«Sé lo duro que es esto; para mi hijo prefiero otra vida»

Diego Ventura, tras su caballo, en la plaza de Gijón. / CITOULA
Diego Ventura, tras su caballo, en la plaza de Gijón. / CITOULA

Diego Ventura, rejoneador

FRANCISCO OJADOSMurcia

Es sin duda el mejor rejoneador del momento y uno de los grandes de todos los tiempos. Hace cosas increíbles, insospechadas. Sus números, sus puertas grandes, son de 'crack'. Pero no, Diego Ventura no se conforma con lo conseguido. Este año cumple 20 años en la profesión. Rompiendo barreras. En la Feria de San Isidro paseó los máximos trofeos de un toro, hito que en la época moderna del toreo parecía imposible.

EL CARTEL DE HOY

Andy Cartagena
Rejoneador de Bernidorm. Espectacularidad en simbiosis con el caballo.
Sergio Galán
El madrileño afincado en Tarancón. La pureza del rejoneo más clásico.
Diego Ventura
El lisboeta, que se siente sevillano, ha alcanzado hitos históricos para el rejoneo.

-El rabo en Madrid ha sido un hecho histórico. Desde 1972 no se daba. ¿Cómo lo valora?

-Es un sueño cumplido, algo impensable. Es de esos momentos a los que aspiras aun sabiendo que es casi imposible. En lo personal, es la culminación de todo lo que he querido ser. Me ha aportado mucha paz. Equilibrio y serenidad interior. Fue un acontecimiento muy importante para la proyección del rejoneo. Quién sabe cuándo volverá a suceder...

-¿Es consciente de que es ya, tan joven, un torero para la historia?

-Bueno, no me paro a pensar en eso. Lo que me llena es alcanzar logros que sabes que son casi un milagro. Y, cuando los alcanzo, siento la necesidad de buscar otros nuevos. A mí me hace feliz porque siento que le devuelvo a mi profesión tanto como me ha dado.

-¿Qué sueños quedan por cumplir?

-El más inmediato es, quizá, el más grande: torear seis toros en solitario en Madrid, esa corrida del próximo 6 de octubre. Llevaba años persiguiéndolo y llega en el momento adecuado. Es la mejor manera de condensar cuanto ha sido mi camino en estos veinte años que cumplo de alternativa. Y llega en el mejor momento de mi vida, como hombre y como torero. Es el sueño por excelencia y es lo que me quita el sueño también...

-¿De qué rejoneadores aprendió?¿Quién ha sido su referente?

-El primero de todos, el hombre que acogió en su casa a mi familia, el maestro Ángel Peralta. De él recibí los primeros consejos, no ya como torero, sino como persona, como niño. Le vi siempre como un gigante que tenía a mi lado. Por supuesto otros grandiosos rejoneadores como Álvaro Domecq, Joao Moura, Manuel Vidrié, Ginés Cartagena o Javier Buendía.

-¿Qué le parece que haya rejoneadores que eviten torear con usted?

-No soy yo quien tiene que responder a esto. Yo estoy y no tengo problemas en torear con quien sea. De hecho, lo pido así; en todas las plazas, también en las más importantes. Yo siempre estoy dispuesto...

-Desde pequeño montó a caballo con su padre, ¿monta ahora con su hijo?

-Algo va montando, sobre todo, en su caballo favorito, que es 'Remate'. Para él, todo es un juego ahora. Es feliz en su colegio, con sus amigos, con las cosas propias de los niños.

-¿Le gustaría que fuera rejoneador?

-Para nada. Sé muy bien lo difícil y duro que es este mundo. El sacrificio que exige es tremendo y ni siquiera haciéndolo te garantizas llegar donde quieres. De hecho, el 90% de los rejoneadores no alcanzan sus sueños. Se pasan muchos sinsabores por el camino. Para él, prefiero otra vida...

-¿Cómo recuerda el primer indulto de un toro de rejones en España en la pasada feria de Murcia?

-Inolvidable. Llegar a indultar un toro y hacerlo en una plaza importante como Murcia es algo que no te permites soñar. Lo ves inalcanzable. El rejoneo ha cambiado una barbaridad. El nivel técnico y artístico que hemos alcanzado es tan alto que reclama también de un toro con unas cualidades muy definidas. 'Perdido', aquel toro de Los Espartales, es el mejor ejemplo. Lo tuvo todo, y lo que tuvo no lo tienen todos los toros. Por eso surgió ese espectáculo, por eso pude firmar aquella obra inolvidable y por eso el toro sigue viviendo en el campo.

-¿Cómo está la cuadra?

-¡Está cumbre! Es la mejor cuadra de caballos de la historia, la más completa. Cada caballo tiene una personalidad diferente, definida y, lo que más ilusión me hace, conocida por los aficionados y el público en general.

- Está actuando en muchas corridas mixtas, ¿hay algún torero con el que le haga especial ilusión torear?

-Es difícil decir solo uno. Les admiro mucho. Tengo debilidad por El Juli.

-¿Qué nos queda por ver de usted?

-Eso lo dirá el tiempo. Me encuentro en mi mejor momento, cada día disfruto más y encuentro nuevos retos para ilusionarme. Ahora me ilusiona especialmente recuperar suertes que o se han perdido, o están en desuso.

-¿Cree que es o puede ser el mejor de la historia?

-Lo que intento es ser mejor Diego Ventura cada día. Por mí, pero, sobre todo, por el público. Porque es increíble el cariño que recojo en cada plaza, en la calle, en las redes... Corresponder a esa expectación me mueve a intentar ser cada día mejor.

GANADERÍA 'LOS ESPARTALES'

Divisa.
Azul y roja.
Señal.
Orejisana en la izquierda y muesca en la derecha.
Origen.
Encaste Murube.
Fincas.
Los Espartales (Badajoz) y Puerto El Clavín (Cáceres).
Dueño.
José Luis Iniesta Vázquez.
Procedencia actual.
Murube-Urquijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos