El PSOE intenta seducir a Cs con el Mar Menor y su renuncia a recuperar Sucesiones

Jordi Arce, Teresa Rosique, Diego Conesa, José Vélez, Martínez Baños y Carmina Fernández, cara a cara con Valle Miguélez, Isabel Franco, Garaulet y Martínez Vidal. / v. vicéns
Jordi Arce, Teresa Rosique, Diego Conesa, José Vélez, Martínez Baños y Carmina Fernández, cara a cara con Valle Miguélez, Isabel Franco, Garaulet y Martínez Vidal. / v. vicéns

Diego Conesa juega la baza de la regeneración política y la estabilidad institucional para ganarse el apoyo de la formación naranja

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Aunque es más aficionado al ciclismo que al fútbol, Diego Conesa recurrió hace unos días al lenguaje balompédico para referirse a las negociaciones postelectorales. Afirmó que a él no le importaba jugar las segundas partes de los partidos y que estaba dispuesto a aceptar que Ciudadanos se reuniera con el PP antes que con él pese a su condición de candidato más votado el 26-M. Ese segundo tiempo llegó ayer y, siguiendo con el símil futbolístico, el secretario general del PSRM puso en la cancha a sus revulsivos para ganar el encuentro.

El líder socialista planteó a Ciudadanos que la regeneración, el cambio político y la estabilidad institucional solo pueden llegar a la Región de la mano del PSOE. Además, se comprometió a impulsar nuevas leyes de Transparencia y Protección del Mar Menor en los primeros meses de un hipotético Ejecutivo de coalición con Cs y se mostró dispuesto a renunciar a la progresividad fiscal que planteaba en su programa electoral, en aras de acercar posturas con los liberales en materia tributaria, la cuestión que más separa a ambos partidos. «Seguro que el Impuesto de Sucesiones no va a ser un inconveniente», sentenció Diego Conesa antes de entrar a la reunión de los equipos negociadores, que tuvo lugar en el salón Alfonso X del hotel Agalia de la capital, el mismo lugar donde se celebró el jueves la primera cumbre entre Ciudadanos y PP. «Es una buena noticia para empezar», comentó, recogiendo el guante, la candidata naranja a la presidencia de la Comunidad, Isabel Franco, que se ausentó de la reunión con el PP, alegando que tampoco asistía Fernando López Miras, pero sí decidió acudir a la cita con el PSOE.

Vestidos de rojo

Como el día anterior, los primeros en llegar al punto de encuentro fueron los representantes de la formación naranja, Miguel Garaulet, Valle Miguélez y Ana Martínez Vidal, además de la citada Isabel Franco. La candidata y Miguélez vestían de rojo, mientras que el diputado por Murcia en el Congreso llevaba una corbata del mismo color. «Es un claro guiño», bromeaban. Poco después llegó Diego Conesa, acompañado por los dirigentes que forman parte del comité de pactos del PSOE, que son José Vélez (el hombre de Ferraz en Murcia), Jordi Arce, Alfonso Martínez Baños, Teresa Rosique y Carmina Fernández.

La oferta socialista

Regeneración.
Los socialistas tratan de hacer ver a Cs que con el PP, afectado por diversos casos de supuesta corrupción en los últimos años, no se puede regenerar la Comunidad.
Estabilidad institucional.
PSOE y Cs suman mayoría absoluta en la Asamblea, por lo que no dependerían de ningún otro partido. PP y Cs, en cambio, tendrían que lograr el apoyo de Vox.
Política fiscal.
El PSOE renunciaría a recuperar el Impuesto de Sucesiones para las rentas más altas si así logra el apoyo naranja.
Transparencia y Mar Menor.
El hipotético Gobierno de PSOE y Cs aprobaría en sus primeros meses una Ley Integral del Mar Menor y una nueva Ley de Transparencia.
Auditoría de la Comunidad.
Los socialistas estarían dispuestos a auditar las cuentas de la Administración regional, tal y como propone Ciudadanos en sus exigencias para los pactos.

