Fútbol | FC Cartagena

Javi Vera, un titán inesperado

Javi Vera posando para 'La Verdad' en las oficinas del Cartagonova, ayer. / pablo sánchez / agm
Javi Vera posando para 'La Verdad' en las oficinas del Cartagonova, ayer. / pablo sánchez / agm

El centrocampista del filial dice tras su debut en Segunda B que estuvo «muy cómodo» y que «voy a coger lo que venga»

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Hace menos de dos años estuvo a punto de dejar el fútbol. Este domingo, cuando nadie lo esperaba, debutó en Segunda B con la camiseta del Cartagena, uno de los grandes de la categoría. Así le ha cambiado la vida a Javi Vera (Torreagüera, Murcia, 1997), centrocampista que hace dos meses llegó al club de Paco Belmonte para reforzar la plantilla del filial y en el estreno liguero ante el Badajoz se coló por sorpresa en el 'once' de Gustavo Munúa. Y cumplió a la perfección junto a Cordero en el doble pivote.

Ahora que está en una nube recuerda los malos momentos. Hace dos años estaba en el Imperial, con Víctor Basadre de entrenador, y se pasó las siete primeras jornadas en la grada. Estaba Deseado Flores al frente de la parcela deportiva del Real Murcia. Extrañado ante esa situación -había debutado con el filial grana siendo juvenil y había sido una de las perlas de la cantera murcianista junto al ahora también albinegro Carrillo-, fue a pedir explicaciones al entrenador.

«Lo hicimos bastante bien, nos adueñamos del centro del campo y Cordero me ayudó muchísimo»

«Me dijo [Basadre] que la situación se escapaba de sus manos y que había un problema con mi ficha. Tuve que ir personalmente a la Federación Murciana a comprobar que no tenía ficha con el Imperial. No me la habían tramitado porque no contaban conmigo, pero nadie me había informado. Íbamos a afrontar ya la octava jornada y yo entrenaba cada día, sin ninguna posibilidad de jugar. Y sin enterarme. Pensé en dejar el fútbol», recordaba ayer Javi Vera.

Lo intuyó

Así que tuvo que hacer las maletas y dejar atrás su historia en el Real Murcia, el club que le abrió las puertas tras destacar en las bases del Beniaján y en el que siempre quiso jugar. Toda su familia -obviamente- es murcianista. «El domingo en el Cartagonova estuvieron todos viéndome. El que es un poco más 'vinagre' es mi abuelo, pero te digo que él solo quiere que su nieto esté feliz. Y sabe que en el Cartagena lo estoy», contaba. Y no es para menos.

«Fue el domingo cuando me enteré de que iba a ser titular, aunque es verdad que durante los entrenamientos de la semana ya se podía intuir algo. Verza no estaba para jugar los 90 minutos y lo cierto es que el sábado por la noche no podía dormir. Estuve muy nervioso, deseando que llegara la hora del partido», confesó el joven centrocampista albinegro. Durante los 60 minutos que estuvo en el campo se sintió «muy cómodo» y destacó que «lo hicimos bastante bien, nos adueñamos del centro del campo y Cordero, especialmente, me ayudó muchísimo».

«El año pasado sufrí mucho con el filial del Jumilla y ahora surge la oportunidad de competir en Segunda B»

Es consciente de que su sitio está en el Cartagena B, pero quiere estirar el chicle lo máximo posible. Sabe que el panameño Adalberto Carrasquilla, quien aún no tiene la documentación en regla, se marcha a su país para jugar dos amistosos. Por tanto, será baja ante Don Benito y Sevilla Atlético. Y José Ángel Jurado acaba de llegar. «Fiché por el filial y soy jugador del filial, aunque ahora esté metido en la dinámica del primer equipo. Estoy para lo que necesiten de mí y, por supuesto, voy a coger lo que venga», dijo ayer Vera.

«Es increíble»

Quiere agarrarse a este momento y disfrutarlo. « El año pasado sufrí muchísimo con el filial del Jumilla, mi anterior equipo. Firmé con el Cartagena B, empecé a entrenar con el filial y enseguida me llamaron para entrenar con el primer equipo. Y en la primera jornada me surge la oportunidad de competir en Segunda B. Es increíble. También es lo bonito del fútbol. Cuando menos te lo esperas te puede llegar la oportunidad», se felicitó el chico.

Entre el Murcia y el Cartagena, pasó por los filiales del Lorca y del Jumilla, donde también coincidió con Uri, otro de los destacados en la pretemporada del Cartagena. Vera entrena a un equipo alevín del Beniaján y «de vez en cuando» echa una mano en el bar que tiene su padre en el Carrefour del Infante. «Quiere que me centre en el fútbol y no me deja hacer gran cosa en el bar. Me cuidan mucho», confesó Javi Vera, el menor de tres hermanos. Los otros dos jugaron en el Beniaján.

Munúa testificará en septiembre por el Levante-Zaragoza

El primer gran juicio en España por el posible amaño de un encuentro, el Levante-Zaragoza de la última jornada de la campaña 2010-11, sentará en el banquillo desde el 3 de septiembre a 36 jugadores, algunos retirados, como el entrenador del Cartagena, Gustavo Munúa, que se enfrentan a penas de hasta 4 años de cárcel. Declararán todos los que jugaron ese encuentro. Se espera que los abogados defensores de los jugadores y del entrenador Aguirre, especialmente de aquellos que siguen en activo, soliciten al juez que puedan dejar de asistir a las sesiones una vez hayan declarado como acusados.

Más