Torre Pacheco, el melonar de Vox

Dos inmigrantes pasan por un parque infantil del centro de Torre Pacheco, ayer por la mañana, después de hacer gestiones en el Ayuntamiento. / antonio gil / AGM
Dos inmigrantes pasan por un parque infantil del centro de Torre Pacheco, ayer por la mañana, después de hacer gestiones en el Ayuntamiento. / antonio gil / AGM

Los vecinos de uno de los 72 pueblos del país donde Abascal ganó el domingo vinculan el éxito del partido en el municipio a los problemas derivados de la inmigración irregular

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

El resultado electoral registrado en el pueblo en los pasados comicios seguía siendo la comidilla en cada chaflán, en cada barra de bar, solo un par de días después de que se produjera la notica. Torre Pacheco se convirtió el domingo en el único municipio de la Región de Murcia, una de las 72 localidades del país, donde Vox obtuvo más votos que ningún otro partido político en las elecciones generales, con el 24,91% de lo sufragios y 330 más apoyos que el PP, la segunda fuerza más votada. Uno de cada cuatro votantes de Torre Pacheco se decantó por el partido de Santiago Abascal, una cosecha muy superior a la media nacional (uno de cada diez), aunque muy por debajo de otros municipios como Villán de Tordesillas (Valladolid) y Rebollosa de Jadraque (Guadalajara), los dos municipios españoles con mayor respaldo a Vox, ambos superando el 50% de votantes.

Más información

Aquí, en medio del Campo de Cartagena, la inmensa mayoría de los vecinos preguntados ayer por 'La Verdad' tienen claras las razones de esta peculiaridad. Sin embargo es el 'melón' de la «inmigración» el que se abre sin parar. Concretamente el de la «inmigración irregular» y los supuestos «problemas» que acarrea. Un pequeño sondeo alejado de cualquier pretensión científica, realizado en plena plaza del Ayuntamiento, basta para comprobar de qué manera ha calado el discurso de los dirigentes de Vox en el pueblo con mayor porcentaje de población extranjera de la Comunidad (más de un tercio). Un municipio con «con muchos problemas de delincuencia», señala Paqui -nombre ficticio-, que se declara abiertamente votante de la formación de Abascal. «Yo también he votado a Vox», se suma su acompañante. «Y la mayoría de la delincuencia está vinculada a la inmigración», apunta Paqui. Además, esta madre asegura sentirse «desprotegida», porque «vemos las listas de ayudas escolares para comedores y para libros, y son todas para ellos. ¿Y nosotros? Hace falta un cambio en las leyes, principalmente», reclaman estas dos mujeres, que también critican la «falta de integración» de la población foránea de Torre Pacheco. Aunque también reconocen que «quizá» falten mecanismos «por parte de la Administración, y también de los propios inmigrantes, para integrarse en la sociedad y en nuestras costumbres si se integran para cobrar las ayudas». Hasta «800 y 1.000 euros cobran algunos por estar todo el día sin hacer nada», cifra un parroquiano en un bar. Aunque sin aportar un solo dato. Un solo papel. «De oídas».

«Muchos inmigrantes ilegales vienen a 'chupar' del Estado, a quitar ayudas», coincide el gerente de otro bar. Que, lejos de ser español, natural de Torre Pacheco y afiliado a Vox, es turco y se llama Metin. Mientras coloca las sillas de la terraza de su restaurante, uno de los muchos kebabs que salpican el centro del pueblo, arremete contra la inmigración «descontrolada» que perjudica a quienes, como él, «trabajamos todo el día de forma legal para pagar la cuota de autónomos, el IVA y todos los impuestos. No puede ser que una persona sin papeles trabaje por 30 euros en el campo y que deje sin trabajar a otra persona que cobra 50 porque tiene todo en regla». Metin, de 43 años y casado con una española, no pudo votar el pasado domingo por no disponer de la doble nacionalidad, aunque tampoco oculta que le gustaría votar a Vox el próximo mes de mayo. «Hay muchos extranjeros que vienen a 'chupar'», reitera. «Yo también soy extranjero, sí, pero me canso de trabajar para pagar. Los que vengan solo a 'chupar', mejor a su país», resume. Y vuelta al curro. Porque «pase lo que pase, y gane quien gane, hay que seguir trabajando» apuntan Mauricio y Lilian -ambos de Ecuador y con varios lustros de residencia en España- mientras disfrutan de un aperitivo en otra terraza. Ella, que sí podrá votar en unas semanas, también se muestra simpatizante de las tres siglas que más han dado que hablar en los últimos meses. «Quiero ver si cumplen lo que prometen».

