Diego Conesa: «No sé si la Región de Murcia está preparada para gobiernos de coalición»

El candidato socialista, Diego Conesa, junto a las obras del soterramiento del AVE, el proyecto que marcó su paso por la Delegación del Gobierno. / nacho garcía / agm
El candidato socialista, Diego Conesa, junto a las obras del soterramiento del AVE, el proyecto que marcó su paso por la Delegación del Gobierno. / nacho garcía / agm

«Formaré un Ejecutivo socialista, de progreso, con gente de mi partido y con profesionales independientes de reconocido prestigio», afirma el candidato del PSRM-PSOE a la Presidencia de la Comunidad

David Gómez
DAVID GÓMEZ

El despacho del secretario general del PSRM, en la quinta planta del edificio de la calle Princesa, inspira sufrimiento y resignación. Entre esas paredes los distintos líderes que han tenido los socialistas murcianos desde Ramón Ortiz, que estrenó la sede en el año 1998, han trabajado con la frustración de que, hicieran lo que hicieran, la hegemonía del Partido Popular no tenía fin. Pero el aire de esta estancia es diferente desde el pasado 28 de abril, cuando se produjo la primera victoria del PSOE en la Región en los últimos 28 años. Allí recibe a 'La Verdad' Diego Conesa (Fuente Álamo, 1973), que respira optimismo ante las buenas expectativas que le dan las encuestas para el 26-M. Con su inseparable pin de la Agenda 2030 en la solapa, el candidato socialista se ve presidente, pretende formar un Gobierno monocolor y anima a los murcianos a que, simpaticen más o menos con su partido, apuesten por el cambio «por higiene democrática».

-¿Es ahora o nunca?

-No sé si es ahora o nunca. Pero tengo claro que ahora, en este momento, la ciudadanía tiene una oportunidad para regenerar la Región de Murcia. Porque tras 24 años, por higiene democrática, llega la hora de que el Partido Popular pase a la oposición y se regenere. El PP es un partido necesario para España y para la Región, pero tiene que cortar de raíz ciertos vicios que siguen latentes, sobre todo en el municipio de Murcia, como hemos visto con su presidente en El Raal y la compra de votos a cambio de empleos.

Me comprometo a no elevar la presión fiscal al 98% de la ciudadanía de la Región

-Si las encuestas aciertan, usted puede ganar, pero necesitaría acuerdos con otras formaciones políticas. ¿Qué estaría dispuesto a ofrecer a Ciudadanos?

-Yo no he establecido ningún tipo de cordón sanitario, pero sí tengo líneas rojas. La primera, la determinación en la regeneración de la vida política y administrativa de la Región. La segunda, la recuperación de la confianza de todos los empleados públicos para fortalecer la Administración autonómica. En tercer lugar, la defensa sin dudas ni titubeos del fortalecimiento de las políticas sociales, de la sanidad pública y de la educación pública.

-Ciudadanos defiende una política liberal de bajadas de impuestos. ¿Es compatible su programa electoral con el del PSOE?

-Le insisto en que mi línea roja está en rearmar la sanidad pública, la educación pública, la dependencia y el resto de políticas sociales. Como presidente, mejoraré la financiación de estos servicios públicos. Eso se hace con recursos económicos y no con camelos tributarios.

-¿Eso significa que tiene intención de subir los impuestos?

-Eso significa que no voy a mentir a los ciudadanos como hace el Partido Popular, a la desesperada, sobre todo con el impuesto sobre las herencias. Herencia es la que va a dejar el Partido Popular a la Región, donde cada persona que nace tiene ya una deuda de 6.200 euros.

Pediré a los empleados públicos que se rebelen ante cualquier petición del PP para eliminar documentos

-¿Recuperará entonces el Impuesto de Sucesiones, aunque sea a las rentas más elevadas?

-A lo que me comprometo es a no elevar la presión fiscal al 98% de la ciudadanía de la Región de Murcia.

-¿Tiene el Gobierno en la cabeza?

-Primero hay que ganar las elecciones, porque el PSOE es la única garantía de cambio y regeneración. Va a ser un Ejecutivo socialista, de progreso, regenerador, con gente del partido y con profesionales independientes de reconocido prestigio.

-Pero, tal y como están las cosas, ¿no es una quimera pensar en un Gobierno monocolor?

-Fui alcalde comprometiéndome a gobernar en solitario. Goberné en minoría y fui capaz de alcanzar acuerdos importantes. La regeneración y la apuesta decidida por rearmar los servicios públicos fundamentales solo están garantizadas realmente con un Gobierno parecido al que ha tenido Pedro Sánchez en estos últimos meses y al que tendrá en los próximos cuatro años.

El apoyo que pedí a Pedro Sánchez para el Mar Menor es que dote de más medios y capacidad a la CHS

-¿Entonces no estaría dispuesto a un Gobierno de coalición?

-No sé si la Región de Murcia y el país están preparados para gobiernos de coalición. No sé dentro de cuatro años, pero ahora creo que hace falta un Ejecutivo con liderazgo, con una voluntad política clara para llegar a acuerdos y, sobre todo, para regenerar la política.

