Fútbol femenino

Una semilla para el fútbol femenino

Una semilla para el fútbol femenino

En dos años y medio, el Cartagena ha pasado de tener 12 jugadoras en su sección a contar con más de 60, divididas en cuatro equipos, para irrumpir como una de las referencias en la Comarca

RUBÉN SERRANO

Jueves. Caen los últimos rayos de sol en el abarrotado estadio municipal de Ciudad Jardín cuando dan toques a la pelota. Saben que no es un día cualquiera: viene un equipo de 'La Verdad' a darles visibilidad y llevan puesta la nueva camiseta de entrenamiento, que luce el logo de una academia de inglés. Es el primer patrocinador que logra captar el equipo, por cuenta ajena al que preside Paco Belmonte. Es Cartagena un lugar prácticamente fértil en esta materia, esa es la verdad. Pero después de un tiempo en barbecho, es en el Efesé donde están saliendo los brotes verdes para empezar a irrumpir como uno de los proyectos de fútbol femenino más potentes de la Comarca. Hay vida y, sobre todo, mucho trabajo invisible, más allá del referente Alhama Féminas.

El panorama femenino en la ciudad vivió un mínimo 'terremoto' en el año 2014, cuando el ya extinto Cartagena Féminas, que entonces monopolizaba el panorama en la ciudad portuaria, reunió todas las migajas y logró el milagro de ascender a Segunda. Aquello duró solo un año. Un espejismo. No habían cimientos. Actualmente, en el San Juan Bosco sobrevive el ahora denominado Dolorense Féminas, que cuenta con dos equipos: uno en Preferente Autonómica y otro en Liga Local. Realmente, es el club que más se acerca a lo que se cuece desde hace dos años y medio en Ciudad Jardín.

Para tenerlo claro

Equipo
Surgió tras la fusión con el Ciudad Jardín, en 2016.
Evolución
Arrancó con 12 jugadoras y un primer y segundo entrenador. Ahora son más de 60 chicas, divididas en cuatro equipos (Preferente Autonómica, Primera Autonómica y dos en Liga Local) y con diez personas en el organigrama técnico.
Temporada
El equipo 'A' de Preferente, con chicas de 14 a 30 años, empieza el curso el 6 de octubre visitando al Espinardo.

El FC Cartagena tiene sección femenina desde que se fusionó con el Ciudad Jardín, en aquel histórico acuerdo alcanzado en marzo de 2016. A mediados de 2017, el club puso en marcha un proyecto a largo plazo que poco a poco está empezando a dar sus frutos, hasta el punto de ser uno de los más consolidados de la Comarca. «Llevamos una semana magnífica, alucinante. No me lo puedo creer, de verdad. Esto ha pegado un 'boom' increíble. En 2017 empezamos con 12 o 13 jugadoras, ahora somos 60 y esta tarde han venido 5 chicas más para apuntarse, por lo que vamos a poder formar un segundo equipo en Liga Local».

«Es un éxito»

Quien habla es Juan Sevilla, un estudiante de ingeniería química y entrenador de 24 años que mueve los hilos en una sección que no deja de crecer. Esta temporada serán cuatro equipos femeninos los que compitan: el Preferente Autonómica, el Primera Autonómica y los dos de Liga Local. «Es un auténtico éxito y no lo tiene nadie en toda la Comarca de Cartagena», dice sonriente Sevilla, entrenador del 'A'. El Efesé ha formado una estructura sólida en esta sección, que ha pasado de estar coordinada por dos personas a estar sujeta por hasta diez responsables, incluidos preparadores físicos y sin contar a Isidoro García, Javier Madrid y Paco Sánchez, que están encima de la cantera.

El Preferente Autonómica es el equipo sénior, compite en la cuarta categoría del fútbol femenino, tiene 16 jugadoras y ha salvado la categoría en la última jornada en las dos últimas temporadas. «Nos planteamos objetivos cortos, pequeños y que se puedan conseguir. Lo ideal sería subir a Nacional», indica el entrenador, Sevilla. Pero en el club tienen muy claro que lo primero son las formas. «Sí, es bonito ascender y sería muy sencillo hacerlo si manejaras un presupuesto de 8.000 euros, porque te llevas lo mejor. Pero no son maneras. Hay que subir con una base que lo sostenga todo. Si empiezas la casa por el tejado, se viene abajo, desciendes y se acaba todo al año siguiente».