«Los inmigrantes que vengan solo a 'chupar', mejor que se vayan a su país», afirma Metin

A la calle sin las joyas

Antonia y Carmen pasean despreocupadas por la plaza del Ayuntamiento. Algo que, cuando caiga el sol, ya no podrán hacer. Al menos, con las joyas que ahora llevan encima, y que se tienen que quitar por la noche si pretenden salir a la calle como medida preventiva ante la «inseguridad» reinante en esta localidad. «Hay mucha delincuencia derivada de una inmigración que no está regulada, y a partir de cierta hora no se puede salir de casa. Se ponen cuatro detrás de ti con las capuchas y lo mejor que te puede pasar es que te den un tirón al bolso. Y, además, campan a sus anchas. Cuando tengo que llevar a mi perrita al veterinario, algunas noches, salgo de casa sin nada». Ellas no han sufrido atracos en sus carnes, pero reiteran que, «si a esta hora del día ve usted la cantidad de nativos españoles que hay en la plaza -ellas, y pocos más-, imagínese por la noche».

Demetria, de 64 años, que juega con su nieta en un parque, se agarra el bolso con fuerza en cuanto nota una presencia a sus espaldas. Sin embargo, ella es una de las pocas vecinas preguntadas por 'La Verdad' que no cree que Vox vaya a solucionar problema de seguridad alguno: «Para eso ya está la Policía», sentencia. Por eso preguntamos a un agente de la Policía Local de Torre Pacheco, que solo acierta a decir que «no hay tanta delincuencia como se dice».

En el estanco, solo unos metros más allá del Ayuntamiento, Lorena también vincula el éxito electoral obtenido por la formación de Santiago Abascal en el municipio a los mensajes que lanza el partido en relación a la inmigración irregular y la inseguridad ciudadana. «Aquí cerca han robado en varias casas y en varios negocios. Y la mayoría de los que roban son marroquíes, aunque también hay españoles que les ayudan. Sí, la mayoría de la gente que conozco ha votado a Vox», admite esta joven de 24 años. Además, cree que «alguna posibilidad tendrá» la candidatura local del partido en las próximas elecciones de mayo, sobre todo «teniendo en cuenta la inmigración que hay». Jorge, en la barra del bar Utopía, también achaca la «inmigración ilegal» a problemas como «la inseguridad y la delincuencia». De paso, y comprando el discurso de los dirigentes de Vox, arrea a los «empresarios» de los medios de comunicación que «manipulan y cortan declaraciones». La discusión posterior no cabe en este reportaje.

