Funeral histórico en el PP de la Región

Miembros del partido aplauden al final de la jornada electoral. / nacho garcía / AGM

Miras apela a los comicios autonómicos de mayo para «lograr un gobierno fuerte que pueda plantar cara al Ejecutivo de Pedro Sánchez; ¿queremos que pase esto en la Región?»

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

Un día después del Entierro de la Sardina, el PP murciano vivió su propio sepelio. Un auténtico funeral con el que despidió su hegemonía electoral en la Región de Murcia después de 26 años. Aún no se habían cerrado los colegios electorales y los rictus de los dirigentes del Partido Popular concentrados en el hotel Siete Coronas, entre tilas y cervezas, ya anticipaban el varapalo histórico que se acabó produciendo después. Los cuerpos terminaron por descomponerse cuando el escrutinio comenzó a escupir los peores resultados de unas votaciones que recuerdan los populares murcianos. Algunos jóvenes de Nuevas Generaciones ni siquiera conocían la derrota en sus carnes. Una nueva sensación que empezaron a saborear cuando las pantallas de los dispositivos móviles informaban de la debacle: el PP perdía tres escaños por la Región respecto a las elecciones generales de 2016, perdiendo más de 153.000 votos en menos de tres años. Del 46,78% al 23,44% de los sufragios. El peor resultado de su historia reciente.

«Tengo ansiedad», reconocía algún miembro del partido con una empanadilla en la mano mientras el porcentaje del escrutinio seguía engordando para aumentar aún más la distancia entre socialistas y populares. «Está la cosa fea», se mostraba generoso otro afiliado que acompañaba al consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Miguel Ángel del Amor, «a tomar algo». Aunque no hubiera suficiente líquido para ahogar las penas. Las permanentes consultas de los dirigentes populares a sus teléfonos móviles, buscando algún consuelo en forma de más diputados, de mayores porcentajes, solo echaban más sal a una herida que no dejaba de sangrar. Algunos, en corrillos íntimos, recuperaban la famosa expresión de la difunta Rita Barberá: «¡Qué hostia!». Otros, más contenidos en público, trataban de maquillar ojeras y caras pálidas con la excusa del «cansancio acumulado» durante la campaña electoral. No había muchos más clavos ardiendo a los que agarrarse.

Las frases

Fernando López Miras - Presidente del PP regional
«El centro y el centro derecha han votado divididos y España ha quedado en manos de quienes quieren romperla; estoy preocupado»
Ramón Luis Valcárcel - Presidente de honor del PP
«No pierdo la ilusión de recuperar el electorado perdido; si hemos errado en algo, habrá que analizarlo y rectificar. No hace falta que vuelva porque nunca me fui»
Francisco Jódar - Número 3 del PP al Congreso
«Tenía esperanzas de llegar al Congreso y aportar toda la experiencia que he acumulado en temas que tanto importan; ha sido una sorpresa»

Con especial gesto compungido aparecieron la consejera de Turismo y Cultura, Miriam Guardiola, y el de Presidencia, Pedro Rivera. Algo más sereno se plantó en el 'cuartel general' de los populares el presidente de honor del PP murciano y expresidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, que aseguró que «cuando se echa una red a un mismo caladero hay más posibilidades que cuando se echan tres redes a un mismo caladero», en referencia a la fragmentación de voto que ha sufrido la derecha. «No ha habido unidad, ha habido partidos que se negaron rotundamente a ello y hoy nos vemos en una situación que beneficia a la izquierda». Respecto al batacazo en la Región, inédito en el último cuarto de siglo, Valcárcel dijo que «se acepta, se asume y se sigue trabajando con decisión. No pierdo la ilusión de recuperar la confianza del electorado». Añadió además que no hará falta que «vuelva» Valcárcel a la sala de máquinas del PP regional para enderezar el rumbo del partido. «Entre otras cosas, porque nunca me fui. Sigo siendo un soldado», señaló. Y aseguró que, «si hemos errado en algo, habrá que analizarlo y rectificar».

