Moros y Cristianos recrean la entrega de las llaves de la ciudad a Alfonso X

Uno de los grupos que aportaron color y ritmo al pasacalles que anoche tomó el centro de Murcia. :/ nacho garcía / agm
Uno de los grupos que aportaron color y ritmo al pasacalles que anoche tomó el centro de Murcia. : / nacho garcía / agm

Con la plaza Belluga como escenario, medio centenar de festeros rememoran la conversión cristiana de la capital

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La Federación de Moros y Cristianos rememoró ayer uno de los episodios más importante del municipio de Murcia. Se trata de la entrega de las llaves de la ciudad al infante Alfonso X.

Medio centenar de festeros se subieron a un escenario al aire libre que se montó en la plaza Cardenal Belluga. Con la noche como testigo, recrearon a lo largo de una hora la escena que supuso la conversión cristiana de Murcia, que hasta ese momento se encontraba bajo la influencia mora. Poco después de las 22.00 horas, cientos de personas ocuparon algunos de los 1.500 asientos que se distribuyeron. La entrada fue gratuita y los aplausos fueron una constante.

La interpretación de los que se subieron al escenario también favoreció la explosión de la gente, que supo reconocer la calidad de la interpretación que se vivió anoche. La actividad de los Moros y Cristianos arrancó antes. Desde la calle Acisclo Díaz se escenificó la entrada triunfal de Alfonso X en Murcia. El cortejo, breve, pero intenso y vistoso, se lució especialmente a su paso por la Gran Vía. También recorrió la plaza Martínez Tornel y las calles Tomás Maestre y San Patricio, antes de llegar a la plaza Belluga.

Traslado de la Arrixaca

La tarde del pasado sábado la Federación, como es costumbre, ensalzó la figura de la Virgen de la Arrixaca con una ofrenda floral que tuvo lugar en la iglesia de San Andrés.

La antigua patrona de Murcia también fue protagonista ayer. A la conclusión de la interpretación de la entrega de las llaves de la ciudad, se inició un cortejo hasta el Campamento que los Moros y los Cristianos tienen en el jardín del Malecón.

La Arrixaca se abrió paso entre cábilas y mesnadas y ocupó su lugar en el Campamento. Dentro de otro ámbito, los bailes de swing también tuvieron protagonismo. Hubo exhibiciones en la plaza de la Paja, la plaza Belluga, el jardín de Floridablanca, la plaza Santo Domingo y la plaza del Romea. El ritmo de los bailarines llevó la nota de color en el mediodía al centro del municipio.

De igual forma, miles de jóvenes acudieron al concierto que despidió la Feria en el aparcamiento del centro comercial Nueva Condomina. Actuó, entre otros, Miss Caffeina.