Moreno Bonilla: «Vox respeta la Constitución y es una garantía para acuerdos»

Juan Manuel Moreno Bonilla posa con Fernando López Miras en Lorca./ Jaime Insa / AGM
Juan Manuel Moreno Bonilla posa con Fernando López Miras en Lorca. / Jaime Insa / AGM

Juan Manuel Moreno Bonilla es el presidente de la Junta de Andalucía

INMA RUIZ LORCA

Juan Manuel Moreno Bonilla (Barcelona, 1970), presidente de la Junta de Andalucía, recibe a 'La Verdad' en el parador de turismo del Castillo de Lorca minutos antes de participar en un acto sobre política hidrológica. Ya conocía el hotel enclavado en la fortaleza medieval, que visitó meses después de los seísmos de 2011, cuando era secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. Cercano y directo, habla sin tapujos del controvertido pacto con Vox que le permitió arrebatar al PSOE el poder en Andalucía.

-¿Cuál es la posición del Gobierno andaluz sobre el Trasvase Tajo-Segura? ¿Hasta qué punto está dispuesto a defenderlo?

-Está claro que hay una parte de España, el sureste, que tiene un problema serio con el agua desde hace décadas. Desde Andalucía reivindicamos algo muy sensato, que coincide plenamente con lo que reclama la Región de Murcia. Creemos en un pacto nacional para que la batalla del agua se saque del ámbito político y que, de una vez por todas, sentemos las bases sobre qué estrategias, qué infraestructuras, qué conectividad, qué obras tenemos que hacer para que una zona muy productiva como la nuestra, que genera mucho a nivel de renta y puestos de trabajo, pueda progresar.

«Murcia y Andalucía debemos ser un dique de contención ante Sánchez, que imitará políticas de Zapatero»

-¿Cree necesario un tridente frente a Madrid de los Ejecutivos de Murcia, Andalucía y Valencia para preservar el Trasvase?

-Sí. En los próximos meses y años, tristemente, creo que estas comunidades autónomas tendremos que ser dique de contención a una tentación que va a tener Pedro Sánchez de imitar las políticas de Zapatero, que fueron letales para los intereses de todo el arco mediterráneo, en especial para la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. Nosotros vamos a alzar la voz las veces que sea necesario, al igual que va a hacer Murcia, por el futuro de nuestras regiones. Para crecer necesitamos agua. Si no, no hay ninguna posibilidad. Los trasvases funcionan en otras partes de Europa y, por tanto, hay que contemplarlos.

--¿Está a favor de recuperar el Trasvase del Ebro?

-A mí me parece razonable, y creo que a todo el mundo se lo puede parecer, llevar el agua de las cuencas donde hay excedentes hídricos a las que tienen déficit, respetando siempre el caudal ecológico por encima de cualquier otra cosa. Lo que no es razonable es que que en una cuenca, una vez que se han cubierto las necesidades de la zona, se permita que el sobrante vaya al mar y no que se pueda utilizar en otras cuencas que son deficitarias y que generan empleo, riqueza y progreso. Creo que el mayor error que cometió Zapatero fue derogar el trasvase del Ebro, después de que se hubieran acometido obras por importe de 700 millones de euros.

-En materia de infraestructuras, la Región y Andalucía llevan muchos años desconectadas por ferrocarril, desde que se cerró la línea con Granada. ¿Cree que las obras de la línea Murcia-Lorca-Almería van al ritmo deseado?

-Es evidente que no van al ritmo adecuado. Lo que querrán los murcianos es que llegue cuanto antes la alta velocidad. Y los de Almería también, porque hasta que no llegue a Murcia no va a poder canalizarse hasta Almería. Estaban adjudicados todos los tramos hacia Almería para que en el año 2023 estuviera ya circulando por la provincia, pero tras la moción de censura he notado una enorme indecisión respecto a la alta velocidad. Incluso se ha examinado el proyecto, que estaba ya adjudicado. Están dando muchas vueltas y perdemos un tiempo precioso.

-¿Qué balance hace hasta ahora de su acuerdo con Vox? ¿Lo aconsejaría para la Región de Murcia?

-Es evidente que Vox y el PP tenemos posiciones diferentes en muchos temas. Lo que hemos hecho en Andalucía ha sido encapsular los asuntos que nos unen y dejar al margen los que no coincidimos. Las relaciones son fluidas. Ellos no están en el gobierno, por lo que no están en la toma de decisiones. Lo que no admito son lecciones del PSOE cuando nos dicen que estamos hablando con Vox, cuando sabemos que Sánchez va a pactar no ya con los que quieren romper España, que eso se da por supuesto, sino con los que odian España, con ERC y Bildu. Un partido como Vox, que respeta la Constitución, me parece una garantía para llegar a acuerdos. Me gustaría que el PP de la Región consiguiera mayoría suficiente para gobernar en solitario. Pero, desde luego, antes de que gobierne la izquierda y nos lleve otra vez a la involución del paro y la pésima gestión, hay que buscar alternativas con algún partido con el que tengamos alguna parte en común.

-¿Qué cree que va a pasar el 26-M en la Región de Murcia?

-Estoy convencido de que Fernando López Miras va a ser el presidente de Murcia y de que el PP va a recuperar poder territorial. El voto está muy fragmentado, pero creo que va a haber mayorías alternativas a la izquierda en las ciudades.