«Nos entró el ansia»

Munúa, ayer, enfadado, en el área técnica. / j. m. rodríguez / agm
Munúa, ayer, enfadado, en el área técnica. / j. m. rodríguez / agm

Gustavo Munúa atribuye al «riesgo de llevar la iniciativa» la primera derrota de la temporada ante el Sevilla Atlético

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

El Sevilla Atlético planteó un partido «incómodo», sobre todo, «contragolpeando». En una arrancada descomunal de Javi Vázquez por la izquierda, que posteriormente remató Mena, llegó la primera derrota de la temporada para el Cartagena (0-1). Para Gustavo Munúa, el equipo estuvo «realmente incómodo» en algunos momentos. Con la de ayer, el filial hispalense ya ha rascado en sus últimas cuatro visitas al Cartagonova. Van dos empates y dos victorias.

En la rueda de prensa posterior al encuentro, Munúa dijo que «agotó» todas las opciones, porque hizo «tres cambios de sistema», cada vez más «ofensivos», hasta terminar con tres defensas y dos delanteros. Pero no pudo dar con la tecla. El entrenador del Efesé lo defendió en que su equipo no pudo «temporizar» e hilar fino en los metros finales. «Nos faltó esa última temporización, el último centro y disparo para rematar de forma más clara. Se replegaron bien. Cuando trabajan así, no es fácil generar ocasiones».

Una de las claves fue su apuesta por dos extremos, Elady y Viana, a pierna cambiada. El segundo no se encontró nada cómodo en la derecha. Y el primero, que regresó tras un movido verano por su posible salida, estuvo demasiado ansioso e individualista. Quiso hacer la guerra por su cuenta y no le salió bien. Así, a Pablo Caballero prácticamente no le llegaron balones claros para rematar. «No llegaron los centros que hubiéramos querido», admitió Munúa. Preguntado por la actuación del jienense, el charrúa dijo lo siguiente: «Entró el nerviosismo, el ansia de querer solventar el partido lo antes posible y generar situaciones lo antes posible».

Ocasiones «sin brillar»

En la primera parte, «quisimos llevar la iniciativa», pero el Sevilla Atlético, liderado por un brillante e insultantemente joven Carlos Álvarez [cumplió los 16 años en agosto], cortó «los circuítos por dentro». El filial hispalense lo logró con el «dinamismo y buena técnica» que lleva en el 'ADN' una de las mejores canteras de España. «Rompieron las líneas con una simple conducción», y usando como método el contragolpe y el «buen repliegue».

«En el primer tiempo, sin brillar, nos arrimamos, con algunos tiros importantes y llegadas por banda. El balón era nuestro y en jugadas puntuales sí se sufre, porque ellos son un buen equipo», resumió el uruguayo, repasando el disparo al palo de Araujo y otra arrancada que no pudo rematar Cordero.

Para el entrenador del Efesé, todo cambió a partir del gol de Mena. «El equipo ha insistido. Tras gol corren los minutos y los nervios», dijo, y añadió seguidamente: «No pudimos concretar, el pase justo no se ha dado pero estuvimos en zona de peligro. Los jugadores han hecho un gran esfuerzo. Es un golpe duro que asumimos. Pero no es lo que refleja el trámite del partido». Munúa defendió que fueron los «riesgos de tomar la iniciativa. Estamos arrancando y hay que seguir mejorando», concluyó el charrúa, quien por cierto destacó «las ganas» de los debutantes Jovanovic y Rodrigo Sanz.

Más