Ahora mismo, esos cimientos cada vez son más sólidos. En mayo, el Cartagena organizó un periodo de captación para la sección femenina y acudieron 40 chicas. «Empezamos a trabajar para esta temporada [que arrancará la primera semana de octubre] en septiembre de 2018, con ojeadores. Hemos visto equipo por equipo a las chicas de Liga Local y Federada. Nos hemos gestionado bien, se ha corrido el boca a boca y en mayo se presentaron aquí 40 chicas para apuntarse, desde los 10 hasta los 30 años. Algunas al final no se animaron porque ya están en otros clubes, pero el paso ya lo hemos dado, el contacto está hecho y saben de nuestra existencia y modelo. Si el día de mañana necesitan equipo, vendrán aquí», resume Sevilla. Cuando arrancó en serio el proyecto, las chicas pagaban cuotas de unos 500 euros anuales, la temporada pasada bajó a 120, en dos mensualidades de 60, y para este curso las chicas del Preferente jugarán gratis. «Ya somos un poco más selectos en el equipo A. Podemos pedir un poco más de exigencia y competitividad, pero sin volvernos locos».

Cohesión y rodaje

Las semillas de la sección femenina empiezan a brotar con jugadoras muy jóvenes [a partir de los 13 años ya pueden subir de Liga Local a Federado], pero que llevan años practicando fútbol y se conocen cada vez más. Algunas de las que llevan más tiempo, y que forman parte del Preferente, son la lateral zurda Arantxa Sánchez, la lateral diestra Gema Villena, la centrocampista María del Carmen Saura y la central Antonia Gutiérrez. «Es mi tercer año aquí, desde que llegó Juan. Empezaron de cero el proyecto, para hacer cantera. Cuando empecé, las chicas que jugaban lo hacían en equipos masculinos. Ahora hay más facilidades, en el Cartagena lo potencian», dice Sánchez, de 23 años. «Empecé en la Liga Local, subí rápido al Preferente y juego con chicas que son mucho más mayores que yo», añade Villena, de 14 años. Saura, de 16, ya estaba con las féminas del Ciudad Jardín y es la única superviviente desde la fusión con el Efesé. Antes jugó cuatro años con chicos, en La Palma. Y Gutiérrez, de 20, está desde 2016. «Hay que lograr la permanencia sin sufrir. Tenemos más madurez, cohesión y rodaje. Estamos más preparadas», resume. «Aunque seamos la punta del icerberg, se está trabajando mucho desde la base. Nadie lo hace en Cartagena», incide. «En cinco años, si seguimos aquí, estas chicas son la base para ascender», asegura Sevilla.

«Queremos lanzar una campaña de captación en los colegios»

El fútbol femenino en Cartagena vivió un momento dulce cuando el extinto Cartagena Féminas, presidido por Trinidad Bautista, logró la hazaña de ascender a Segunda División, en 2014. Duró un año y aquello desapareció. «No se podía mantener, pasaron grandes equipos como el Villarreal y el Levante. Pero costaba mucho dinero», explica el presidente del Dolorense y secretario de la AFCT, José Rico. Este colectivo impulsó «hace seis años» la creación de una Liga Local femenina, para la que de momento está confirmada la presencia de dos equipos del FC Cartagena, Dolorense y el San Cristóbal, en El Bohío. También Los Belones. En Preferente Autonómica estarán, cartageneros, el Efesé de Juan Sevilla, el Dolorense y la Minerva. Y en Primera Autonómica, el Barrio Peral, el Cartagena y La Aljorra. También están en esa categoría La Unión y Los Alcázares. «El fútbol femenino está en auge, pero es cierto que cuesta trabajo. Desde la AFCT estamos intentado lanzar una campaña en los colegios». El Cartagena FC tenía equipo femenino y desapareció.