Fútbol | FC Cartagena

Belmonte da un golpe en la mesa

Belmonte, ayer, con media sonrisa, en el Cartagonova. /A. Gil / AGM
Belmonte, ayer, con media sonrisa, en el Cartagonova. / A. Gil / AGM

El dueño del Efesé muestra su malestar con Elady y desea que el Burgos pague. La entidad burgalesa sigue con la propuesta de 350.000 euros y no se mueve; el club deja entrever la distancia con el jienense y es firme

RUBÉN SERRANOCartagena

Se le esperaba como agua de mayo, en un verano bastante extraño, convulso y en el que apenas ha salido a hablar delante de los micrófonos. Pero mereció la pena. El dueño y presidente del Cartagena, Paco Belmonte, compareció ayer en la sala mixta del estadio Cartagonova para acompañar a Lucas de Vega en su presentación y, de paso, para aclarar todo sobre el futuro de Elady Zorrilla. Explotó y dejó entrever que hay distancia entre las dos partes, y retó a que el Burgos exhiba su billetera y pague la cláusula de 500.000 euros de golpe, si realmente es esa su pretensión. «Ojalá cuando salga de aquí tenga una llamada del Burgos, estoy deseándolo. Ojalá se lleve a cabo y pasemos a la historia por ser el mayor traspaso del fútbol español en Segunda B», dijo, en un discurso firme, serio y por momentos en un tono 'caliente', que no dejó a nadie indiferente.

«Si alguien se altera por el dinero, jugará en el Burgos o en el filial del Cartagena, que tengo fichas libres. Del escudo no se ríe nadie» Un 'dardo'

«Si le ofrecen un pastizal, también tienen para el Cartagena. Si no lo hacen, es porque no lo tienen» La cláusula de 500.000 euros

El Burgos agitó el asunto esta semana, tanteando al jugador con un «pastizal» y ofreciendo al Cartagena 350.000 euros a pagar en siete cuotas de 50.000. En su comparecencia, Belmonte volvió a remitirse a un único pago de medio millón, tal y como viene establecido en la cláusula. Y de ahí no se van a mover. Tampoco parece que moverá ficha el Burgos: su único movimiento ayer fue ratificar su propuesta, que ya rechazó el Efesé con un comunicado muy claro esta semana. «Si quieren al futbolista, ahí está. Nuestra postura es esa y vamos a ver si van en serio o en broma», dijo Belmonte, retando al Burgos a que demuestre si va a por todas.

«Por mí genial, encantado de la vida. Es más, ojalá se lleve a cabo. Quiero pasar a la historia como el presidente del Cartagena que ha recibido 500.000 euros por el traspaso de un futbolista en Segunda B», reiteró el dueño del Efesé, muy claro y contundente en su mensaje.

El malestar del club en sí es con el jugador. Elady es el buque insignia del proyecto, marcó 21 goles la temporada pasada y todo parecía haber concluido hace apenas dos semanas, cuando renovó su contrato. Pero tiene un «pastizal», matizó Belmonte, encima de la mesa y ha tensado más la cuerda de una relación que no era la ideal y cada vez es más deteriorada. El dueño del Efesé explotó y, aunque aseguró que es «lícito» y no quiso valorar «las formas» del jienense, finalmente le tiró un 'dardo'. «Hay gente que se pone nerviosa hablando de dinero. Yo no le doy valor, me importan los sentimientos. No me va la vida en eso, yo necesito 50 euros para ir con mi socio Manolo [Sánchez Breis, el mánager general y mano derecha] a tomarnos unas cañas y ya está. No me altero. Si alguien se altera, pues igual juega en el Burgos o en el filial del Cartagena, que tengo fichas libres. Del escudo no se ríe nadie», aseguró contundente. Ni el jugador ni su representante han hecho declaraciones.

La venta «a los del turbante»

Belmonte recordó que, además del pago de los 500.000 euros, el Burgos también tendría que pagar «un dinero que le he adelantado [a Elady] y tiene que devolver porque es de este año. Si un club le ofrece un pastizal, también lo tiene para nosotros. Y si no lo hace es porque no lo tiene. Si yo me compro un Mercedes es porque tengo para echarle gasolina. Si no, no me lo compro. Es sencillo», explicó.

No está siendo un verano sencillo para Belmonte y Breis. El Burgos ya intercedió con Donovan Wilson, Toché y Raúl Sánchez. Entre eso, y que últimamente hay comentarios en las redes sociales criticando la gestión de los directivos, el desgaste le hizo mandar un mensaje, para que la afición sea consciente y valore el trabajo que conlleva formar una plantilla. «Si me importara el dinero, hubiera vendido esto a los del turbante hace mucho tiempo. Seguramente lo venderé, más pronto que tarde, a los del turbante o a los chinos, en uno, dos o tres años, porque poco a poco te vas cansando».

Seguidamente, Belmonte pidió «tranquilidad, pausa y sosiego», porque la plantilla está «al 90%». La cesión de Mauro [saldrá al Jaén, en Tercera], la salida o la cesión de Mario y la situación con Igor Paim, con idéntica solución, se resolverán, dijo, en las «próximas 48 horas». Quedan por llegar un medio y delantero sénior, y traer a un central y a un extremo con ficha sub 23. No obstante, Munúa debe «decidir» si fichar o apostar por los chicos del filial Uri, Chema e Ismael. El dueño del club, por último, avanzó que el estreno liguero del 25 de agosto contra el Badajoz se disputará en el Cartagonova, aunque el césped no llegue en perfectas condiciones.

De Vega, a «subir a segunda» con su familia

Rodeado por su madre y el resto de sus familiares, el hispanobrasileño Lucas de Vega fue ayer presentado en el Cartagonova. El centrocampista de 19 años llega cedido por el Barcelona hasta junio de 2020. «Quiero seguir creciendo y coger minutos aquí. El objetivo es subir a Segunda y vamos a luchar para eso», dijo.