Cae el candidato de Cs que favoreció a un constructor con los recibos del IBI

José Andrés Álvarez. / cs
José Andrés Álvarez. / cs

José Andrés Álvarez, que entonces era edil del PP, antepuso los intereses del empresario a los del Ayuntamiento, con el fin de que pudiera cobrar una deuda

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

José Andrés Álvarez, candidato por Ciudadanos a la alcaldía de Alcantarilla, presentó ayer formalmente su renuncia a encabezar la lista de esa formación después de que, tal y como ayer desveló 'La Verdad', trascendiera que había cedido varios recibos del IBI a un constructor local para que este, a través de una ingeniosa maniobra -de dudosa apariencia legal-, pudiera cobrar parte de las cantidades que el Ayuntamiento le adeudaba por diversos trabajos.

Álvarez anunció ayer a la dirección de su partido que no iba a seguir encabezando la lista de Cs en Alcantarilla y seguidamente lo notificó a la Junta Electoral Provincial, acogiéndose al artículo 48 de la Ley Electoral que permite la renuncia de los candidatos y su sustitución por quien era el 'número dos'. En este caso, se trata de Yolanda García Sánchez, que ahora es quien aspira a encabeza el gobierno local.

Las opciones de José Andrés Álvarez de seguir al frente de la candidatura de Ciudadano se disiparon ayer mañana, cuando este periódico desveló que en 2011, siendo concejal de Obras con el gobierno del PP, había cedido voluntariamente varios de sus recibos municipales para permitir que un empresario, adjudicatario de numerosos contratos menores, pudiera embolsarse parte del dinero que el Consistorio le adeudaba.

Isabel Franco defendió a su compañero horas antes de que este dimitiera: «Fue un gesto que tuvo con una persona que había quedado en la ruina por la mala gestión de Mellado»

El sistema consistía en lo siguiente: José Moya, propietario de la mercantil Obyser Construcción SL, reclamaba a conocidos suyos que le cedieran sus recibos municipales y que le adelantaran las cuantías que por esos conceptos (IBI, sello del coche...) tendrían que haber ingresado en las arcas municipales. Ya con el dinero en su bolsillo, el constructor presentaba una solicitud en el Consistorio para que procediera a descontar todos esos recibos de la cantidad que le adeudaba.

A través de ese método conseguía irse embolsando parte del dinero que tendría que haber cobrado del Ayuntamiento y que este, debido a los efectos de la crisis económica, no podía abonarle. De esa forma lograba lo que la inmensa mayoría de los otros acreedores no conseguía, que era ir cobrando su deuda, pues no fue hasta 2012 cuando el Gobierno de la Nación puso en marcha el plan especial de pago a proveedores en todos los municipios de España.

La parte negativa de esta práctica es que las arcas públicas nunca llegaban a ingresar el dinero correspondiente a esos recibos cedidos por los vecinos y, por lo tanto, no podían gestionar los fondos con los criterios que considerara más oportunos.

La actuación de José Andrés Álvarez resulta menos comprensible por cuanto, siendo concejal, estaba especialmente obligado a velar por los intereses municipales y, desde luego, a no anteponer en ningún caso los de un particular.

Franco justifica los hechos

Horas antes de la renuncia de Álvarez, Isabel Franco, candidata de Ciudadanos a la Comunidad Autónoma, lo había defendido y había asegurado que su actuación en ese asunto solo había sido «un gesto con una persona que había quedado en la ruina por la mala gestión de Lázaro Mellado». En declaraciones a Onda Cero, admitió lo ya avanzado por este periódico: «Lo que hizo Álvarez fue pagar al constructor para que éste a su vez pagara al Ayuntamiento. Lo que luego hiciera el constructor depende de la relación de éste con el Consistorio».

Isabel Franco aseguró que su compañero, quien fue edil del PP durante doce años, tiene «una trayectoria política limpia de toda duda». Además, llaman particularmente la atención sus duras críticas contra el exalcalde Lázaro Mellado, a quien acusa de haber arruinado el Ayuntamiento «con su mala a gestión», teniendo en cuenta que ella ejerció durante un tiempo como responsable de prensa del regidor popular.

El ayer dimitido José Andrés Álvarez es hermano del miembro de la candidatura de Cs a la Asamblea Regional y secretario de Acción Institucional de esa formación en la Región, Francisco Álvarez. Cuando este era concejal del Centro Democrático Liberal (CDL) en el Consistorio de Alcantarilla, en 2012, estuvo cinco años sin pagar el IBI y tuvo que acabar abonándolo de golpe tras iniciarse la vía ejecutiva.

«Compensábamos todo lo que caía en nuestras manos», admite José Moya

El constructor José Moya, que fue quien utilizó recibos del IBI del entonces concejal José Andrés Álvarez para cobrar parte de la cantidad que le adeudaba el Ayuntamiento de Alcantarilla, admitió ayer esa práctica. «Teniendo en cuenta la supermorosidad» de ese Consistorio, «solicité a José Andrés bastante enfadado que, ya que no me pagaban, por lo menos que me diera sus recibos de impuestos y, como otros, poder compensarlos. De ese modo podíamos coger algún dinero».

Moya afirma que un juzgado de Murcia ya acreditó en su día que de esa forma percibió 885 euros por los recibos que le pasó el entonces concejal de Obras, «y ningún impedimento puso el Consistorio, ni el juzgado, por la compensación de esos recibos. ¿O acaso el tesorero, que firmó la resolución, no conocía el nombre o los apellidos del concejal?».

En esa línea aseguró que «si alguna irregularidad se cometió, no fue ni por parte de los vecinos, a los que continúo agradeciendo que me cedieran sus recibos, ni por este que escribe».

Por último, negó cualquier relación con la filtración de los documentos sobre este asunto.