Pascual Salvador: «Respetamos las reglas del juego; otra cosa es que queramos cambiarlas»

Pascual Salvador, en la plaza Santo Domingo de Murcia. / guillermo carrión / agm
Pascual Salvador, en la plaza Santo Domingo de Murcia. / guillermo carrión / agm

«A la política tienen que llegar los mejores, cosa que ahora mismo no sucede; tiene que haber menos cargos políticos, pero bien pagados», arfirma el candidato de Vox a la Presidencia de la Comunidad Autónoma

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

Nacido en Mazarrón hace 47 años, el candidato de Vox a la Presidencia de la Comunidad Autónoma, Pascual Salvador, se declara un hombre «profundamente católico», además de un amante de la familia, la gastronomía y el baloncesto, un deporte que practica en la Liga de Veteranos de Murcia. Aunque ha tenido que aparcar la competición durante los últimos meses por la actividad política. Se afilió a Vox el mismo día que se fundó el partido, al que hoy las encuestas otorgan hasta seis diputados en la Asamblea Regional. Lo que más le gusta de la campaña electoral, dice, es «el apoyo de la gente».

-Vox ha pasado de ser minoritario a tener la posibilidad de condicionar una investidura y un gobierno por la importante representación que pueden obtener en la Asamblea Regional. ¿Cómo están gestionando ese cambio de escenario?

-Precisamente por venir de donde venimos, nosotros tenemos los pies en el suelo. Tenemos muy claro lo que queremos, seguimos manteniendo las mismas ideas y hemos sido constantes sabiendo que vamos a obtener los resultados que vamos a obtener. Pero tenemos los pies en el suelo porque sabemos de dónde venimos.

Etiquetas: «Es muy típico de la izquierda no admitir la diferencia; fascismo viene de socialismo, y lo que sí puedo decir es que socialistas no somos»

-¿Entrar en la Asamblea Regional para acabar con la institución?

-Eso es a largo plazo. Somos contrarios a la Comunidad Autónoma. Pero sí que nos gustaría ir devolviendo competencias al Gobierno central, principalmente la Educación y la Sanidad. Sobre todo, porque no están ni siquiera financiadas y eso produce una deuda que van a acabar pagando nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros bisnietos... es una deuda que se está cargando las generaciones futuras.

-¿Solamente Educación y Sanidad?

-Todas las competencias y organismos que estén duplicados. No puede ser que el Gobierno central haga una actividad que también haga la Comunidad Autónoma. Al final, es un gasto enorme para nuestras cuentas. Las duplicidades es lo que queremos ir devolviendo. Cuando hablamos de un estado unitario, es políticamente. Queremos descentralizar administrativamente. Que, desde las provincias, sean más funcionarios los que nos dirijan desde el punto de vista administrativo. No tanto político. España no puede permitirse tanto cargo político. No es rentable y no tiene ninguna repercusión social positiva. Aun así, no nos negamos a entrar en la Asamblea y empezar a gestionar. Sabemos que eso es a largo plazo, que se podrá hacer, y mientras tanto queremos gestionar.

Estatuto de Autonomía: «Impone una normativa impregnada de marxismo cultural; la Constitución de Corea del Norte también se aprobó por el cien por cien de los diputados»

-¿Se han planteado un tiempo límite de utilización de las reglas del juego del Estado de las Autonomías, con el que no comulgan?

-El tiempo que los españoles decidan. Nosotros creemos en el Estado de Derecho, y respetamos las reglas del juego que tenemos actualmente. Otra cosa es que, legítimamente, queramos cambiarlas. Pero, mientras esté este sistema, nosotros tenemos que participar. Formamos parte del Estado de derecho y de la Constitución Española.

-Propone Vox el recorte de gastos que supone la clase política. ¿Recortaría el sueldo de los políticos, su propio sueldo?

-Aquí no vamos a hacer demagogia. Yo creo que los políticos tienen que estar bien pagados. Por eso, los mejores tienen que llegar a la política, cosa que ahora mismo no sucede. Tiene que haber menos cargos políticos, pero bien pagados. Sin demagogia en este asunto.

Más votantes

-¿Cómo puede afectar el hecho de presentarse solo en 26 de los 45 municipios de la Región? ¿Temen perder votantes respecto a las elecciones generales del mes pasado?

-Independientemente de que no nos presentemos en los 45 ayuntamientos, el votante de Vox nos va a mantener su confianza. Es un votante que sabe perfectamente que tenemos las ideas claras, que no tragamos ante imposiciones ideológicas, como han tragado el resto de partidos. La prueba la tenemos en la reforma del Estatuto del Autonomía, que han aprobado los cuatro partidos de la Asamblea, y que está plagada de normativa ideológica dirigida por la izquierda. Nosotros estamos yendo a todos los municipios, hayamos presentado candidatura o no. Y esperamos que los mismos que nos votaron en las elecciones pasadas nos vuelvan a votar, e incluso podamos aumentar el número de votantes.

