La ciudad de los mil aromas

El milagro de la primavera abraza la Cruz, que en un mes se vestirá de flores para Los Mayos./Juanchi López / AGM
El milagro de la primavera abraza la Cruz, que en un mes se vestirá de flores para Los Mayos. / Juanchi López / AGM

Millones de flores adornan la ciudad de Murcia coincidiendo con la ofrenda a la Virgen de la Fuensanta

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El Ayuntamiento utiliza este año el eslogan 'La primavera empieza en Murcia' para promocionar las Fiestas de Primavera y, especialmente, la iniciativa que se repite por tercer año consecutivo de adornar los parques y jardines de Murcia, los puentes y los arcos históricos del casco viejo con esculturas florales. Ayer, coincidiendo con la ofrenda a la Patrona, la Virgen de la Fuensanta, en Belluga dieron por inauguradas la mayoría de estampas, concebidas como «auténticas obras de arte». El alcalde, José Ballesta, recordó ayer que en el 'Canto a Murcia' de 'La Parranda' hay una estrofa que dice: «Murcia, la que cubierta en todo tiempo de flor está». Eso, según el regidor, es lo que se ha querido representar en Murcia en esta ocasión, con guiños a artistas locales. En total, se han plantado 220.000 plantas de diferentes variedades, «y con una media de 20 o 25 flores por cada una estamos hablando de millones de flores. Pero es que además hay 250.000 flores cortadas que son las que están apareciendo en balcones, calles y plazas de toda la ciudad».

En decoración en parterres se verán 151.000 flores (tapices florales de 10.000 kalanchoes en Floridablanca; rosaleda de 1.500 cyneraria y 4.000 kalanchoes en la plaza de La Opinión; 1.000 estatice en la primavera barroca de Belluga; 41.700 claveles, cóleos, hortensias, kalanchoes, margaritas y petunias en la Glorieta de España; y 2.000 anthirrium, 2.000 kalanchoes y 32.000 petunias en 'La Parranda' del Malecón) y 72.000 en los jardines verticales desplegados en diez emplazamientos: Teatro Romea, Esteve Mora, Plaza de la Cruz, puente del Hospital Reina Sofía, plaza de Europa, plaza de la Universidad, Santo Domingo, calle Basabé y plaza Circular. Una de las creaciones más llamativas es el 'Homenaje a la mujer murciana', obra de Antonio Campillo que ha sido reproducida en Libertad a un tamaño de casi 6 metros de altura y 300 kilos de peso, en la que se han utilizado 2.500 ramos de siempre viva y 12.500 tallos.

La mujer de Antonio Campillo

Con esta reinterpretación de una de las piezas más conocidas del escultor nacido en Era Alta, según su albacea, Juan Pérez Ferra, «Murcia corresponde al maestro». El acto de descubrimiento de la escultura viva, que representa a una huertana en una silla de enea, contó con el exdirector del Centro de Arte Palacio Almudí, Martín Páez, y los 200 operarios que trabajan para la concesionaria del mantenimiento de los jardines, STV, que han dado forma a la mayoría de las creaciones que pueden disfrutarse estos días en la ciudad. La expectación en la avenida de la Libertad fue total. Muchos eligieron el escenario para retratarse y compartir su felicidad en redes sociales, como si fuera el perro 'Puppy' que da la bienvenida al Museo Guggenheim de Bilbao.

Dónde se pueden ver

Glorieta.
Limonero suspendido y homenajes a Ballester y Gaya.
Circular.
Paisaje huertano con noria, bancales, cítricos y plantas.
Santo Domingo.
Pared verde con iluminación nocturna.
Belluga.
Gran manto floral de claveles para adornar la Catedral.
La Cruz.
El milagro de la primavera abraza la piedra y el mármol.
Basabé.
Frutas, verduras y hortalizas para la huerta de Europa.
Esteve Mora.
Frutas y verduras forman el bodegón de una casa.
Libertad.
Homenaje a la mujer murciana, de Antonio Campillo.
San Agustín.
Bosque urbano que forma un agradable espacio.
Plaza de Europa.
Dos huertanas con chapa de acero corten y refajos llenos de flores y adornos.
Malecón.
Estructura de acero en homenaje a La Parranda y un homenaje a Molina Sánchez.
Puente del Hospital.
Árboles de metal engalanados con flores.
Plaza Universidad.
Copas de la abundancia con miles de plantas.
Romea.
Gran entrada floral.
Camachos.
Homenaje a las rosas pintadas de Sánchez Picazo.
San Francisco.
Tributo a Párraga.

Las flores empleadas en esta iniciativa, según recordó el personal de STV, vienen de viveros locales, salvo los kalanchoes, que se han comprado en Holanda. En La Glorieta, es posible ver un limonero colgado sobre la fuente, y guiños a Ramón Gaya y Mariano Ballester; en la Circular hay una noria y a sus pies bancales con lechugas y cebollas -Ahora Murcia criticó ayer que se gaste el dinero en esto mientras el patrimonio real se cae y hay huertos abandonados-; en Belluga se puede ver un gran manto floral de claveles; en Basabé hay un huerto mágico, donde se darán conciertos y habrá talleres y cuentacuentos; en San Agustín se ha montado un bosque urbano, y en el Plano de San Francisco y El Malecón se recuerda a Párraga y Molina Sánchez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos