El PP promete incentivos fiscales a las empresas que se asienten en zonas rurales

Teodoro García y otros miembros del PP en su visita a Bullas./Edu Botella / AGM
Teodoro García y otros miembros del PP en su visita a Bullas. / Edu Botella / AGM

Es la principal propuesta del plan contra la despoblación del PP y se incluye en la revolución fiscal que planea si llega a la presidencia el Gobierno

EFEMurcia

El PP pondrá en marcha, si gana las próximas elecciones generales del 28 de abril, un plan contra la despoblación, centrado en dar incentivos fiscales a las empresas y emprendedores que se asienten en zonas rurales para que «la España vacía se convierta en una España llena de oportunidades». Así lo explicó este lunes el secretario general del PP y cabeza de lista al Congreso por Murcia, Teodoro García Egea, en la localidad de Bullas, donde recorrió una finca con viñedos y una bodega acompañado por otros miembros de la candidatura.

En declaraciones a los periodistas, García Egea reivindicó que las zonas rurales deben tener los mismos servicios y oportunidades que las grandes ciudades para que sus habitantes puedan elegir libremente y en igualdad de condiciones si desean seguir viviendo en esas localidades. Para ello, dentro de la «revolución fiscal» que plantea llevar a cabo el PP si llega a la presidencia del Gobierno, habrá una batería de incentivos específicamente relacionados con el mundo rural, donde los emprendedores deben tener las máximas ventajas posibles para compensar las dificultades de encontrarse en localidades con menos habitantes.

Esos incentivos fiscales, subrayó, tendrán un alcance global como se demostró, por ejemplo, con los que se concedieron en Caravaca de la Cruz con motivo del año jubilar y que repercutieron en toda la comarca del Noroeste y, en general, en toda la Región de Murcia dando impulso al turismo religioso. Además, reiteró la apuesta del partido por llegar a un acuerdo nacional en materia de agua para que los agricultores «dejen de pensar continuamente en la incertidumbre» de no saber si dispondrán de ella. Así, se generará un «sistema nacional de agua» que irá de la mano del Plan Hidrológico Nacional que se debe consensuar a nivel estatal con todos los partidos políticos y todas las comunidades autónomas.