Inmigración: «No vetamos a nadie; si vienen con su permiso de trabajo y a colaborar con este país, no hay ningún problema»

-Presentan el mismo programa electoral para toda España. ¿No merece el votante de Vox en la Región de Murcia propuestas y soluciones específicas para esta tierra?

-Es cierto que las propuestas son iguales para todas las comunidades, pero es que los problemas son muy parecidos en toda España. Es verdad que aquí tenemos que hacer más hincapié en el problema del agua. Lo que estamos haciendo es denunciar cómo no se está defendiendo el Trasvase Tajo-Segura, y se está intentando sustituir por desaladoras. Que es un complemento, pero no un sustituto. Y, en el nuevo Estatuto se pone a la par el Trasvase Tajo-Segura (que se nombra de pasada), y se destaca mucho más la desalación. Eso es condenarnos a la ruina a la Región de Murcia. El problema del agua es un problema nacional, y lo que tenemos que hacer desde Murcia es insistir, vigilar, presionar y nunca abandonar nuestra postura de que necesitamos agua. Pero, sobre todo, tenemos que intentar que las comunidades autónomas se aparten del tema del agua. Es un asunto nacional. Y nosotros, como españoles, tenemos que exigir que nos traigan agua.

-Aparte de la necesidad de agua, hay otros temas de interés regional, con peculiaridades concretas, que no aparecen recogidos en ese programa único.

-Aunque los programas son todos iguales para todas las comunidades, hay unos puntos específicos para la Región de Murcia en los que damos respuesta a esas peculiaridades.

[En el programa remitido a 'La Verdad' no aparece ninguna referencia concreta a la Región de Murcia]

¿Racistas?: «Lo del racismo se cae por su propio peso cuando muchos de nuestros candidatos son de raza negra»

-¿Qué soluciones específicas propone Vox para recuperar y conservar el Mar Menor?

-Lo primero, que se aparten los políticos. El Mar Menor es un problema que viene de hace ya 30 años. Ha habido dejadez por parte de la Administración. Y lo que hay que hacer es juntar a los sectores implicados. Turismo, agricultores y clase científica para buscar soluciones. Para que todas esas actividades sean compatibles con el Mar Menor. Lo que no se puede hacer es criminalizar a los agricultores. Cuando los agricultores, precisamente, el problema que tienen es que no se les manda agua. Si hubieran tenido agua, no hubiera habido ningún problema. Ellos han tenido que buscar el agua donde han podido, y la Administración, con el tema de los pozos, tenía que haberles facilitado las canalizaciones adecuadas para que los residuos no fueran al Mar Menor. Ha habido mucha dejadez. La Administración no ha querido vigilar nada, pero tampoco aportar soluciones a los problemas. Luego también hay ayuntamientos que no depuran bien sus aguas. Vamos a juntarnos todos, vamos a asumir todos nuestra responsabilidad y, sobre todo, vamos a apartar los intereses políticos. Es un problema serio. Creo que ahora mismo está mejorando el Mar Menor, pero creo que tiene que haber una solución científica.

-¿Usted cree que el cambio climático es «un camelo» [como defiende por ejemplo la presidenta de Vox en Madrid, Rocío Monasterio]?

-No. El cambio climático no es un camelo. A lo largo de la historia del mundo ha habido varios cambios climáticos. Otra cosa es si me dice si lo ha producido el hombre. La clase científica aún no se ha puesto de acuerdo, y yo no tengo los conocimientos suficientes como para darle respuesta a eso.

-Cerca de la entrada a la sede de Vox en Murcia hay una pintada en la que puede leerse 'Muerte al fascismo'. ¿Qué le parece?

-Es muy típico de la izquierda no admitir la diferencia. Y siempre utilizan lo mismo. Las amenazas, el amedrentamiento... Yo quisiera decirles que supieran un poco de historia, que supieran lo que es el fascismo. Fascismo viene de socialismo, y lo que sí puedo decirle es que socialistas no somos. Eso pueden tenerlo muy claro.

-Les tachan de populistas.

-¿Populistas? Depende de lo que se entienda por populistas. Nosotros cumplimos todo lo que prometemos. Pero vamos, no somos populistas.

Ni racistas ni homófobos

-Entre sus propuestas se incluye, expresamente, «establecer cuotas de origen privilegiando a las nacionalidades que comparten idioma e importantes lazos de amistad y cultura con España». También proponen derogar la Ley de Igualdad LGTBi aprobada por la Asamblea Regional. ¿No es suficiente argumento para tacharles de racistas y homófobos?

