María Pomares Martínez: «En mi peña he aprendido lo que es el valor de la lealtad»

María Pomares Martínez. /Vicente Vicéns/ AGM
María Pomares Martínez. / Vicente Vicéns/ AGM

Peña El Zarangollo

MINERVA PIÑERO MURCIA

Mientras ejerce como monitora de Infantil y de Primaria, María Pomares Martínez es quien se encarga de representar a El Zarangollo en la carrera hacia la corona. La aspirante considera que es necesario apoyar la figura del Rey huertano, ya que «en la huerta no solo trabajan las mujeres, sino que también lo hacen los hombres. Así, además, incentivaríamos a los jóvenes a que se apuntaran más a las peñas». La candidata es técnica en Gestión Administrativa y técnica superior en Educación Infantil.

-¿Cómo definiría el auténtico carácter huertano?

-El huertano siempre ha sido de carácter afable; personas de palabra y acogedoras, quienes han ofrecido con sinceridad su amistad tanto a los de dentro como al visitante. Esa ha sido siempre nuestra mayor seña de identidad, la cual está expresada en la alegoría 'Matrona de Murcia'.

-¿Qué valores ha aprendido en su peña?

-Los mejores. El respeto por nuestra historia y tradiciones y, sobre todo, el valor de la amistad y la lealtad.

-¿Cree que los murcianos han olvidado las costumbres de la huerta?

-En gran parte sí. Esta es la razón por la que las peñas son tan necesarias; porque mantener nuestras costumbres y tradiciones no es de catetos, sino que sirven para saber de dónde vienes y cuáles son tus raíces. Un pueblo que pierde su historia pierde su identidad.

-¿Cómo vendería Murcia a quienes no la conocen?

-Pues les diría que vinieran a la Región año tras año, ya que aquí pueden encontrar muchas tradiciones y fiestas que deberían de conocer. Cada rincón de nuestra Región tiene cosas maravillosas. Les diría, además, que en Murcia acogemos a todos con los brazos abiertos.

-¿Qué rincón de la zona destacaría?

-El santuario de la Fuensanta, ya que desde allí podemos observar toda Murcia.