España vuelve 28 años después

Alineación de la selección española absoluta femenina, entrenada por Ignacio Quereda, que jugó contra Italia en el Cartagonova el 21 de octubre de 1990 un partido de clasificación para la Eurocopa de 1991 que se disputó en Dinamarca. / PAQUI FERNÁNDEZ / ARCHIVO LA VERDAD
Alineación de la selección española absoluta femenina, entrenada por Ignacio Quereda, que jugó contra Italia en el Cartagonova el 21 de octubre de 1990 un partido de clasificación para la Eurocopa de 1991 que se disputó en Dinamarca. / PAQUI FERNÁNDEZ / ARCHIVO LA VERDAD

El primer partido en la Región de la selección femenina, que juega este jueves en Cartagena, fue en en el Cartagonova, ante Italia en 1990

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Dijo el pasado viernes Ana Belén Castejón, alcaldesa socialista de Cartagena, que la visita de la selección española femenina a la ciudad portuaria de esta semana es histórica, ya que se trata de la primera. El desliz lo cometió en la presentación del amistoso España-Bélgica que este jueves se celebra en el Cartagonova. La cita, sin ninguna duda, es especial, ya que el fútbol femenino se encuentra en un momento de auge y crecimiento sin antecedentes en España. Pero existe un precedente: el 21 de octubre de 1990 ya jugó la selección absoluta femenina en el Cartagonova, ante Italia (0-0). Además, fue un partido oficial, de clasificación para la Eurocopa que se celebró en Dinamarca en 1991. Y se trataba de la primera vez que el combinado nacional femenino jugaba en la Región de Murcia.

Unos 2.000 espectadores acudieron aquella soleada mañana de octubre al recinto de Benipila, que se había inaugurado dos años antes. Se regalaron cinco mil entradas en colegios e institutos del municipio y las localidades costaban 500 pesetas. Casi todos los aficionados que acudieron al choque se sentaron en la tribuna baja, aunque también hubo público en la zona superior. El resto del estadio estuvo casi desierto en un encuentro dominado por las transalpinas, cuyo fútbol estaba entonces dos o tres escalones por encima del español.

De hecho, las italianas se clasificaron para la Eurocopa y España no lo hizo. Y las chicas entrenadas por el controvertido Ignacio Quereda (seleccionador desde 1988 a 2015) celebraron ese empate como si fuera una victoria. Un simple vistazo a las páginas publicadas aquellos días por 'La Verdad' evidencian lo mucho que han cambiado las cosas -para bien- en el fútbol femenino nacional. «Hasta hace poco, la gente solo iba a los campos a reírse de nosotras, pero poco a poco empiezan a tomarnos algo más en serio. Todavía nos queda mucho por mejorar», contaba la capitana Itziar Bakero a este periódico en la previa del partido, tras entrenarse junto a sus compañeros en el desaparecido campo de Los Juncos. Hermana de José Mari Bakero, héroe de Wembley y ex de Real Sociedad y Barça, Itziar formaba parte de una familia con once hermanos en la que cinco (Santiago, José Mari, Jon, Ainhoa e Itziar) fueron jugadores profesionales.

Toña Is, seleccionadora sub-17 en la actualidad, estaba en aquel equipo capitaneado por Itziar Bakero, hermana del ex de Real Sociedad y Barça

Todas amateur

Todas las futbolistas que este jueves vestirán la camiseta de la selección son profesionales y se dedican solo a entrenar y jugar. Algunas, como Jeniffer Hermoso, Irene Paredes, Alexia Putellas, Mapi León, Marta Torrejón o Amanda Sampedro, gozan incluso de cierta fama, lógicamente sin llegar a los niveles del fútbol masculino. Esto no sucedía hace 28 años. Todas las internacionales españolas eran amateur y en su mayoría eran guipuzcoanas o vizcaínas. Euskadi era la región donde más desarrollado estaba el fútbol femenino a principios de los 90. Así, las vascas Maite Muguruza, María Arizeta, Begoña Jáuregui, Arancha Puerto, Sorkunde Gárate, Beatriz García y la citada Itziar Bakero formaban el núcleo duro de aquel equipo que jugó ante Italia en Cartagena hace 28 años y 3 meses.

Un lance del encuentro ante las italianas, que acabó con empate a cero, y al que acudieron unos 2.000 espectadores .
Un lance del encuentro ante las italianas, que acabó con empate a cero, y al que acudieron unos 2.000 espectadores . / paqui fernández / archivo la verdad

En la convocatoria estaba la asturiana Toña Is, aunque no disputó ningún minuto. Es la actual seleccionadora sub-17, combinado que acaba de ganar el Mundial con la yeclana Eva Navarro en plan estelar. La madrileña María del Mar Prieto y la barcelonesa Susana Dura eran las goleadoras de aquella selección, en la que también estaban las asturianas Mónica Jiménez y Mercedes González, la madrileña Pilar Zafra y las catalanas Soledad García, Sagrario Serrano y Roser Serra. El Añorga Kirol de San Sebastián, el Tradehi ovetense y el Atlético Villa de Madrid eran los clubes que más jugadoras aportaban al combinado de Quereda.

El seleccionador, por cierto, se marchó entusiasmado con el apoyo de la afición cartagenera. «El público me ha encantado. Ha estado encima nuestra y nos ha animado mucho», señaló Quereda. Y la entonces presidenta de la Federación Femenina de Fútbol de la Región de Murcia, Encarnación García, aprovechó el evento para hacer «un llamamiento a todas las chicas de Murcia que quieran jugar al fútbol, para que vengan a la Federación y nosotros las guiaremos». No había equipos ni Liga.