Los Huertos aún esperan 'florecer'

Uno de los Huertos instalados en el jardín del Malecón, anoche, repleto de comensales. / Edu Botella / AGM
Uno de los Huertos instalados en el jardín del Malecón, anoche, repleto de comensales. / Edu Botella / AGM

El arranque de la Feria a finales de agosto, la proliferación de chiringuitos y la convocatoria de actos en otros lugares resta público en la primera semana

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍAS

Fue antiguo convento, después jardín botánico y, no hace tantos años, incluso el lugar donde se instalaban las atracciones que hoy ocupan La Fica. Pero, además de eso y durante los primeros días del mes de septiembre, el jardín del Malecón se convierte en una espléndida muestra gastronómica. O debería convertirse. Porque hasta ayer, las cajas registradoras no han tintineado tanto como se esperaba.

El arranque de la Feria en agosto, la proliferación de chiringuitos en el paseo o la instalación de suelos nuevos en cada huerto han lastrado la recaudación, al menos, hasta el pasado miércoles. «El fin de semana aún había gente de vacaciones -señala Carmelo González Vidal, del Huerto San Basilio- y en el Malecón han abierto varios chiringuitos que ofrecen casi lo mismo que nosotros. A eso se le suman los tres mil euros que ha costado el nuevo suelo del huerto...».

Pese a ello, Carmelo confiaba ayer en que, «como ha pasado otros años, la cosa se despabile desde hoy. ¡Porque hay que vender muchas morcillas para pagar tantos gastos!».

El responsable de otro Huerto, quien prefiere mantener su nombre en el anonimato, añade que «también se ha visto menos público porque este año no se organizan los conciertos en el interior del jardín». En su opinión, ese tipo de propuestas «atraían a más murcianos, los mismos que ahora van a otros puntos de la ciudad donde se han convocado cosas».

El anuncio de fuertes lluvias con granizo a partir de mañana inquieta a Moros y Cristianos

Mateo Párraga, organizador de la Feria del Vino y la Gastronomía Gastrovin, que cumple este año sus dieciséis ediciones, se mostraba más optimista. Así, advertía de que la afluencia de público es, «más o menos, como la del año pasado. Aunque destacaría la gran presencia de jóvenes, en torno a un 65%». Para Mateo, el único problema que tiene es la falta de espacio para incrementar el espacio de su feria.

En Gastrovin, los visitantes tienen a su disposición alrededor de 50 expositores de restaurantes, bodegas y otras empresas de alimentación cuyos productos, además, son también sorteados entre los asistentes cada noche. El precio de las bandejas se mantiene igual que el pasado año: 11 euros. «Es asequible para todos. Estamos hasta arriba», concluye Párraga.

Y encima empieza el cole

Aunque anoche hubo cierto ambiente en el recinto, muchas familias con niños decidieron marcharse pronto pues hoy comienzanlas clases. «Es una 'tontá' enorme -suspira Mariano Cárceles, empleado en otro huerto-. ¿Qué más les da empezar tras la romería, como se ha hecho toda la vida de Dios?».

La tercera propuesta interesante en el Malecón celebra hogaño su edición número veintinueve. Se trata de la gran caseta de la Hermandad del Rocío de Murcia, donde también han acusado una disminución de murcianos. Al menos, hasta ayer y a la espera de comprobar qué sucede este fin de semana.

En la caseta se ofrecerán también comidas a partir de hoy y hasta el próximo lunes. Una de las citas ineludibles para quien desee disfrutar de la velada en los Huertos es acercarse a esta caseta en torno a la medianoche para escuchar cómo diferentes coros entonan la emotiva Salve rociera. Manuel Ruiz, de la Hermandad, también señala que, «aunque nosotros tenemos la misma afluencia de personas que otros años, más o menos, sí parece que la semana está floja. Vamos a ver cómo queda». Aunque también tendrán que mirar al cielo. Porque la previsión para las próximas horas no augura nada bueno. Los meteorólogos adelantan que, entre el sábado y el lunes, «los chubascos y tormentas serán probablemente fuertes e incluso muy fuertes o persistentes y localmente con granizo».

Estos anuncios no solo inquietan a quienes ofrecen suculentas especialidades culinarias en los Huertos. A ellos se suman los Moros y Cristianos, quienes mantienen abierto su Campamento en el mismo jardín y ultiman los detalles de sus citas más destacadas, entre ellas el gran desfile por el corazón de la ciudad el próximo sábado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos