Isabel Franco: «Los pactos son muy difíciles; no es atractivo mirar ni a derecha ni a izquierda»

Isabel Franco, asomada al Segura a su paso por el centro de Murcia. / guillermo carrión / agm
Isabel Franco, asomada al Segura a su paso por el centro de Murcia. / guillermo carrión / agm

«Démosle a los votantes el protagonismo que merecen, y después del 26 nos remangamos y nos sentamos a hablar en función del escenario», afirma la candidata de Ciudadanos a la Presidencia de la Comunidad

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

Isabel Franco (Murcia, 1970) lleva toda la campaña haciendo malabarismos ante la misma pregunta: ¿qué hará Ciudadanos el día después de las elecciones? «No es atractivo mirar ni a derecha ni a izquierda, yo prefiero mirar al frente», responde, manteniendo así una incógnita que no se empezará a resolver al menos hasta la noche electoral. La única mujer candidata a la Presidencia de la Comunidad por uno de los grandes partidos se crió junto a sus dos hermanos en una familia monoparental. Su madre, limpiadora hasta su jubilación, fue un ejemplo de «excelencia», cuenta orgullosa, porque hasta en la tarea más humilde hay que ser «autoexigente». Desde los 16 años, Franco se pagó los estudios trabajando en verano, hasta que abandonó el grado de Turismo para poner en marcha un negocio de hostelería que no funcionó. Después llegaría su salto al periodismo, primero en la radiofórmula y luego en la televisión local por cable. Cuando Ciudadanos decidió ficharla, hace apenas unos meses, era directora del Observatorio de Igualdad de la Organización de Mujeres Empresarias y Profesionales (OMEP).

-¿Por qué decidió saltar desde el campo de la comunicación, donde trabajaba, al otro lado, al de la política?

- Yo llevaba ya mucho tiempo bastante cercana al partido. A mí, la formación de Albert Rivera me había entusiasmado desde que surgió, porque veía a un grupo de gente joven con la moral necesaria para plantearse cambiar cosas en política, en momentos en que ya nos empezábamos a sentir todos un poco distanciados del mensaje de los grandes partidos. Así que cuando Ciudadanos anunció que venía a la Región de Murcia, rápidamente di el paso. Ya estaba prácticamente fuera del ámbito de los medios de comunicación, me dedicaba sobre todo a la comunicación corporativa, institucional, así que me dije que probablemente tampoco comprometía mi credibilidad como periodista. Hace cuatro años, de hecho, ya quise presentarme a primarias, pero no tenía la antigüedad necesaria. Tuve que esperar, hasta que llegó otra vez el momento de primarias y me dije: ¿por qué no me voy a presentar?, soy una afiliada más, hace cuatro años me quedé con las ganas. Y aquí estoy.

Acuerdos de gobierno: «El PP corrupto no debe seguir gobernando esta región, pero es que tenemos un PSOE que apoya la división del país. El cambio tiene que venir del centro»

-Luis Garicano, cabeza de lista de Ciudadanos al Parlamento Europeo, advirtió la semana pasada en Murcia de que solo habrá pactos con el PSOE en aquellas comunidades donde los barones socialistas sean «disidentes» con el 'sanchismo'. Ese no es el caso de Diego Conesa en la Región. ¿Queda por tanto descartado el pacto con los socialistas?

-Lo que dijo Garicano el otro día fue exactamente lo mismo que comenté yo en el debate de 'La Verdad': es muy difícil plantearse pactos con aquellos que apoyen el 'sanchismo' y, con ello, la no aplicación del 155 o la posibilidad de indultar a los condenados del 'procés'. Es muy difícil pactar con aquellos que sabemos que están ya gestando posibles acuerdos con los independentistas, con Torra, Rufián y todos estos. En ese momento [del debate], creo recordar que Conesa dijo que él, en un momento dado, estaba dispuesto a apoyar o a defender una aplicación del 155, y trató de romper un poco esa rigidez. Nosotros seguimos diciendo lo mismo, no ha habido ningún cambio. Pero es que lo que nos planteamos es salir a ganar las elecciones. La gente tiene ganas de cambio en la Región de Murcia y nosotros proponemos un cambio de color naranja. Evidentemente, es posible que necesitemos aliados, pero no nos presentamos como aliados de nadie, porque si lo hacemos le estamos dando protagonismo y relevancia al bipartidismo y nosotros vamos por otra línea: ganar y ver cuál de esos partidos está dispuesto a apoyarnos.

