La Verdad
FC Cartagena

Carlos David no se rinde

Carlos David, en la explanada del Cartagonova, ayer a mediodía. / PABLO SÁNCHEZ / AGM

  • «El míster está hablando esta semana de lo que logramos en la Copa y quiere recuperar ese espíritu de Tudela», confiesa el extremeño. «Si queremos remontar, tenemos que jugar un partido perfecto», asegura

A Carlos David Moreno (Mérida, 1986) le está costando bastante levantarse del golpe anímico que sufrió el pasado domingo. Tras una notable temporada, probablemente la mejor de su carrera, el medio extremeño hizo su peor partido en el momento menos oportuno. Y, lo que es peor, vio desde el banquillo -un lugar muy poco frecuentado por él- cómo el Avilés marcaba un tanto en el último minuto (el 1-3 de Camochu) que deja a su equipo a expensas de un milagro en forma de remontada para no decir adiós a la fase de ascenso a las primeras de cambio. Poco a poco, va levantando el ánimo. Se le nota tocado. «Claro que estoy tocado, ya que todos nos damos cuenta de que se nos puede ir todo el trabajo del año por culpa de 90 minutos malos. Y eso es duro de digerir», confiesa el futbolista de Mérida.

¿Qué le pasó el domingo? «No di mi nivel. No leí bien el partido y no ayudé en nada al equipo. Solo puse corazón y me olvidé de poner la cabeza. En eso, me parecí un poco al juego del equipo. Empezar perdiendo me afectó mucho y corrí demasiado, pero sin cabeza. Me centré mucho en en parar a Álex Arias, ya que sabíamos que era el mejor de ellos y que todo su fútbol partía de sus botas. Fue un error estar tan atento a él y no estuve al nivel de partidos anteriores. Lo he hablado con Chema [Escudero, segundo entrenador], que esta semana ha sido muy importante para mí. Hemos corregido juntos los errores del partido de ida», cuenta Carlos David.

¿Y qué le sucedió al equipo? ¿Por qué estuvo tan lejos de su verdadero nivel? «Un 'playoff' es muy complicado y nosotros sabíamos que el Avilés es un equipo complicado. Pero la realidad es que ellos estuvieron muy bien y nosotros no estuvimos a nuestro nivel. No fuimos el equipo de la Liga. Encajar ese primer gol tan pronto nos hizo daño y el 0-2 en el primer minuto del segundo tiempo también fue un golpe duro. Tuvimos capacidad de reacción y recortamos distancias. Podíamos habernos metido en la eliminatoria con el 2-2, pero nos precipitamos. Le pusimos mucho corazón y jugamos a arreones, pero nos metimos una y otra vez en fuera de juego y al final empeoramos la cosa regalando ese tercer gol», explica el ex jugador de Valencia B, Celta B, Teruel y Melilla.

«Tienen lagunas»

A falta de solo dos días para el encuentro de vuelta, ya no vale de nada lamentarse. Lo de la ida ya no tiene solución. Hay que aprender de los muchos errores cometidos el domingo en el Cartagonova. Por supuesto. Ahora queda soñar con la remontada. Para que ocurra un milagro, los primeros que se lo tienen que creer son los once futbolistas que defenderán el escudo del Efesé este domingo en el Suárez Puerta (18.45 horas). Carlos David será uno de esos once.

«El míster está hablándonos esta semana de lo que conseguimos en la Copa. Quiere recuperar el espíritu de Tudela y nosotros somos perfectamente conscientes de que no es hora de lamentarse. La eliminatoria está complicada, pero no vamos a tirarla. Al contrario, si ellos nos marcaron tres goles aquí, nosotros podemos hacer lo mismo allí. Nuestra idea es hacer un gol rápido y no conceder nada. Cometimos muchos errores en la ida. Y ahora, si queremos remontar, tenemos que jugar un partido perfecto», recuerda el defensa reconvertido a centrocampista por Tevenet (36 partidos y 7 goles esta temporada).

Si uno repasa el vídeo del partido de ida, parece imposible soñar con un 0-3, un 1-3 o un 1-4 en la vuelta. «El cuerpo técnico ha estudiado muy bien al Avilés durante esta semana. Ha visto los partidos que ha jugado en su campo durante la Liga y conoce sus virtudes y sus defectos. Ellos tienen lagunas, como nosotros y como todos los equipos de Segunda B. El éxito nuestro pasa por encontrarlas. Tenemos que jugar mucho por las bandas, entrar por los costados, sacar buenos centros y meter efectivos dentro del área. Para marcar tres goles en 90 minutos hay que estar muy bien y muy activo en ataque. Y otra clave serán las vigilancias atrás. Nos tenemos que multiplicar en esa tarea, para evitar que ellos monten sus contragolpes», señala Carlos David.

Para empeorar las cosas, ayer se lesionó el capitán Mariano Sánchez. «Es una baja muy sensible, pero hay compañeros que están deseando jugar y que ahora tienen su oportunidad en un momento decisivo». En este sentido, Carlos David confía mucho en Tarantino. «Hoy [por ayer] he estado hablando con él y le he pedido que haga bien su trabajo en Avilés, por él y por sus compañeros. Él me ha dicho que tiene muchas ganas de ayudar y que quiere ser útil al equipo. No ha contado con muchos minutos este año, pero Tarantino es un gran jugador», opina.

El Córdoba lo quiere

Sobre su renovación, Carlos David adelanta que «yo estoy muy feliz aquí y me gustaría renovar y quedarme más tiempo en el Cartagena. Estoy en un buen club y en Segunda B hay pocos como el Cartagena. He hablado con Reverte, pero todavía no nos hemos sentado a negociar a fondo». No obstante, no niega que el Córdoba le sigue desde hace tiempo. «Cuando quedaban cinco o seis jornadas, Pedro Cordero me llamó y habló conmigo. Desde entonces, no hemos vuelto a hablar. Ni tampoco me ha dicho nada mi representante. No sé si lo del Córdoba saldrá o no finalmente», dice.

Lo que tiene muy claro el extremeño es que «si finalmente no subimos y tengo que seguir en Segunda B, mi prioridad es renovar. Este año ha sido muy bueno y aún estamos en disposición de que sea mejor todavía», cuenta. En su despedida, Mariano Sánchez dijo que Carlos David y Sergio Jiménez deben ser sus herederos en el club. «Tomar el relevo de Mariano es muy complicado. Eso son palabras mayores y lo veo muy lejos. Ha hecho cosas muy grandes por el Cartagena. Veo muy lejos poder llegar a su nivel», apunta Carlos David.