Casado rescata la promesa de crear un Ministerio de Familia en su pugna con Vox

Casado y Feijóo participan en acto del Partido Popular en Santiago. / efe

El líder del PP azuza el miedo a la influencia de Bildu en un Gobierno del PSOE y compara el número de asistentes a un mitin con la cifra de asesinados por ETA

Nuria Vega
NURIA VEGASantiago de Compostela

Pablo Casado se ha comprometido este domingo a crear un Ministerio de Familia, en caso de poder gobernar tras las elecciones del 28 de abril. No es una propuesta desconocida para el PP. En 2008, Mariano Rajoy ya propuso este departamento, aunque su derrota en los comicios postergó la iniciativa y no llegó a ponerla en marcha en 2011 tras lograr la mayoría absoluta en las urnas. Los populares la recuperan ahora en plena disputa con Vox, que ha incluido el impulso de esta cartera en el punto 71 de su programa y que ya reclamó al Gobierno andaluz una consejería exclusiva sobre la materia.

Fue uno de los puntos conflictivos en la negociación de la investidura de Juanma Moreno en Andalucía a principios de año. El concepto de familia tradicional de Vox abrió el debate sobre la conveniencia de ese departamento, su denominación y competencias. Ciudadanos marcó distancias con el acuerdo entre los populares y la extrema derecha, que incluía la promoción de este área. Y finalmente, la controversia quedó resuelta con la creación de la Consejería de Salud y Familias. En plural, con el ánimo de englobar todos las formas de convivencia, y más amplia de lo que pedía el partido de Santiago Abascal.

EL DATO

23
De los cinco principales fuerzas políticas, el Partido Popular es la formación que más mujeres presenta como cabeza de lista a las elecciones generales, un total de 23 para las 52 circunscripciones. Le sigue el PSOE con 22, cinco menos que en los anteriores comicios de junio 2016. En el caso de Unidas Podemos, sus primeras espadas suman 21, mientras que Ciudadanos competirá con 20 candidaturas femeninas. Vox, por su parte, ha dejado hueco para trece mujeres en los números uno de sus papeletas. PSOE y Unidas Podemos son los únicos con listas cremallera para asegurar la igualdad.

En la propuesta de Casado, el Ministerio de Familia, a falta de concretar sus competencias, abordaría todas las políticas sectoriales relacionadas con este asunto y tendría como misión, según el PP, afrontar «el reto demográfico».

La delgada línea

El líder de los populares se ha guardado el anuncio para formularlo este domingo en Galicia, en una comida rural cerca de Santiago de Compostela que ha contado con el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, como anfitrión. Aquí, en el territorio de la única mayoría absoluta que le queda a los populares, ha vuelto a pedir que el voto de la derecha no se fragmente en tres para dejar de «padecer» a Pedro Sánchez.

Fuentes del PP aseguran que las encuestas de las que dispone Génova descartan que Vox pueda penetrar en el principal feudo de los populares. También reivindican la «moderación» de la que hace gala la formación en Galicia. Casado, sin embargo, en su batalla por frenar sus fugas al partido de Abascal y al de Rivera, ha retomado el argumento de que la división de la derecha sólo favorece al PSOE y ha azuzado el miedo a la influencia de EH Bildu en un futuro Gobierno de Sánchez, tras haber recibido el apoyo de la izquierda abertzale en el Congreso.

Ha sido el comentario más controvertido, como reconocen quienes en el PP abogan por no volver al argumento del terrorismo. «Se dice pronto -ha trasladado Casado a los asistentes al mitin-, aquí estamos sentadas más de mil personas, pues ETA ha matado a 800. ¿Os imagináis ahora que prácticamente todos los que estáis aquí sentados sois tantas personas como las víctimas de los criminales de ETA?Pues bien, esos etarras, esos herederos de Batasuna son los que ahora dicen que ha merecido la pena, que nunca habían mandado tanto en España».

La referencia evocó al comentario de que Sánchez prefiere a aliados con «manos manchadas de sangre». «Eso fue un error», lamentan fuentes populares, en una campaña en la que tan importante como acertar es no equivocarse para evitar que los indecisos se decanten por otras opciones. También Núñez Feijóo se ha referido a los respaldos que podría volver a necesitar el PSOE en el Congreso: «Es verdad que Pedro Sánchez también será el presidente de Batasuna-Bildu y es verdad porque nunca este partido ha presumido tanto como desde que Pedro Sánchez es presidente del Gobierno». No ha mencionado, en ningún caso, a ETA.

Más información