Los agricultores

Cerca de las sucursales bancarias que jalonan la calle Mayor se encuentra el bufete de abogados del presidente del PP local, Antonio Jesús Garre. Su esposa, Paloma Bas, competirá por la alcaldía de Torre Pacheco con su cuñado, José Francisco Garre, hermano del presidente de los populares pachequeros y candidato de Vox al Ayuntamiento. Todo queda en casa. Y sin «luchas fratricidas» en campaña, coinciden. Antonio Jesús Garre también cree que «los problemas derivados de la inmigración masiva generada por el 'efecto llamada'», y que a su juicio se deben resolver «con políticas de integración», es uno de los factores que explica la vigorosa irrupción de Vox en el municipio. Sin embargo, aporta otra clave para entender el éxito de Abascal en un pueblo donde siempre han dominado PP y PSOE, y que ahora gobiernan los independientes: «Ha influido mucho el voto de los agricultores, que están muy cabreados con la falta de agua y con las expectactivas respecto a la escasez de fuentes que pueden abastecer a la Región». Es decir, que también ha calado el discurso de Abascal sobre agua. Aunque también deja claro Garre que «la inmigración es absolutamente imprescindible para el sector agrario», fundamental para la economía de la Región y de Torre Pacheco, en concreto. Solo hay que ver los campos de melones, de pimientos, de lechugas, de brócoli y de mil y una frutas y hortalizas más que rodean el pueblo, y en los que se dejan la espalda legiones de extranjeros al mediodía. «Una inmigración que tiene que ser ordenada y controlada, que es lo que propone el PP. Los extremos nunca son buenos», apunta Garre, quien no cree que el resultado del domingo sea extrapolable a lo que pueda ocurrir el próximo 26 de mayo, pese al caldo de cultivo con el que cuenta Vox en la localidad. Antonio Ros, frente a la sede municipal de los de Abascal, coincide con Garre: «Aquí los independientes lo están haciendo bien. Vox no lo tendrá tan fácil en mayo».

«Una amenaza»

Uno de esos inmigrantes que se dejan el lomo en un almacén agrícola del Campo de Cartagena es Brahim, argelino de Taourirt de poco más de 30 años y residente en España desde hace más de tres lustros. Reconoce que le disgusta la aparición de Vox porque «es una amenaza para todos los extranjeros. Es peligroso. Como si jugaran con el país en una videoconsola, y no van a conseguir nada. Al final, 'game over'. No van a ganar nada», profetiza.

José María, nacido en Málaga pero viviendo en Torre Pacheco desde hace un par de años, también sale del curro para ir a casa a la hora de comer. Lo hace con pegotes de cemento seco incrustados en la cara y el mono de trabajo para meter directamente en la lavadora. «Yo creo que Vox es un marrón para los inmigrantes, porque el partido no es que sea de la derecha del PP. Es más bien de la derecha de la derecha», define. Y cree que, si Vox ganó el domingo en el pueblo, «es porque los inmigrantes no han ido a votar». O no han podido, que no es lo mismo. Y remata, el malagueño: «La familia de mi novia ha votado al PP. Porque apoyan a los empresarios de aquí, que son los que dan trabajo. ¿Pero Vox? ¿Qué va a dar? Vox solo nos va a dar disgustos».

Garre Izquierdo: «La convivencia se hace muy difícil»
José Francisco Garre Izquierdo.

El éxito cosechado por Vox en Torre Pacheco en las elecciones generales del pasado domingo tiene que ver con «la inmigración irregular, con la inseguridad ciudadana y con la falta de agua para la agricultura». Así lo tiene de claro el abogado José Francisco Garre, candidato de Vox a la alcaldía de Torre Pacheco en las elecciones municipales de mayo. Garre, anteriormente en el PP y en Ciudadanos, y hermano del presidente del PP local, Antonio Jesús Garre, asegura que Torre Pacheco «tiene un grave problema con el asalto a las viviendas y negocios y los trapicheos de droga. Y la gente lo ve en la calle. No conozco el dato exacto pero, cuando son detenidos, el 70% o el 75% de ellos son inmigrantes en situación irregular que inmediatamente vuelven a la calle. El que no vea esto todos los días nos puede llamar racistas, pero es una situación que vivimos en el pueblo de forma permanente y la convivencia se hace muy difícil. La gente mayor tiene miedo de pasear por el pueblo».

Como su hermano, José Francisco Garre cree que las circunstancias en mayo «no serán las mismas» que las que han propiciado la victoria de Vox en Torre Pacheco en las generales porque «entran otros partidos en juego». Aun así, y con varios inmigrantes en sus listas, pretende mantener ese granero de votos confiando «en que el pueblo decida lo mejor».