-¿Nombrará consejeras a Rosa Peñalver o María González Veracruz?

-Ambas son compañeras con extraordinaria capacidad y valía. Claro que podrían estar en el Gobierno, como también podrían estar otros compañeros y compañeras del partido, así como profesionales de reconocido prestigio de la Región.

Lideraré la defensa del Tajo-Segura con datos y con pedagogía

-¿Por qué prescindió de ellas para las candidaturas?

-A María González Veracruz le propusimos que fuera la número dos en las listas del Senado, pero entendió que era mejor dar un paso atrás ahora mismo. No obstante, sigue estando a disposición del partido. Rosa Peñalver, por su parte, es una compañera de gran capacidad en muchas áreas, principalmente áreas de gestión, y allí podría estar.

«200 médicos de cabecera»

-¿Qué medidas tiene en mente para mejorar la sanidad pública?

-La medida más importante y urgente, para acometer en el primer año y medio, es dotar de más medios a la Atención Primaria. Contar con 200 médicos de cabecera más para poder prestar servicio hasta las nueve de la noche y, sobre todo, ofrecer al menos diez minutos de asistencia sanitaria de calidad a los pacientes. Con esos diez minutos, evitaríamos que los usuarios se vayan a Urgencias porque por las mañanas no pueden asistir al médico. También podremos prevenir derivaciones a especialistas y, con ello, ayudaremos de manera natural a reducir las listas de espera.

Recibí presiones con el AVE, que hubiera llegado en agosto de 2018 en Scalextric, pero no por Monforte del Cid

-¿Y para la educación?

-Dos cuestiones. Como presidente, quiero hacer mucha pedagogía para convencer a los ciudadanos de que es necesario que al menos el 5% de la riqueza de generamos, uno de cada veinte euros, se destine a la educación. También aprovecharemos la reforma del sistema de financiación. La segunda línea será buscar la dignidad de los centros educativos con un plan de mejora en los próximos cuatro años, para el que será necesaria la colaboración de los ayuntamientos.

-Si es presidente, ¿piensa encargar una auditoría para fiscalizar la gestión del Partido Popular?

-Lo que haré, en la misma noche electoral, será dirigirme a los empleados públicos que estarían bajo responsabilidad para que tengan confianza y fe en mi intención de rearmar la Administración regional y, sobre todo, para que se rebelen ante cualquier iniciativa o petición que pudieran recibir por parte de sus responsables actuales del PP para eliminar documentos, información o cualquier cosa. Ante todo, el cumplimiento de las leyes, entre ellas la Ley de Transparencia.

-¿Piensa que el PP va a ordenar la destrucción de documentos? Eso es una acusación grave...

-Visto lo visto, y con lo que está pasando en las últimas semanas, nos podemos esperar cualquier cosa de un régimen en descomposición y corroído en sus entrañas como el del PP en la Región de Murcia.

-El presidente Pedro Sánchez se comprometió el pasado sábado en Calasparra, a petición suya, a echar una mano con el Mar Menor. ¿Qué ayuda piensa solicitarle?

-La regeneración del Mar Menor es un asunto que va más allá de diez años. Tenemos un plan de vertidos cero en el que tiene que implicarse mucho la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS). Ese es el apoyo que estoy pidiendo. Más recursos y más capacidad de la CHS para llevar un proceso ordenado y complementario de la agricultura, el turismo y el desarrollo urbanístico en las zonas del Mar Menor.

-¿El tema de Cataluña puede perjudicarle electoralmente?

-¿Por qué?

-Porque hemos visto una imagen del presidente del Gobierno saludando a Junqueras y diciéndole: «Hablaremos, no te preocupes».

-¿Y la foto de Arrimadas con Turull no la ha visto usted?

-Pero Arrimadas no es de su partido y, por tanto, esa imagen no le va a perjudicar. ¿Teme que los posibles gestos hacia Cataluña de cara a la investidura de Sánchez puedan complicarle las cosas en una región con el sentimiento españolista más alto de España?

-Le aseguro que me siento igual de español que el murciano que más español se siente. Le digo a los murcianos que puedan tener algún tipo de temor que la cohesión de España se defiende potenciando los servicios públicos y el sistema de pensiones. Que se miren la españolidad aquellos que ponen en duda los servicios públicos y las pensiones.

-Tradicionalmente, la Región se ha visto relegada, tanto en las inversiones como en el reparto de fondos del Estado, por las comunidades llamadas históricas. ¿Pasará lo mismo con el nuevo modelo de financiación autonómica?

-Para mí la reforma de la financiación autonómica es fundamental. El Partido Popular ha sido incapaz de acometer la modificación del modelo actual y yo espero que el PSOE sea capaz de hacerlo en mis dos primeros años como presidente.

-¿Cómo piensa acabar con los 9.200 millones de deuda?

-Primero, no aumentándola. Luego, con la mejora de la financiación y gestionando mejor. Cuando alguien no cree en la gestión de un servicio porque es público y está fuera del mercado, tiene un problema. Eso es lo que le ha pasado al PP. Hay que creer en lo que gestionas para saber gestionar. Si de algo puedo presumir es de gestión de una empresa privada y de un ayuntamiento en el que, además de ser alcalde, fui concejal de Hacienda, Industria, Empleo y Desarrollo Local.

