El presidente de los zapatos pequeños

El presidente de los zapatos pequeños

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

El propio Fernando López Miras (Murcia, 1983) cuenta una anécdota de sus años aún más mozos que revela algunos matices de la personalidad del hombre -y el político- que ha presidido la Región en los últimos dos años. La primera vez que este devoto de la Virgen de la Amargura iba a portar a hombros a su amado Cristo del Rescate, en 2002, el debutante penitente, que se siente lorquino y blanco hasta la médula, acudió a la cofradía sin los preceptivos zapatos negros que exige la solemne tradición. Miras, que entonces no tenía más de 20 años, se fue disparado a casa de un amigo para buscar unos zapatos de urgencia... que resultaron ser dos tallas por debajo de su número. Preso de ilusión, compromiso y responsabilidad, se puso los zapatos con calzador y recorrió los tres kilómetros de la procesión sin chistar. Sin saber cómo iban a terminar sus pies, y tampoco el Cristo. «Siempre ha sido así», reconocen sus allegados. Amante del fútbol y de la música indie, Miras no dudará nunca en calzarse los zapatos que sean necesarios para asumir el reto que le pongan por delante.