-Lo del racismo ya se cae por su propio peso cuando muchos de nuestros candidatos son de raza negra. Se cae por su propio peso. Nosotros lo único que queremos es que se cumpla la legalidad, como pasa en cualquier Estado. No queremos una entrada masiva de inmigrantes ilegales. No se le ocurre a nadie entrar a Australia o a otro país sin un permiso de trabajo. Con el efecto llamada, a esas personas las estamos condenando a que sean mano de obra barata. O esclavos, como quieran llamarlo.

Competencias autonómicas: «Hay algunas que no están financiadas, como la Educación y la Sanidad, cuya deuda se está cargando las futuras generaciones»

-En Australia no hay «cuotas por nacionalidad».

-Nosotros tampoco hemos dicho cuotas por nacionalidad.

-Así se recoge textualmente en las cien medidas urgentes de Vox.

-Pero las cien medidas urgentes no son el programa.

-¿Y el programa no bebe directamente de las cien medidas?

-No. El programa lo que dice es que hay que priorizar la inmigración hispana porque es la que más características en común tiene con nosotros, y por tanto es la que más fácil es de integrar. Lo cual no quita que puedan venir de algún otro lugar. No vetamos a nadie. Si vienen con su permiso de trabajo, y vienen a colaborar en este país, no hay ningún problema.

-¿Y la Ley de Igualdad LGTBi?

-Vuelvo a decir lo mismo. Y no me gusta presumir, porque lo que tenemos en las candidaturas son personas, a las que elegimos y queremos por su valía, por sus valores, por sus principios. Pero tenemos homosexuales en las listas, perfectamente. Otro argumento [el de tacharles de homófobos] que se cae por su propio peso. Otra cosa es que no estemos de acuerdo con los postulados de ciertos 'lobbys' gays, que imponen una determinada manera de vivir. Incluso a los propios homosexuales les dicen lo que tienen que pensar y cómo tienen que actuar. Con eso no estamos de acuerdo. Y tampoco estamos de acuerdo con que se imponga a los niños en las escuelas determinados talleres de asociaciones, sin permiso de los padres, en los que se explican las diversas prácticas sexuales que hay. Creemos en la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos. Solo pedimos que, si un colegio quiere darlos, que informen a los padres. Y, si los padres quieren, que lleven a los hijos. Solo queremos libertad. Por eso estamos en contra de esa ley. Porque impone una determinada forma de actuar, una ideología de género. Y no creemos en la ideología de género, que es una ideología totalitaria. Queremos libertad.

¿Acuerdo PP-Vox?: «En ningún momento nos hemos sentado a hablar con nadie de nada; lo que sí puedo decir es que no vamos a dejar que haya un gobierno socialista o comunista

-También tilda de totalitario el nuevo Estatuto de Autonomía, firmado por los cuatro partidos de la Asamblea. En una época en la que se echan de menos los acuerdos, y más aún entre todas las fuerzas políticas, ¿por qué cree que es un Estatuto de Autonomía totalitario?

-Es totalitario porque es un Estatuto que solo tenía que marcar las competencias de la Región de Murcia, y lo que hace es imponer una ideología. Impone una normativa totalmente impregnada de marxismo cultural. Impone unas directrices al próximo gobierno que entre, por lo cual es totalitario.

-Puede pedir la derogación del texto en la misma Asamblea en la que se aprobó.

-Pero, mientras tanto, tienes que funcionar. Un Estatuto de Autonomía no es una Constitución. Este tipo de normativas solo ocurren en los países totalitarios. La Constitución de Corea del Norte también se aprobó con el cien por cien de los diputados. Igual que en Murcia. Que lo aprueben todos no quiere decir que sea bueno. Si, cuando entremos en la Asamblea, tenemos que seguir unos preceptos con los que no estamos de acuerdo, es totalitario. Además, es que nos engañan. Ni defiende el derecho que tenemos al agua, y solo blinda cuanto más competencias mejor. Y se ha aprobado a última hora, sin publicidad. Ya demuestra su mala conciencia cuando lo han hecho.

-¿Cómo ha resuelto el partido el caso de Marisa Arcas, excandidata del partido en Lorca, que denunció financiación irregular y hasta la visita de «tres matones» a su casa?

-Las personas dicen. Nosotros revisamos nuestras cuentas y estaba todo perfectamente legal. Para todo hay que aportar pruebas.

-Ella acudió al juzgado.

-Sí, pero la denuncia no fue contra nosotros. Fue contra esas personas que dice que la visitaron. Ahí no nos vamos a meter.

-¿Apoyaría al PP si necesitara los diputados de Vox para que Fernando López Miras fuera investido presidente o para gobernar?

-Nosotros estamos centrados en las elecciones. En ningún momento nos hemos sentado a hablar con nadie, ni de pactos ni de nada. Lo que sí le puedo decir es que nosotros no vamos a dejar que haya un gobierno socialista o comunista.