La Verdad
FC Cartagena

Sí se puede, no se puede

  • Mirando los números, parece imposible que el Efesé, especialista en remontadas, salga vivo de Avilés

Sí se puede. Dicen los aficionados más optimistas. No se puede. Opinan la mayoría de los seguidores del Cartagena. Es evidente que más del 90% de las posibilidades de pasar a la siguiente ronda del 'playoff' de ascenso las tiene el Avilés, gracias a la formidable e inesperada renta que se llevó el domingo del Cartagonova (1-3). Pero esto es fútbol. Y quedan 90 minutos. Rendirse ya y desperdiciar el partido de vuelta no entra en los planes del grupo que prepara Luis Tevenet, quien es el primero que recuerda que durante esta temporada su equipo ha hecho sus mejores partidos fuera de casa. Todas las finales que ha disputado a domicilio, en Huesca, Tudela y Algeciras, las ha ganado. Pero este domingo en Avilés no basta con ganar. Hay que marcar tres goles para pasar.

Es obvio que solo un milagro -una hazaña nunca antes vista en una fase de ascenso a Segunda- salvará al Efesé de la eliminación a las primeras de cambio. Los más optimistas se agarran a que este es un equipo con alma y corazón, capaz de salir de las situaciones más complicadas y al que no le pesa jugar a cientos de kilómetros de su hábitat natural. Al contrario, parece que cuanto más lejos está de casa, más disfruta. Evidentemente, el espejo en el que se va a mirar el grupo de Tevenet durante toda la semana es el de la tercera ronda de Copa del Rey, cuando se plantó en Tudela lleno de dudas, después de un flojo comienzo en la Liga, y acabó goleando al Tudelano (1-4) y festejando su primer gran éxito de la temporada.

El Cartagena se ha especializado durante esta temporada en llevar a cabo remontadas que parecían imposibles. En Liga consiguió puntuar en trece partidos en los que empezó perdiendo -empató seis veces y ganó siete encuentros en los que empezó encajando un gol- y en Copa superó al Guadalajara (2-1) tras recibir un gol en el primer minuto. Es decir, ir por debajo en el marcador (la eliminatoria contra el Avilés no deja de ser un partido de 180 minutos) no ha sido un problema demasiado grave para el equipo de Tevenet durante este ejercicio. Además del 1-4 de Tudela, ganó 1-3 en Córdoba y en Écija, un resultado que en el Suárez Puerta le daría la posibilidad de forzar la prórroga. Y ganó 3-0 en casa al Lucena y a la Balompédica Linense. Y 0-3 en Sanlúcar de Barrameda. En el Cartagonova ganó 3-1 al San Fernando y 4-1 al Córdoba B.

El espejo del Lorca de Emery

Las estadísticas dicen que hay un precedente positivo, el del Lorca en Irún en 2005. Unai Emery y Pedro Reverte dirigían aquel grupo que logró la machada de vencer por 1-3 (en Irún) en la vuelta de una eliminatoria decisiva y ese resultado le dio el ascenso a Segunda. En la ida, los lorquinos habían perdido 1-2. El ex albinegro Perona marcó en los dos partidos. Un año después, el Sevilla B neutralizó en la vuelta el 0-2 en contra de la ida, ante el Pontevedra. Y pasó en los penaltis. Regresando al presente, todos los especialistas coinciden en que no hay tanta diferencia de nivel entre los dos equipos. Lo que se vio el domingo en el Cartagonova no es real.

Con todo, no se puede negar que el Efesé lo tiene muy negro. Con los datos en la mano, no se puede ser optimista. Porque el Avilés no ha encajado nunca tres goles en su campo en es temporada. Además, nadie ha hecho antes lo que el Cartagena busca ahora. El único precedente de un 1-3 en la ida de una eliminatoria de ascenso es el del Alcalá-Hércules de 2005. En la vuelta, empataron a 1 en el Rico Pérez y pasaron los alicantinos. Salvo el Sevilla B (2006), todos los equipos que han perdido por dos goles en casa en la ida han terminado siendo eliminados.

El Avilés estará en su salsa este domingo, encerrado en su parcela y buscando el contragolpe. Y da la sensación de que los futbolistas del Cartagena, muy tocados a nivel anímico, no están para grandes gestas.