El Algeciras, un clásico que va y viene

Iván Trujillo, capitán del Algeciras, despeja en el partido que los rojiblancos jugaron en Nueva Condomina, el pasado 1 de septiembre. / javier carrión / agm
Iván Trujillo, capitán del Algeciras, despeja en el partido que los rojiblancos jugaron en Nueva Condomina, el pasado 1 de septiembre. / javier carrión / agm

El cuadro gaditano, rival histórico del Efesé en Segunda B y Segunda, vuelve al Cartagonova tras tres años en Tercera; ha empezado bien y solo perdió en Badajoz

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Las historias que nos han dejado en el último medio siglo los enfrentamientos entre Cartagena y Algeciras, que este domingo se vuelven a ver las caras en el Cartagonova (18.00 horas), dan para escribir un libro. Dos de las ciudades no capitales de provincia más importantes del país -ambas con un puerto de relevancia- coinciden en que su equipo que fútbol casi siempre compitió en Segunda B o en la antigua Tercera. Cuando estuvieron en Segunda, además, también se cruzaron sus caminos y disputaron partidos trascendentales. Así, se puede considerar este duelo entre Cartagena (220.000 habitantes) y Algeciras (122.000) como un verdadero clásico del fútbol modesto español.

El Algeciras ha empezado bien la Liga. Es séptimo, con 9 puntos. Y solo ha perdido un partido: en Badajoz (2-1). La última vez que se vieron las caras fue en la temporada 2015-16. En el Cartagonova empataron a uno, con gol del zamorano Sergio García para los albinegros. En el Nuevo Mirador, todavía con Víctor Fernández en el banquillo, el resultado fue el mismo (1-1). El tanto del Efesé lo hizo el uruguayo Federico Laens. Se marchó de aquí con tres goles. Dos años antes, en un partido a vida o muerte de la penúltima jornada de la Liga 2013-14, el Cartagena se impuso en Algeciras (0-1), con un tanto de libre directo de Menudo en el minuto 89. Ese resultado clasificó matemáticamente a los de Luis Tevenet para el 'playoff' de ascenso y condenó a los gaditanos al 'playout'. Acabaron bajando.

Solo duraron un año los algeciristas en una división de bronce que no pisaban desde 2008, cuando desdencieron a Tercera, con el fallecido José Luis Montes en el banquillo y tras una campaña durísima, marcada por los impagos y con encierro de los futbolistas en el vestuario tras muchos meses sin cobrar. El Efesé ganó los dos partidos de este curso 2007-08. 0-2 en el Nuevo Mirador, con tantos de Toledo y Molist. Y 3-0 en la última jornada del campeonato, con triplete del salmantino Koeman.

En el 82 los algeciristas ayudaron a subir al Efesé, empatando con el Lorca; y en el 84 Trasante los bajó con un gol inolvidable

Trasante y Baby, cara y cruz

El gran Efesé de Juan Ignacio perdió en Algeciras en 2006 (2-1) y el equipo rojiblanco que subió a Segunda en 2003 de la mano de Montes se impuso en los duelos de ese curso 2002-03 ante el Cartagonova FC (2-1 y 0-2). No obstante, el Algeciras-Cartagena más sonado de todos se disputó el 13 de mayo de 1984 en el Nuevo Mirador. «Ha sido la alegría más grande que he tenido como jugador del Cartagena». La frase la pronunció ese día el uruguayo José Carlos Trasante, justo después de que el Efesé firmara la salvación virtual en Segunda A en la temporada 1983-84. Fue en el viejo Mirador de Algeciras (1-2). La matemática llegó la semana siguiente en el recordado y pactado empate a cero con el Elche en el Almarjal, que le dio el ascenso a los ilicitanos y la permanencia a los cartageneros.

«Aquello fue una hazaña. Un mes antes estábamos desahuciados y en Segunda B. Cogieron el equipo Paquirri, Manzano y Pallarés, ganamos al Recreativo y al Castellón, sacamos un gran punto en Vigo y llegamos a Algeciras dependiendo de nosotros para salvarnos. Pero es que ellos también se jugaban la permanencia y solo nos valía ganar en su campo», recordó en un reportaje para 'La Verdad' el ahora técnico de la Deportiva Minera, en Tercera.

Curiosamente, Trasante había jugado en el Algeciras unos años antes -fue capitán incluso- y se convirtió en uno de los grandes protagonistas de aquel duelo disputado en un ambiente terrible en el ya desaparecido campo del Mirador. «La noche de antes apenas dormimos, ya que estuvieron unos aficionados del Algeciras en la puerta del hotel, armando jaleo hasta las tantas. El campo estaba a reventar y recuerdo incluso que el partido estuvo unos minutos parado en el primer tiempo porque golpearon a un linier. Entonces, el Algeciras era un grande de la categoría. Lo presidían los hermanos Modesto y pagaban muy bien», contó Trasante.

El partido lo tenía todo. Baby, ídolo del cartagenerismo en los años 70, era el entrenador del Algeciras. En el tiempo añadido, los locales Miguel y Joaquín Muñoz fallaron a puerta vacía. Baby, que se fue del campo llorando, fue increpado por los aficionados algeciristas tras una derrota que finalmente les mandó a Segunda B. Se da la circunstancia de que dos años antes y en el mismo campo, un Algeciras también entrenado por Baby y primado hasta las cejas por el Cartagena empató con el Lorca en la última jornada (1-1) y dejó el ascenso en bandeja al Cartagena, que lo consiguió al vencer en Torrejón (0-1), con el recordado gol del canario José Luis.

Más