«Ante la incertidumbre, PP»

La comparecencia de los principales dirigentes del partido se hizo esperar hasta casi la medianoche, después de la intervención de Pablo Casado en la sede de la calle Génova, en la que también criticó la «fragmentación» del voto de la derecha. El presidente del PP regional, Fernando López Miras, apareció flanqueado por los responsables de la campaña y los candidatos al Congreso y el Senado para valorar que «es obvio que el centro y el centro derecho han votado divididos. Divide y vencerás. Eso es lo que querían y eso es lo que han conseguido». Dijo Miras estar «preocupado; mientras unos están de fiesta por haber ganado las elecciones, otros están de fiesta porque aumentan su representación y otros porque entran en el Congreso, España queda en manos de quienes quieren romperla. En manos de aquellos que son sinónimo de paro, de crisis y de inestabilidad». Por eso preguntó el presidente del PP regional si «queremos que nos pase esto en la Región», y apeló al voto de los murcianos en las próximas elecciones autonómicas de mayo: «Ante la incertidumbre, lo más seguro es votar al PP. Todas las decisiones que ha tomado Pedro Sánchez han sido perjudiciales para la Región. Si no queremos que nos traten como ciudadanos de segunda, necesitamos un resultado contundente para poder plantar cara al Gobierno de Pedro Sánchez en Madrid. Ni siquiera Pedro Sánchez va a quitarnos la ilusión de seguir trabajando para la Región, porque tenemos el mejor proyecto para luchar por los intereses de los murcianos», concluyó.

Un vacío que no llena un camión de cerveza

«Si lo llego a saber me traigo un camión de cerveza». Así de elocuente se mostraba ayer el consejero de Fomento e Infraestructuras y antiguo jefe de Estrella de Levante, Patricio Valverde, para resumir el sentir general de quienes se dieron cita en el hotel Siete Coronas, tradicional punto de encuentro para afiliados y simpatizantes en las noches electorales. Un camión entero quizás hubiera sido excesivo, ni siquiera para animar el cotarro postelectoral más triste que recordarán los populares en muchos años. Y es que, a diferencia de otras citas, ayer no se juntaron ni un centenar de personas en unos fastos que no tardaron en mutar en funeral. Bastaron con unas pocas cajas de quintos y algunas botellas de agua para saciar la sed. Y ni siquiera la cerveza fue capaz de levantar los ánimos, por los suelos después de un varapalo mucho más duro del que cualquiera podía imaginarse.

Aún así, Valverde -como el resto de sus compañeros de Consejo de Gobierno y de partido- se mostraba dispuesto a «reaccionar», como se hace «en todas las crisis». Porque «hay que estar a las duras y a las maduras». No perdía el optimismo Valverde ni siquiera al lado del exalcalde de Lorca, Francisco Jódar, que se ha quedado fuera del Congreso al figurar como número tres de la lista de los populares murcianos a la Cámara Baja. Jódar, que no paraba de atender el teléfono -se supone que para recibir el consuelo de familiares, amigos y compañeros de partido- tenía «muchísimas esperanzas» y estaba «cargadísimo de ilusión» por defender los intereses de la Región en el Congreso. «Pero este resultado ha sido una sorpresa para todos». La derrota sin paliativos y la pérdida de ese tercer escaño del PP, del que iba a ser su escaño, le dejaba a Jódar «una sensación de vacío» que no hubiera podido llenar camión de cerveza alguno. Ni siquiera de Estrella de Levante. Con todo, Jódar dijo que «la política es así, hay que encajar los golpes, asumirlos y seguir trabajando».

Algo más sonrientes, aunque sin disimular el disgusto generalizado, se mostraron ante los periodistas la número dos al Congreso, Isabel Borrego, y la cabeza de lista al Senado, Violante Tomás, ambas con el sillón garantizado. Alguno echó de menos al secretario general del PP y cabeza de lista al Congreso por Murcia, Teodoro García Egea, que tuvo que atender las obligaciones propias de su cargo en Madrid. Por la sede popular tampoco se vio al expresidente Pedro Antonio Sánchez ni a la exsenadora Pilar Barreiro. Solo algunos de los que no quisieron estar «en las duras».