Cartagena, pesadilla azulgrana

Fran Fernández. / j. m. r. / agm
Fran Fernández. / j. m. r. / agm

El Barça siempre ha sufrido en el Central y en el Palacio y no gana aquí desde enero de 2017

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Cuando el pasado 22 de febrero el abanillero Fran Fernández marcó en el último segundo del partido el gol de la victoria del Jimbee en el Palau Blaugrana (4-5), todo el mundillo del fútbol sala nacional miró con asombro a Barcelona y aplaudió la increíble gesta del conjunto cartagenero. Lo fue, sin duda.

Pero echando un vistazo al histórico de enfrentamientos entre ambos equipos, que este domingo se ven las caras en el Palacio de Deportes en la primera jornada de Liga (13.00 horas), se puede constatar que aquel triunfo no fue una casualidad. Porque desde el regreso de los cartageneros a Primera, en 2016, primero el Plásticos Romero y ahora el Jimbee siempre han sido un hueso duro para el Barça.

El cuadro azulgrana, actual campeón de Liga, Copa y Copa del Rey, no gana en Cartagena desde enero de 2017. Lo hizo con una apuradísima victoria en el Pabellón Central (1-3), en un encuentro que pudo empatar perfectamente el cuadro local en los últimos minutos. Juanpi y Saura desperdiciaron clamorosas oportunidades con 1-2 y Adolfo sentenció a falta de un minuto, aprovechando un fallo garrafal de Enrique cuando el Plásticos Romero estaba con portero-jugador.

En el partido del Palau de esa primera campaña de los cartageneros en la máxima categoría también se impuso el Barça con muchos apuros (5-4). Josema disparó al poste a falta de once segundos en una acción que podía haberle dado al Plásticos Romero el punto que mereció en un choque en el que marcaron Juanpi (2), Rahali y Adeirton.

El curso siguiente deparó la victoria más clara de los culés en las tres últimas campañas. Fue en noviembre de 2017 y el Barça ganó 6-1 un encuentro que, eso sí, iba 3-1 a falta de tres minutos. En la segunda vuelta, ya en el Palacio de Deportes de Cartagena, el Plásticos Romero dio un recital ante su afición y con un Drahovsky estelar (tres goles) pasó por encima de los azulgrana (5-2). La temporada pasada, el Jimbee empató en casa tras pasar de un 1-5 al 5-5 final y dio la campanada en el Palau (4-5).