Paco Ureña: «El toreo es muy complicado, y ser un buen torero es casi un milagro»

El torero lorquino Paco Ureña. / Martínez Bueso
El torero lorquino Paco Ureña. / Martínez Bueso

«No me obsesiona ser el triunfador de la feria de Murcia; lo que quiero es llegar a mi tierra y que puedan ver al verdadero Paco Ureña»

FRANCISCO OJADOSMURCIA

La tormenta DANA, que tan devastadores efectos ha tenido para el sureste español, no ha sido ajena a Paco Ureña. Después de la grave cogida sufrida en Palencia el pasado 30 de agosto, donde un toro de Bañuelos le infirió una cornada de dos trayectorias de 25 cm. de profundidad que lo provocó grandes destrozos musculares, y de que los médicos le recomendaran no torear antes del martes 17, el diestro de Lorca anunció su regreso a los ruedos el pasado jueves 12. Pero la lluvia se lo impidió en la plaza granadina, al día siguiente en Albacete y el sábado en Guadalajara. Finalmente pudo reaparecer en Nimes, en la corrida matinal de ayer.

-La primera pregunta es obligada. ¿Cómo se encuentra de la cornada de Palencia?

-Ya estoy recuperado. Estoy bien y de vuelta a la normalidad.

-Pero llega a Murcia aún con puntos en la herida

-Mañana martes terminarán de quitarme las grapas.

«Estoy contento con el momento actual, pero no del todo porque sé que puedo dar mucho más»

-La lluvia lo ha perseguido desde el jueves pasado y no ha podido reaparecer hasta ayer domingo en Nimes. El viernes estaba anunciado en una plaza que tiene unas connotaciones especiales para Ureña por ser la tierra de su pareja y por la tremenda lesión del pasado año. No pudo torear por la lluvia, pero sí llegó a la plaza con el traje de luces. ¿Qué sensaciones tuvo?

-(Piensa la respuesta hasta que al final arranca). El día fue muy complicado. Por todo. Durante el día estaban pasando cosas como las inundaciones que estaba viendo en la televisión que afectaban a nuestra tierra y ya por eso solo era un día muy complicado, de pensar en la familia. Respecto a las sensaciones en la plaza, fueron un poco encontradas. Era un día muy especial para mí. Psicológicamente nada fácil. Pero también tenía muchas ganas de poder torear. Al final no pudo ser.

-Desde su reaparición en Valencia en marzo, lo que ha demostrado Ureña es una gran capacidad de superación.

-Es cierto que tampoco fue fácil reaparecer así, más aún con las circunstancias que acontecieron, que apenas me permitieron hacer una preparación como la que hubiera deseado, de exhaustiva e intensa, pero al final se llegó para poder reaparecer.

-Mucha gente no sabe la cantidad de complicaciones que tuvo durante este invierno en su recuperación, con una meningitis y una infección que lo tuvieron muy débil y en grave peligro.

-La gente tampoco tiene por qué saberlo. Tiene que valorar lo que ve en la plaza, no otras cosas. A mí tampoco me gusta que trasciendan esas cosas. El torero, como en otras profesiones, se puede enfrentar a problemas personales o de salud que tiene que superar, y tiene que tirar para adelante. En mi caso pasó así. Hubo un problema de salud, indudablemente, pero eso quedó atrás. Aquí lo que realmente importa es crecer como torero y mejorar día a día.

«La soñada puerta grande de Madrid fue algo muy emotivo; luego Bilbao... Ha habido muchas tardes»

-Ese es el milagro de Ureña, que ya nadie se acuerda de su lesión y se le valora exclusivamente por lo que hace en el ruedo. Y en ese aspecto está firmando un año espectacular, con grandes triunfos.

-Es cierto que han habido muchas cosas importantes, pero quedan muchísimas cosas por mejorar y por hacer. Estoy contento, pero no estoy satisfecho del todo porque sé que puedo dar mucho más y que puedo torear mejor. Esa es ahora mi misión.

-Siendo la salida a hombros de Las Ventas tan arrebatadora, con tanta gente esperando en la puerta grande esperando al ídolo, ¿ha habido alguna tarde que le haya llenado más que esa?

-Han habido muchas tardes que me han llenado esta temporada, porque todas han tenido una importancia grande para mí. Indudablemente Madrid fue muy emotivo por muchas cosas. Una puerta grande soñada y muy deseada no solo por mí sino por todos los aficionados. Luego han habido puertas grandes, como la de Bilbao, que han tenido una intensidad importante. Me quedaría con muchas tardes este año, no podría quedarme con una sola.

-También ha ganado el capote de paseo de la Feria de la Virgen del Mar de Almería donde firmó una faena sensacional, o el trofeo de la feria de julio de Valencia. Está siendo un año sensacional.

-Han sido tardes bonitas. En Valencia es el tercer año consecutivo en el que me dan como mejor faena. La faena de Almería fue muy bonita y la disfruté mucho. Estoy contento también porque me ha valido para ser triunfador de su feria.

«No sé si soy el torero referente de Murcia, pero sí estoy notando muchísimo cariño»

-Y por si había dudas, las cuatro orejas de Bilbao y la rotundidad de su triunfo sirven para que nadie pueda poner un pero a Paco Ureña como figura del toreo.

-Yo creo que una figura del toreo se tiene que hacer a base de muchos años. Indudablemente he hecho cosas importantes, pero creo que me queda mucho camino por recorrer.

-Pero quien que le quiera cerrar el paso a Ureña lo tiene muy difícil.

-Eso ya no depende de mí, sino de las circunstancias y de los demás. Mi trabajo creo que lo estoy haciendo como debo y lo demás escapa a lo que puedo controlar.

-Sorprende, quizás, que con los grandes triunfos que ha conseguido, pese a estar toreando bastante, no lleve más corridas este año.

-Es una cuestión empresarial, no es nuestra. A nosotros nos hubiera encantado torear más número de festejos siempre que las circunstancias se hubieran dado como esperábamos, pero unas veces porque las condiciones de contratación no han sido las adecuadas y otras porque no ha habido contacto no hemos toreado más. Se ha dado un poco de todo.

-Este lunes de nuevo en Murcia, con la corrida de Daniel Ruiz, la misma que le sirvió para alzarse el pasado año triunfador de la feria, y Morante y El Juli. ¿Qué le parece el cartel?

-Un cartel con dos figuras máximas del toreo. Un cartel muy bonito. Esperemos que volver a Murcia sea bonito para todos.

-Parece una tontería preguntar si quiere repetir como triunfador.

-No me obsesiona eso de ser el triunfador de la feria. Yo lo que quiero es llegar a mi tierra y que los que vengan a ver a Paco Ureña puedan ver al verdadero Paco Ureña.

-Está sintiendo ya que es el torero referente de Murcia.

-Pues no sé si el referente, pero yo sí estoy notando muchísimo cariño y me voy encontrando aficionados de Murcia por todos los sitios donde voy toreando. Evidentemente hay toreros muy importantes en Murcia, a los que yo valoro mucho. Pero en mi caso, sí noto que hay interés y que la gente quiere verme torear.

-Decía que le quedan cosas por mejorar. ¿Qué es lo que quiere mejorar Ureña?

-Para ser mejor torero hay que mejorarlo todo. El capote, la muleta, la espada. Todo. Esto es un volver a empezar todos los días y todos los días se aprenden cosas nuevas y otras se van. El toreo es muy complicado y ser un buen torero es casi un milagro.