«¡Abrid prestos los portones a las kábilas y mesnadas!»