paso del entierro de una sardina por las calles de la ciudad, según recordó ayer la Agrupación Sardinera. La tradición tenía que ver con la prohibición de comer carne en cuaresma, y el entierro simboliza el paso a un periodo de libertades, de hacer lo que normalmente está prohibido, una mascarada en la que cada uno escapa a la cotidianidad de la rutina.

Contribución

Distinción de Centauro para José María Martínez

José María Martínez fue este año el sardinero distinguido por el grupo Centauro durante una comida en el restaurante Virgen del Mar. La familia sardinera destacó su contribución a la fiesta, su buen humor y su simpar predisposición, cuyo origen es ignoto, para engrandecer un festejo que representa la generosidad del carácter murciano. El abogado Pablo Ruiz Palacios entregó a Martínez el galardón.

Solidaridad

El grupo Ceres visita la sede de Fundown

La Fundación Síndrome de Down de la Región (Fundown) recibió ayer la visita del grupo sardinero Ceres en su sede del paseo Escultor Juan González. Usuarios y trabajadores pudieron compartir con ellos sus experiencias en el Entierro de la Sardina y disfrutar de un adelanto de los regalos que se repartirán en el desfile de hoy. En el acto, participó también la directora general de Personas con Discapacidad del IMAS, Ana Guijarro, que recordó a los 80 jóvenes que tomaron parte en el encuentro sardinero que «la integración laboral es fundamental a la hora de alcanzar la autonomía plena». La labor que desarrolla Fundown para fomentar la formación entre sus usuarios va en este sentido y, para ello, se han puesto en marcha iniciativas como el uso de las nuevas tecnologías en el ámbito de la formación ocupacional, para que puedan insertarse en puestos de trabajo donde las aplicaciones tecnológicas tienen un alto contenido.

 

Fotos

Vídeos