Rivera confía en su «tándem con Murcia» para el cambio de Gobierno

Albert Rivera, este martes, durante el acto de campaña que ha protagonizado en la plaza de Europa de Murcia./Guillermo Carrión / AGM
Albert Rivera, este martes, durante el acto de campaña que ha protagonizado en la plaza de Europa de Murcia. / Guillermo Carrión / AGM

El líder naranja promete impulsar el Corredor Mediterráneo y recuerda la intención de Cs de entrar en el futuro Gobierno regional

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

La Región es, desde las elecciones de 2015, uno de los graneros de votos de Ciudadanos, que aspira a revalidar sus buenos resultados el próximo día 28. «Murcia y Cs son un tándem», proclamó ayer Albert Rivera subido a una tarima en la plaza de Europa, en pleno centro de la ciudad. Los 'naranjas' han optado por una nueva puesta en escena en esta campaña, evitando los espacios cerrados y optando por aforos limitados al aire libre. No hubo marea de simpatizantes y militantes -esto ha quedado atrás para todos los partidos- pero a cambio Rivera hizo llegar su mensaje a los curiosos que se agolpaban en los bares cercanos, en las ventanas de los edificios y en las vallas de la plaza.

«Aquí huele a cambio, a victoria. Murcia es liberal porque es abierta, cree en la modernidad, es naranja», pregonó Rivera, exorcizando los augurios de las últimas encuestas, que ponen en cuestión las posiciones de Ciudadanos ante el empuje de Vox. El líder de los liberales ha optado sin embargo por ignorar en sus mítines a la extrema derecha, y ayer no hizo una excepción. De nuevo, se centró en ofrecer al PP un gobierno de coalición. «Le he tendido a Pablo Casado la mano una docena de veces para proponerle un gobierno sólido y constitucional, pero aún no he recibido una respuesta». El candidato naranja hurgó en la herida de las encuestas, que vaticinan una auténtica debacle de los conservadores. «No sé si Casado ha tirado la toalla o está contando escaños. Hoy le vuelvo a tender la mano, pero el PP está sin fuerzas. Que no pierdan la energía porque, si no, al final gobernará Sánchez», advirtió.

Rivera cargó contra el líder socialista con toda la artillería argumental después de que Edmundo Bal, candidato por Madrid y abogado del Estado destituido por el Gobierno, le hubiese lanzado ya duras acusaciones sobre la tarima de la plaza de Europa. Bal calificó a Pedro Sánchez de «peligro público» y aseguró que «el PSOE quiere que a nuestras fuerzas de seguridad las juzgue Bildu, ETA», en referencia a la nueva ley vasca contra la violencia policial. Albert Rivera recogió el testigo e ironizó con la anulación del debate a cinco previsto para la próxima semana. «Me pregunto por qué la Junta Electoral dice que hay que meter en el debate a los separatistas y a los nacionalistas si ya está Sánchez para defenderlos, si es el candidato de Bildu, de ERC, de la antigua Convergencia y el PNV», aseguró.

Los mensajes

Debate electoral
«Me pregunto por qué la Junta Electoral dice que hay que meter en el debate a los separatistas si ya está Sánchez, que es su candidato»
Política regional
«Aquí habéis visto corrupción por un tubo, dinero que tendría que haberse invertido en inversiones como el soterramiento»
Agua
«Me comprometo a una Mesa del Agua, a hacer un plan para todos los españoles, con cabeza y sin políticos, porque el agua no es ni roja ni azul»

Cataluña y las tensiones nacionalistas centraron la mayor parte de la intervención del candidato naranja, que llamó a elegir el día 28 entre «los que quieren liquidar España y los que amamos a España», porque «sería letal que quienes protagonizaron el golpe de Estado del 1 de octubre tengan premio». Pedro Sánchez «lleva escrito en la frente la palabra indulto», señaló.

Con respecto a la Región de Murcia, Rivera prometió que impulsará el Corredor Mediterráneo, y pidió «no enfrentar a unas comunidades con otras», porque con infraestructuras como esta «todos ganan». El líder de Ciudadanos también se comprometió a poner en marcha una Mesa del Agua que elabore un Plan Hidrológico Nacional «para todos los españoles, con cabeza y sin políticos». También «sin egoísmos». Sin embargo, no concretó más, y no hubo alusión alguna al trasvase Tajo-Segura.

Frente al bipartidismo

Rivera alabó el trabajo de Ciudadanos en Murcia en esta legislatura, y recordó su intención de entrar en los gobiernos regionales tras las elecciones de mayo. De esta forma, Cs pretende romper con «40 años de bipartidismo». «Aquí habéis visto corrupción por un tubo -lamentó-; un dinero que debería haber ido a inversiones, al soterramiento, al Corredor Mediterráneo».

Isabel Franco se estrenó en su primer gran acto electoral denunciando «el clientelismo del PP» y «la renuncia a la igualdad del PSOE»

La candidata a la presidencia de la Comunidad, Isabel Franco, se estrenó en su primer gran acto público electoral con un discurso en el que se presentó como una «emprendedora» a la que «nadie ha regalado nada» y que sabe «lo que se siente cuando hay que hacer la declaración trimestral». «Me niego a aceptar que esta región siga expuesta al PP de las redes clientelares y al devenir de un PSOE que ha renunciado a luchar por la igualdad», advirtió.

Por su parte, el número uno al Congreso por Murcia, Miguel Garaulet, destacó la labor desarrollada durante la legislatura y reivindicó el papel de Ciudadanos frente a la corrupción. «Conseguimos que dimitiese un delegado del Gobierno [en referencia a Joaquín Bascuñana] y un presidente de la Comunidad [Pedro Antonio Sánchez]. Eso se llama regeneración y transparencia», sentenció.