-También fue delegado del Gobierno. Su mandato estuvo marcado por la decisión de frenar el AVE y que no entrara a Murcia hasta que el soterramiento estuviera completado. ¿Recibió presiones por parte del mundo empresarial para que no tomara esa decisión?

-Recibí prisiones. Pero al igual que estoy abierto siempre al diálogo, nadie me mueve en la firmeza de mis convicciones.

-¿Hubiera llegado el AVE en agosto, como decía el PP?

-Hubiera llegado en Scalextric, pero desde luego no por Monforte del Cid, porque todavía no ha llegado a Elche y Orihuela. Es una mentira más del Partido Popular, como lo son las bajadas de impuestos y el Trasvase Tajo-Segura. El PP está instalado en la mentira y tiene que pasar a la oposición para regenerarse. Por higiene democrática. Por eso reitero a los votantes que alguna vez apoyaron al PP y que ahora están decepcionados que confíen en la propuesta de cambio, tranquilo pero firme, que representa el Partido Socialista de la Región.

«Nunca he sido agresivo»

-Pedro Sánchez auguró que en estas elecciones le votarían muchos conservadores. ¿Coincide con él?

-Yo fui alcalde gracias a vecinos que no eran, ni mucho menos, simpatizantes o votantes del PSOE. Por eso insisto en pedir a los murcianos que no nos han votado nunca que aprovechen esta oportunidad de cambio para regenerar la Región. Seré el presidente de todos.

-¿Esa falta de agresividad que está exhibiendo durante esta campaña pretende captar ese voto de centro descontento con el PP?

-Yo nunca he sido agresivo. Gané unas elecciones en Alhama con propuestas en positivo, siendo como soy. En esta campaña estoy haciendo lo mismo. En Alhama ganamos después de veinte años y en la Región quiero hacer lo mismo.

-Respecto al Trasvase Tajo-Segura, usted dice que con el PSOE nunca ha faltado agua, pero lo cierto es que hay una ministra, la señora Teresa Ribera, que no parece una partidaria firme del acueducto. ¿Hay que hacer más pedagogía para convencer en Madrid de la importancia del Trasvase?

-Hay que establecer otra forma de hacer política en este asunto. Nos ha hecho mucho daño, sin ningún resultado, la gran estafa que supuso el cartel de 'Agua para todos'. Como presidente, lideraré la defensa del Trasvase Tajo-Segura con datos y con pedagogía. No se ha sabido convencer en el resto de España de lo importante que es el Trasvase para el Sureste español.

-¿Es cierto que le presentó su dimisión a Pedro Sánchez cuando el actual presidente cuestionó el Trasvase en un acto en Albacete?

-Le dije a mi secretario general lo que le tenía que decir. A él personalmente. Unos días después, el ahora presidente del Gobierno de España estuvo en Molina de Segura y dejó clara cuál era su posición.

«Lo que decida mi mujer»

-¿Piensa vivir en Murcia si es presidente de la Comunidad?

-Estoy a los dictados de mi familia. De momento, vivimos en Alhama, donde estuvimos durante mi etapa como delegado del Gobierno. Haremos lo que decida mi mujer. En principio, la idea es seguir en Alhama.

-Hablando de mujeres, ha propuesto una ley para combatir la brecha salarial. ¿Puede especificar qué medidas va a incluir?

-Hay que concienciar a todas las empresas de que no puede haber la brecha salarial. La ley permitirá saber dónde pueden estar las diferencias de salarios entre hombres y mujeres. Hay muchas empresas que lo hacen muy bien. Seré el embajador de las empresas que erradiquen la brecha salarial y de las que apuesten por mejorar las condiciones de sus trabajadores. Hace unos días visité Postres Reina, una firma cuyo convenio colectivo estaba sin mejorar diez años. Ellos, a iniciativa propia, han llegado un acuerdo con los representantes de los empleados para mejorar sus condiciones. Con empresas así voy al fin del mundo, hasta el último mercado. Porque seré un presidente que liderará muchas misiones comerciales.

-El resurgir del PSRM tras muchos años en el ostracismo, ¿se debe a su gestión como secretario general, a la tendencia nacional o al demérito del Partido Popular?

-Como todo en la vida, será una suma de varios factores. Sí que considero que el congreso del PSRM de octubre de 2017, donde fui elegido secretario general, marcó una hoja de ruta. Primero, escuchar a la ciudadanía y conectar de nuevo con la sociedad civil. Después, debatir y consensuar las posiciones de manera interna. Tercero, comunicar y generar confianza. A esto último contribuyó mucho mi etapa como delegado del Gobierno, en la que cerramos muchos temas que estaban pendientes desde hacía mucho tiempo, como la variante de Camarillas y el propio soterramiento del AVE. La cuarta fase era generar ilusión, que es donde estamos ahora, el paso previo a ganar y gobernar. Escuchar, debatir, comunicar, generar confianza, ilusionar, ganar y gobernar. Ya queda muy poquito.