El edil molinense De Haro levantó una vivienda en la huerta con una licencia de obra menor

José de Haro. /Vicente Vicéns/ aGM
José de Haro. / Vicente Vicéns/ aGM

«En aquellos tiempos era un particular que no tenía noción alguna de estas cuestiones y seguí los consejos que me dio el constructor», argumenta

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Corría el año 2010 cuando un matrimonio por entonces completamente desconocido, el formado por el hoy concejal socialista de Urbanismo y Hacienda de Molina de Segura, José de Haro, y su esposa, María Dolores Martínez Pay, número 8 en la candidatura autonómica del PSOE, adquirieron un solar de unos 1.600 metros en la pedanía murciana de Monteagudo. El terreno, calificado como urbano, albergaba una pequeña construcción de paredes de adobe, a medio camino entre una casa y una cuadra, que databa de mitades del siglo XX. En el mismo lugar acabaron levantando una edificación de poco más de 60 metros cuadrados, a la que más tarde de sumó una piscina, que en los últimos años ha servido a la familia para disfrutar de sus momentos de asueto.

El asunto no tendría la menor relevancia de no ser porque esa vivienda se construyó en su día sobre una aparente infracción urbanística, que consistió en hacerlo sobre la base de una licencia de obra menor para la reforma del baño y de la cocina, aunque no es menos cierto que los servicios de inspección municipales nunca levantaron acta alguna por este asunto y que a día de hoy, de haberse producido alguna irregularidad, como muy probablemente ocurrió, estaría más que prescrita.

De hecho, en 2017, un técnico de Urbanismo de Murcia visitó la finca y, tras señalar que no existía constancia alguna de infracción en el expediente ni a la vista, acabó otorgando la licencia de segunda ocupación que se había requerido por parte de la pareja. A partir de ahí, tampoco puso objeción alguna a autorizar la construcción de una piscina y una caseta para albergar un baño y una depuradora.

En plena campaña

El asunto ha trascendido ahora cuando, coincidiendo con los últimos suspiros de la campaña electoral y la inminencia de la apertura de las urnas, ha empezado a ser propagado por los ambientes políticos de la localidad de Molina de Segura. Con información tan detallada, por cierto, que solo se explica por la aparente existencia de un 'topo' en la Gerencia de Urbanismo de Murcia y que ya ha llevado a De Haro a presentar una denuncia en la Comisaría de Policía por supuesta revelación de datos confidenciales.

Ayer, a preguntas de 'La Verdad', el hoy edil de Urbanismo y candidato en la lista de Esther Clavero al Consistorio de Molina afirma que «en aquel momento, en 2010, era una ciudadano anónimo, alejado de cualquier responsabilidad pública y sin conocimiento alguno en materia de urbanismo, y me puse en manos del constructor. Hice lo que me dijo que debía hacerse para acometer esa obra. Si se cometió una infracción, y no digo que ocurriera, nadie me hizo indicación alguna nunca», manifestó.

De Haro acusó ayer al PP de estar detrás de la difusión de los datos y acusó a esta formación de «apostar por la estrategia de la calumnia, la mentira y la difamación». El PP rechazó cualquier relación con este asunto.