Julio Gracia: «No estaba contento por cómo había ido el año y necesitaba un cambio»

Julio Gracia, abatido, tras la eliminación del Cartagena en Ponferrada, el pasado 15 de junio. / Carlos Castro / LOF
Julio Gracia, abatido, tras la eliminación del Cartagena en Ponferrada, el pasado 15 de junio. / Carlos Castro / LOF

El jugador sevillano confiesa que «me pregunto todos los días por qué no subimos», ya que «éramos la mejor plantilla del grupo»

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

La última vez que vimos con la camiseta del Cartagena a Julio Gracia (El Saucejo, Sevilla, 1998) fue sobre el césped de El Toralín, el pasado 15 de junio. Con la mirada perdida y las manos en la cabeza, petrificado delante de la grada ocupada por los aficionados del Efesé, decía adiós al sueño del ascenso. Y entonces ya era perfectamente consciente de que también se despedía del club en el que vivió su primera aventura fuera del Betis. Un mes más tarde de la eliminación albinegra en el 'playoff' a manos de la Ponferradina se anunciaba su llegada al Badajoz, también cedido por el club verdiblanco. Y el caprichoso calendario ha querido que el debut de Julio Gracia con su nuevo equipo sea este domingo (Cartagonova, 20.30 horas) contra el que fue su último club.

-Qué casualidad.

-Desde luego que sí. Lo bueno es que para mí no va a ser raro jugar en el Cartagonova. Va a ser extraño enfrentarme a los que eran mis compañeros, aunque ya quedan pocos. Y que los aficionados en vez de animarme me pitarán. Pero el campo lo conozco perfectamente.

-¿Cree que le pitarán?

-No sé. Yo espero que me reciban bien. Solo tengo palabras de agradecimiento al club y a sus dueños. Pero ya sabes cómo es el fútbol. Estas cosas pasan. Pero vaya. Que no tengo ni idea de cómo me recibirán.

-¿Quién llega mejor al partido?

-No lo sé. Yo creo que las fuerzas están muy igualadas. Nosotros tenemos muy buena plantilla, pero es que el Cartagena ha vuelto a hacer un gran equipo. Estamos por hacer los dos. Yo pienso que somos dos equipos que vamos a estar muy arriba en la clasificación, pero que en los dos casos todavía hay que esperar para ver nuestro verdadero nivel. Yo no le doy mucho valor a los amistosos de pretemporada, ni ganando todos ni perdiendo todos.

-¿Por qué no quiso quedarse?

-Me llamaron Paco [Belmonte] y Manolo [Sánchez Breis] y querían que siguiera cedido un año más. También hablaron con el Betis. Pero yo quería cambiar de aires. No estaba contento por cómo había ido la temporada y no había jugado todo lo que me hubiera gustado. En el 'playoff', que es cuando se decide todo, apenas tuve participación, por ejemplo.

-¿Hubiera seguido en el Cartagena si Gustavo Munúa no hubiera continuado en el banquilllo?

-No tuve ningún problema con él. Eso que quede claro. Pero yo quería haber sido más importante y haber jugado más minutos con el Cartagena. Esa es la verdad. El Badajoz ya me quiso el año pasado y entre el Betis y yo decidimos cambiar de aires. Creo que necesitaba un cambio.

-¿Por qué no ascendió el Cartagena la temporada pasada?

-Eso me pregunto yo todos los días. Éramos la mejor plantilla del grupo. Yo creo que no llegamos bien al 'playoff' y ese partido en Madrid, aunque luego fuimos capaces de remontar, fue el mejor ejemplo de que no estábamos a nuestro nivel. Es una pena porque en el Cartagena se están haciendo muy bien las cosas y el club y la afición ya se merecen ese ascenso. Llevan cuatro años para subir y no suben. Ojalá lo consigan.

-¿Qúe tal con Mehdi Nafti, su entrenador en el Badajoz?

-Muy bien. Me pensaba que iba a ser otra cosa, más defensivo y conservador. Pero no lo es. Es muy exigente y profesional. Y con la plantilla que tenemos, que es muy buena, es normal que su apuesta esté siendo esta. Quiere juego de toque, llevar la iniciativa y que nosotros seamos los protagonistas del partido. La clave es adaptarse a los partidos y ser competitivos en una categoría tan difícil como la Segunda B.

-Desde la distancia se percibe mucha ilusión en Badajoz. ¿La hay?

-Sí. Más allá de que el equipo que se ha hecho es bueno, el club ha avanzado mucho en otras cosas durante este verano. Se ha reformado todo el estadio, se han hecho muchos socios y la nueva directiva está cambiando muchas cosas. La afición está muy enganchada al proyecto y se respira mucha ilusión en Badajoz.

-¿Le queda algún amigo en el vestuario del Cartagena?

-Moisés y Aketxe eran con los que mejor me llevaba. Y ya no están. Pero quedan Carrillo y Elady, con los que también tenía mucha relación. Me llevaba bien con todo el mundo y no he terminado mal con nadie, ni mucho menos. Y ya te digo que con Paco [Belmonte] y Manolo [Sánchez Breis] la relación es excelente. Acabamos muy bien.

-¿Cómo ve el conflicto generado alrededor de Elady Zorrilla?

-El año pasado él nos llevó hacia arriba con sus goles y es un futbolista que tiene muchas ofertas y que está mirando por su futuro. Entiendo que la afición del Cartagena pueda estar molesta, pero yo soy futbolista y comprendo perfectamente a Elady. Su crecimiento personal depende de dar el salto a Segunda. Y después de la temporada que ha hecho es normal que quiera irse a un equipo de Segunda.

-¿Le sorprendió que Elady hiciera 21 goles el año pasado?

-La verdad es que sí, porque al principio no estaba siendo titular y no marcaba goles. Luego empezó con la racha e hizo una temporada espectacular. Él fue quien nos metió en el 'playoff' con esos 21 goles.

-¿Será este su último año en Segunda B?

-Eso espero. Quiero subir con el Badajoz y apurar mis opciones en el Betis, donde tengo contrato hasta 2021. Sé que es muy difícil jugar en Primera y a corto plazo el objetivo mío es hacerme hueco en Segunda.

Más