El Marbella, único invicto del grupo, espera al Efesé pensando en «subir a Segunda»

JULIO RODRÍGUEZMARBELLA

Fuera caretas. Por primera vez desde su refundación, el Marbella señala este curso el ascenso a Segunda División como objetivo prioritario. El pasado 24 de mayo se cumplió un lustro desde que el capitán marbellí Añón devolvió el equipo a Segunda B. Tras cinco campañas en la categoría 'de bronce' en los que las metas se fijaban en la salvación y en la manida frase de «estar arriba hasta el final», esta temporada ha llegado el turno de quitarse la piel de cordero para ir abiertamente a luchar por instalarse en la 'división de plata'.

El mensaje filtrado a la plantilla desde la llegada de la nueva gestora, 'Best of You', es que este club tiene que ganar todos los partidos. El dogma no fue una bravuconada, llevó al conjunto de Cubillo a hacer la mejor segunda vuelta de su historia el pasado curso. De moverse en el infierno del descenso con 20 puntos en la primera parte del campeonato a sumar 40 en una racha brillante después de Navidad.

La declaración de intenciones que el mismo líder del proyecto, Óscar Ribot, soltó a los jugadores al llegar al club ya se ha convertido en una filosofía compartida públicamente. Ribot no se anda con rodeos. «El objetivo es subir a Segunda División», frase sencilla y directa que ha calado entre los aficionados. Con un discurso mucho más ambiguo, el club protagonizó hace dos temporadas la mejor puntuación de su historia en Segunda B con Rodríguez de Cózar en la dirección deportiva y Fernando Estévez, por cierto finalmente destituido el lunes en el Burgos, en el banquillo. Aquella segunda plaza con 70 puntos no sirvió para encabezar la Liga. El Cartagena de Alberto Monteagudo fue el campeón.

Ahora, el estilo ha cambiado. Y la inversión, también. No solo la mentalidad ganadora y la ambición ha crecido, también el desembolso en jugadores contrastados de alto perfil. Así, los que destacaron en la segunda vuelta de la pasada temporada se han mantenido en la plantilla. Son Wilfred, Marcos Ruiz, Lolo Pavón, Dani Pérez, Cruz, Samu de los Reyes, Elías, Faurlín, Juergen, Añón, Samu Delgado, Paulo Vitor y Álex Bernal.

El Marbella, que este domingo recibe al Cartagena en el partidazo de la jornada, es el único equipo del grupo IV que todavía no ha perdido. Suma dos victorias y cinco empates y quiere aprovechar el duelo ante el Efesé para colarse entre los cuatro primeros. Es sexto, a 5 puntos del Efesé.