-Pero independientemente de quién sea la fuerza más votada, será inevitable un pacto de Ciudadanos con el PSOE o con el PP, porque cualquier otra fórmula no parece viable. Por eso le pregunto por las declaraciones de Garicano, porque de la forma en que se expresó, el acuerdo con los socialistas murcianos parece imposible.

-¿Y pactar con un Partido Popular que nos está salpicando con titulares [de compra de votos]? Cuando escuchamos a varias personas con la misma canción, ¿qué pensamos? Pues que es la banda sonora de la corrupción. ¿Es ese un buen escenario para pactar? Si miramos a la derecha, tenemos un partido totalmente agotado, sin apenas credibilidad, que además está salpicado de casos de corrupción incluso entre integrantes de las candidaturas municipales de estas elecciones. Se empeñan en decir que son cuestiones puntuales pero curiosamente es el mismo procedimiento; de puntual nada, esa es la manera de funcionar del Partido Popular, ese es el PP corrupto que creemos que no debe seguir gobernando esta región. Pero si miramos a la izquierda, tenemos un Partido Socialista que apoya una división del país y, ante la subida de impuestos del señor Sánchez del 29 de abril, adopta el silencio. Para nosotros, el cambio viene por el centro, lo que proponemos a la Región de Murcia es abanderar el cambio. Cuando hablamos de pacto, ¿a qué nos referimos? Porque pueden ser pactos de legislatura, pactos de presupuestos como los que hemos protagonizado hasta ahora, pactos de investidura, abstenciones. Hay muchas fórmulas diferentes. Por eso, en lugar de especular es mejor esperar, dar a los votantes el protagonismo que merecen. Cuando la gente haya votado el 26 de mayo, nos ponemos todos firmes, nos remangamos y nos sentamos a hablar, a calcular y a estimar según el escenario que dibujen los votantes.

Vox: «Es un partido, creo, demócrata, o al menos ellos dicen que lo son. Son ellos quienes tienen que definirse»

-En definitiva, no cierra pactos ni a derecha ni a izquierda.

- Digo que es muy difícil, que no es atractivo mirar hacia ninguno de los dos lados. Yo prefiero mirar al frente.

-Ya, pero es que va a tener que hacerlo, porque la otra alternativa es repetir elecciones.

-Vamos a ver qué pasa.

-¿Habrá un gobierno como el andaluz, de PP y Ciudadanos con abstención de Vox?

-En Andalucía el PP fue la fuerza más votada [dentro del bloque de centro derecha] y nosotros pactamos con ellos un gobierno que ya ha empezado a obtener resultados. Ya hemos cerrado más de cien chiringuitos del Partido Socialista. Al final eso es lo que queremos, ofrecer resultados. No se descarta nada, pero es que tenemos que ver cuáles son los resultados, porque en Andalucía estaba muy claro y las encuestas aquí nos dicen que no está tan claro.

Violencia de género: «Es incontestable que se ejerce violencia sobre la mujer por el hecho de serlo. Espero que los votantes de Vox reflexionen»

- Está abierta por tanto a un pacto con el PP apoyado en la extrema derecha.

-Eso sería algo que tendría que ver el Partido Popular. Nosotros hemos puesto la línea roja claramente, y hemos dicho que bajo ningún concepto pactamos con extremistas, ni a la derecha ni a la izquierda. Estamos en el centro y podemos mirar a nuestro lado, pero no más allá.

-Pero sí aceptarán sus votos, o su abstención.

-Nosotros lo que haríamos es pactar con el PP o con el PSOE, fuera de esos dos partidos no nos planteamos pactar con nadie.

-¿Vox es extrema derecha?

-Vox es un partido, creo, demócrata, o por lo menos ellos últimamente están diciendo que lo son. Son ellos los que tienen que definirse, no podemos definirles desde otro partido.

-Vox niega la existencia de la violencia de género. ¿Cómo valora usted, que viene de trabajar en el área de igualdad de la OMEP, ese discurso?

-Es como si surgiera un partido que dijese que está a favor del asesinato masivo de perros; la cuestión no es que exista un partido que defienda un argumento, sino que tenga votantes. Lo que espero es que los votantes de Vox reflexionen, no solo en esto sino en todo. Cada partido puede argumentar lo que considere, pero los datos son incontestables. Sin lugar a dudas la violencia de género es un hecho. El hombre ejerce violencia sobre la mujer por el hecho de ser mujer.

Sucesiones y donaciones: «Es un impuesto al fallecimiento; nos parece absolutamente injusto»

-Hablemos de su programa. Ustedes apoyaron la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones...

-La medida es nuestra, obligamos al PP a aplicarla.

