El club suma 7.200 socios y espera llegar a los 8.000

Aficionados llenando la tribuna alta en el partido de la primera jornada ante el Badajoz. / p. sánchez / agm
Aficionados llenando la tribuna alta en el partido de la primera jornada ante el Badajoz. / p. sánchez / agm

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

cartagena. El Cartagena suma ya 7.200 abonados y espera llegar a los 8.000 en los próximos días. Esta semana se espera un último empujón, ya que el domingo juega en casa el conjunto de Gustavo Munúa, ante el Sevilla Atlético (20.00 horas), y se entiende que los más perezosos o los que han estado fuera de la ciudad en agosto aprovecharán para sacarse el carné antes de este segundo partido en el Cartagonova. El récord del club en Segunda B está en los 7.763 carnés despachados el pasado verano. «Creo que vamos a superarlo», opinó ayer el director general, Manuel Sánchez Breis.

«Estamos muy agradecidos, de verdad. Es para quitarse el sombrero, porque no es fácil estar cada año ahí y levantarse de los golpes sufridos. Esta cifra de abonados y este apoyo nos alegra mucho y hace que todo el esfuerzo realizado a lo largo del verano, que ha sido complicado por muchas cosas, valga la pena», indicó Sánchez Breis, quien avanzó que «la campaña no tiene fecha de cierre y la idea es mantenerla abierta durante toda la temporada, como ya hicimos el año pasado».

Sánchez Breis aprovechó su intervención para mostrar «nuestro apoyo total a nuestro entrenador, Gustavo Munúa, quien está pasando por un trago que no es agradable para nadie», en relación a su participación, como acusado, en el juicio por el presunto amaño del partido de Liga disputado en 2011 entre el Levante y el Zaragoza. Arrancó el martes en Valencia, donde Munúa estuvo hasta la tarde de ayer. Hoy, en principio, debería estar en el entrenamiento a puerta cerrada que tendrá lugar en el Cartagonova a partir de las 09.00 horas. «Cualquiera que conozca a Munúa sabe que jamás participaría en un acto así», afirmó Sánchez Breis.

«Tenemos un plantillón»

El director general de la entidad también hizo balance del recién cerrado mercado de fichajes e hizo una valoración general de la plantilla. «Sería temerario decir ahora si es mejor o no que la del año pasado. Eso lo dirán los partidos y la clasificación. Lo que sí tengo que decir es que tenemos un plantillón, con jugadores de mucho nivel y compromiso. Hay mucha hambre en ese vestuario y el plantel está compensado y equilibrado. El míster tiene donde elegir y hay gente muy versátil», comentó.

Confirmó que el brasileño William de Camargo, extremo de 20 años cedido a última hora por el Leganés, bajará a jugar con el filial cuando no sea convocado por Munúa. «Ya debimos hacerlo el año pasado con Carrillo y nos equivocamos al no ponerlo a jugar con el filial. William es jugador a todos los efectos del primer equipo, pero lo que necesita es jugar cada domingo. Y eso hará», dijo Breis, quien añadió que sigue sin llegar el tránsfer de José Ángel Jurado.