CIUDADANOS ABRE LAS PUERTAS A LOS DESERTORES DEL PP

El partido naranja asegura que dos altos cargos del Gobierno regional se han ofrecido a cambiar de bando atraídos por los vientos favorables de la formación de Rivera, mientras que en el Partido Popular no descartan que se produzcan algunas fugas

Isabel Franco y Mario Gómez comparten su alegría en la sede de Ciudadanos, el domingo. AGM/ A. DURÁN /
Isabel Franco y Mario Gómez comparten su alegría en la sede de Ciudadanos, el domingo. AGM / A. DURÁN /
Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Dos altos cargos del Gobierno regional se han ofrecido a Ciudadanos aprovechando los vientos favorables de la formación de Albert Rivera. Han comunicado que están disponibles para cuando se presente la ocasión, según comentaron ayer desde el partido naranja. La concreción (dos y no doscientos) es esa, de momento. En los mentideros también se habla de forma muy vaga de algún exconsejero/a. En paralelo, en el seno del PP regional temen que se produzca alguna deserción más o menos sonada. A la espera de acontecimientos. La espantada de Garrido en Madrid es una inspiración para quienes están tentados de saltar del barco, al intuir que Ciudadanos puede convertirse en el partido líder del centro derecha. Es el objetivo de la formación naranja, por encima de los posibles pactos. En la Región de Murcia se colocó el domingo a cuatro puntos del PP y 40.000 votos de diferencia. Le dio una buena dentellada. A nivel nacional, Rivera se quedó a menos de un punto de Casado, que equivale a un empate. Salvo sorpresas, Ciudadanos será decisivo y tocará poder en el Gobierno regional y la Asamblea, por lo que tendrá puestos que repartir y favores que atender. ¿Se imaginan la cantidad de altos cargos, jefes y demás que pueden cambiar de la noche a la mañana, si se produce el final de 24 años de hegemonía del PP?

Ciudadanos se va para arriba

Subidón naranja: 'Ya puestos, ¿por qué no ganar?'

El objetivo de la candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad, Isabel Franco, es sacar más votos que López Miras y Diego Conesa, y gobernar en solitario con apoyos puntuales. Suena a perogrullada, pero este escenario no lo tenía tan a mano el partido naranja hasta el pasado domingo. El debate de los últimos meses estaba focalizado en los pactos con PP o PSOE, pero ahora se introduce una nueva variable: que Cs pueda ganar y reclamar el despacho de San Esteban. En el otro supuesto contemplado de que tenga que apoyar a rojos o azules, el precio que exigirá Ciudadanos puede que no se limite a participar en el Gobierno regional, sino que reclame la presidencia de la Asamblea para Isabel Franco. En el cuartel general naranja asumen que aquí no tienen capacidad de decisión para apoyar a López Miras o Diego Conesa. Será lo que decida Albert Rivera en función del cuadro después de la batalla del 26-M.

El pacto Ciudadanos-PSOE también podría tener como contraprestación que Isabel Franco presida la Asamblea Regional

Quiere las cartas sobre la mesa

Urralburu ve espacio para el acuerdo con PSOE y Cs

La suma de PSOE y Ciudadanos puede no ser suficiente para alcanzar los 23 diputados requeridos, por lo que entraría en juego Podemos. ¿Y qué piensa su secretario general, Óscar Urralburu? Su formación tendría que apoyar el pacto, o abstenerse en la segunda votación si Conesa y Franco sumaran más votos que López Miras y Pascual Salvador, líder regional de Vox. «Primero, que pongan las cartas encima de la mesa», manifestó ayer Urralburu. De entrada, señala que existe «un espacio de acuerdo». No rechaza entrar en la negociación, pero aclara dos cosas: cualquier decisión la tomarán las bases del partido; y en segundo lugar, no aceptará que Ciudadanos mantenga la misma política que ha desarrollado junto con el PP en los últimos cuatro años. «Nuestro principal objetivo es sacar al Partido Popular del Gobierno regional. A partir de ahí, tenemos que estudiar propuestas concretas en política fiscal, financiación y sobre en el modelo productivo, que debe cambiar totalmente. No es normal que la Región haya recuperado y superado el PIB del año 2008, y que sin embargo los ingresos sean inferiores. El aumento de la deuda pública se debe al desastre de la política fiscal», apostilló Urralburu. «Existe un espacio de acuerdo, pero hay que ver los proyectos y propuestas», enfatizó el líder de Podemos.

Óscar Urralburru señala que Podemos puede apoyar a Conesa y los naranjas si le convence el proyecto de cambio

La guardia pretoriana de Teodoro

¿Vuelve Valcárcel a donde nunca se fue?

¿Vuelve Ramón Luis Valcárcel? El vicepresidente del Parlamento Europeo compartió la amarga noche electoral de su partido en el cuartel general del Siete Coronas. ¿Quién ha visto y quién ve al PP murciano? Alcanzó su techo en las elecciones generales del año 2011 con ocho diputados al Congreso y un 64,3% de los votos, bajo el liderazgo de Valcárcel. El mismo que se quedó a cuadros el domingo al observar el descenso a los infiernos de su partido, de la mano de sus herederos. Valcárcel está activo y dispuesto a hacer campaña en las pedanías (¿le dejarán?), como él mismo anunció cuando fue apartado de la lista europea, como castigo por su apoyo a Sáenz de Santamaría. La misma candidatura en la que iba el expresidente madrileño, Ángel Garrido, que ha desertado del PP pasándose a Cs. Valcárcel estaría disfrutando para sus adentros de una pequeña recompensa. 'Que me quiten lo bailao', pensará. En los cuarteles del PP regional parece que se habla poco o nada de la estridente derrota de Teodoro García. Se intuye que hay dos estructuras, dos círculos de confianza, que conviven como pueden dentro del aparato, aunque se pisen la manguera: la oficial que arropa a López Miras, y la guardia pretoriana de Teodoro García. Dos cortes, por decirlo de alguna forma.

Valcárcel quiere hacer campaña en las pedanías, mientras observa la debacle del partido que dejó a sus cachorros

Malestar con el trajín del Puerto

Miras presenta su lista, y no otra, en el aeropuerto

Fernando López Miras ha hecho su lista autonómica -que hoy se presenta en el marco incomparable del aeropuerto de Corvera- convencido de que seguirá gobernando en la Comunidad. De otra forma no se entiende que haya dejado fuera de la Asamblea a Miguel Ángel de Amor, Víctor Manuel Martínez, Adela Martínez-Cachá y Manuel Villegas, entre otros, dando por hecho que los recuperará para su próximo gobierno. ¿Y si no fuera así? Unido a esto, el trajín que se ha traído con el Puerto de Cartagena, usado como comodín político, todavía molesta a los empresarios. Y seguro que a alguien más.

Quien sí puede estar tranquilo es el delegado del Gobierno, Francisco Jiménez, que seguirá en el puesto de gobernador, junto a la nómina de jefes y altos cargos de la Administración del Estado.