La cita duró alrededor de dos horas, prácticamente lo mismo que la del día anterior con PP, y tanto Diego Conesa como Miguel Garaulet apuntaron al término de la misma que no se trató la composición de la Mesa de la Asamblea Regional, pese a que esta se tiene que constituir el martes. Hablaron, según aseguran, de propuestas, contrastando el documento de cinco apartados que los socialistas enviaron a Cs tres días después de las elecciones con las diez medidas planteadas por la dirección nacional de Ciudadanos. Según los socialistas, las dos formaciones acordaron trabajar durante el fin de semana para ver los puntos en común y tener un documento conjunto para la próxima reunión, que se ha convocado para el jueves 13 de junio, dos días antes de la constitución de los ayuntamientos.

Diego Conesa jugó en todo momento la baza de la estabilidad institucional que tendría un Gobierno de coalición de su organización y la formación naranja. Principalmente, porque solo PSOE y Cs reúnen los 23 diputados que conforman la mayoría absoluta en el Parlamento autónomo. No necesitan a ningún otro partido, mientras que un acuerdo entre Ciudadanos y Partido Popular debería contar con el visto bueno de Vox, bien con su voto a favor o con su abstención, para salir adelante en la Cámara. «No sé si es que no saben sumar o no quieren sumar», ironizó el secretario general de los socialistas murcianos.

Así lo ven

Diego ConesaSecretario general del PSRM: «Hemos visto predisposición y voluntad de cambio»
Diego Conesa salió de la reunión más esperanzado de lo que estaba al entrar. «Hemos visto por parte de Ciudadanos predisposición para el diálogo y voluntad inequívoca para el cambio y la regeneración de la Región de Murcia», afirmó.
Miguel Garaulet Diputado de Ciudadanos: «Estamos contentos por otra buena jornada de trabajo»
Miguel Garaulet señala que en su partido están contentos «porque hemos vivido otra buena jornada de trabajo, en la que hemos hablado de las necesidades de la Región». Recordó que Cs «quiere un cambio en la forma de hacer política».

Asimismo, Conesa trató de hacer ver a los negociadores de Cs que el cambio y la regeneración que persiguen no puede darse con el Partido Popular, que gobierna la Comunidad desde hace 24 años. «Cada día podemos comprobar el desastre de la gestión que ha realizado el PP en la Región, que se encuentra en bancarrota», insistió el candidato a la presidencia del Gobierno regional.

Por parte de Ciudadanos, la voz cantante la llevaron Isabel Franco y Miguel Garaulet. La primera admitió que con el PSOE tienen coincidencias en asuntos como la regeneración democrática, la política social y la igualdad entre hombres y mujeres. El segundo valoró el cambio de posición de los socialistas murcianos en la política fiscal y desveló que otro de los compromisos asumidos por Diego Conesa es el de realizar una auditoría de las cuentas de la Comunidad, una de las exigencias que plantea Ciudadanos.

La formación naranja, aunque siempre ha tildado al PP de socio preferente, matiza que de lo que se trata ahora mismo es de escuchar tanto a populares como socialistas, redactar un informe con las iniciativas compartidas con cada uno y, finalmente, elegir un aliado para gobernar la Región en coalición.

Piden que se acuerden de la pobreza en las negociaciones

La Red de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social de la Región de Murcia (EAPN-RM) recordó ayer a los partidos que estamparon su firma en el pacto de apoyo a la lucha contra esta lacra antes de las elecciones (todos excepto Vox) que deben mantener su compromiso con él, así como «tenerlo presente en todo momento en las negociaciones de gobierno que se están llevando a cabo durante estos días».

La Red señala que el acuerdo compromete a los partidos que lo firmaron «a la creación en la Asamblea Regional de Murcia de una Comisión de Pobreza y Exclusión Social de carácter permanente con las competencias y funciones de cara a impulsar las iniciativas legislativas necesarias».

Por todo ello, la EAPN-RM concluye que el próximo 11 de junio, fecha en la que se constituirá el nuevo Parlamento autónomo salido de las urnas, «será un buen momento a partir del cual evaluar el grado de compromiso que una firma supone para los partidos políticos de la Región», remarcaron fuentes de la EAPN-RM en un comunicado público.