Podemos no descarta un ajuste de plantilla tras el varapalo electoral

Óscar Urralburu. /Javier Carrión/ AGM
Óscar Urralburu. / Javier Carrión/ AGM

«Es evidente que habrá que hacer recortes internos porque dispondremos de menos recursos», señala Óscar Urralburu

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJO

Podemos comenzó ayer a sufrir físicamente las consecuencias del tremendo revolcón electoral que las urnas le dieron el pasado domingo en la Región de Murcia, con la pérdida de casi 50.000 votos y cuatro de los seis diputados con que contaba en la Asamblea Regional. Su secretario general y número uno en las elecciones autonómicas, Óscar Urralburu, estuvo recogiendo su despacho en el Parlamento, ya que en la nueva legislatura, al haber obtenido solo dos escaños, pasará al grupo mixto y será reubicado en otras dependencias de la Cámara.

El líder regional de Podemos es consciente de que el varapalo electoral se traducirá en la disponibilidad de menos recursos económicos, tanto por las subvenciones vinculadas a las elecciones -por diputado y votos obtenidos- como en la asignación que recibirá de la Asamblea para sufragar los gastos del grupo. «Es evidente que habrá que hacer recortes internos porque dispondremos de menos recursos económicos, ya hemos informado a los trabajadores», explicó Urralburu a 'La Verdad' con respecto a la posibilidad de realizar un ajuste de plantilla.

No obstante, el partido, aunque asume que deberá tomar medidas drásticas, aún no ha decidido cuáles serán. «Habrá que esperar a que se constituya la Asamblea y veamos los recursos con que contamos», agregó.

Urralburu insistió ayer en que no piensa dimitir, ya que se trata de «un varapalo estructural, global, que no solo se ha producido en la Región de Murcia, sino en el conjunto del país. La solución no está en dimisiones parciales, sino en seguir adelante y abrir un debate sobre qué ha pasado con Podemos», comentó.

El secretario general del partido en la Región de Murcia consideró «normal que haya contestación interna» y se mostró a favor de participar en el «debate interno» que se debería abrir sobre el partido y su futuro.

Sobre la fase de negociación de pactos que se ha abierto en la política nacional y regional, Urralburu se declaró partidario de «un cambio de gobierno» en la Región porque «es necesario aplicar políticas diferentes después de los 24 años de gobierno del PP».