-PSOE y Podemos critican esa medida porque no la consideran progresiva. ¿Es justo eliminar por igual el impuesto a quien hereda un patrimonio de 50.000 euros y a quien lo hereda de medio millón?

-El impuesto de donaciones y sucesiones es injusto. Si tú compras un coche, pagas los impuestos oportunos y luego lo utiliza alguien de tu familia, ¿a que no tiene que pagar por quedarse con el coche? Sin embargo, si compras una vivienda, un bajo comercial o un terreno, tienes que pagar un impuesto por el fallecimiento. No lo entendemos, nos parece absolutamente injusto. El PSOE y Podemos tratan de vincular ese impuesto con los ricos de esta región, pero son muchas las personas que tienen la preocupación de si el día de mañana sus hijos van a poder pagar el impuesto de sucesiones por una vivienda o más de una vivienda, cuando fallezcan. Que se produzcan casos como el de un niño de diez años de Andalucía que está arruinado porque no puede pagar el impuesto de sucesiones es totalmente injusto. Pero en materia fiscal hay otras cuestiones que también son importantes...

-Por ejemplo, la nueva rebaja del tramo autonómico del IRPF que incluyen en su programa. ¿Cómo se compagina esa disminución de impuestos con la necesidad de seguir manteniendo, entre otros servicios, un sistema sanitario que cada año gasta 300 millones más de lo presupuestado?

- La falta de gestión eficiente de todos los recursos en todas las áreas, también en el Servicio Murciano de Salud, es consecuencia del desgaste de 24 años del PP. Tenemos que esforzarnos al cien por cien para que no se vean perjudicados los ciudadanos, porque al final acabamos penalizando siempre a los mismos, vaciándoles los bolsillos para compensar una mala gestión política. Desde nuestro punto de vista, lo que tenemos que hacer es mantener la fiscalidad equilibrada para que el esfuerzo que realizan los ciudadanos no tenga que verse incrementado. También hay que optimizar la gestión y, con ello, el dinero que nos cuesta el Servicio Murciano de Salud y el resto de servicios de la Comunidad.

-¿Ese equilibrio cómo se logra?

Pues mire, existe un estudio de la UMU que dice que si lográramos erradicar la corrupción en esta región podríamos aportar 300 millones de euros a la economía regional. Por eso decimos que es necesaria una auditoría general para la Comunidad Autónoma y otra para el Servicio Murciano de Salud. Entendemos que no se están gestionando bien los recursos. Evidentemente, hay que trabajar el tema de la infrafinanciación, pero mucho cuidado porque no todas las cifras coinciden. El Gobierno regional mete en los casi 10.000 millones de euros [de infrafinanciación] una parte que desde nuestro punto de vista es resultado de una mala gestión económica durante años. Aunque por supuesto hay que luchar en Madrid por una mejor financiación. El señor Pedro Sánchez ya ha pactado con Valencia, y nos hemos quedado de nuevo en el furgón de cola. Unos a otros se pasan la pelota, se echan la culpa, pero no lo resuelve nadie. El PSOE sigue pidiendo el voto en la Región de Murcia sin hablar de eso, sin poder traer la promesa del señor Sánchez de que lo va a solucionar, y el PP parece que acaba de llegar ahora cuando lleva 24 años gobernando.

-¿En qué consiste la ley 'antidedazos' que proponen? ¿Los cargos, hasta cierto nivel administrativo, se elegirán por concurso de méritos?

-Así es. Nosotros entendemos que hay que devolver la dignidad a los funcionarios, que no vean cómo les adelantan por la derecha otros solo por el hecho de ser amigos de alguien o por algún favor político. La contratación de asesores está completamente desvirtuada, porque el PP se ha encargado de pervertir la designación directa. Creemos que hay que volver a los méritos. Aquel que tenga méritos y aptitudes para desempeñar una función, a ser posible dentro de la propia administración, es el que debe verse promocionado.

-Pero, además de a los asesores, ¿a qué cargos se aplicará esta ley?

-La ley 'antidedazos' va contra la designación directa, contra las promociones internas extrañas, contra todo. Lo que planteamos también es una ley de buen gobierno y transparencia. Le recuerdo que el PP y el PSOE la mandaron al arcén justo antes de que terminara esta legislatura.

-¿Pero a quiénes se les va a aplicar esta ley? Por ejemplo, en los hospitales los cargos de gestión se siguen ocupando por libre designación. ¿Les afectará a ellos?

- Todo, hay que profesionalizarlo todo. Bajo nuestro punto de vista, los políticos intervenimos demasiado en cuestiones en las que quienes tendrían que estar trabajando son los técnicos. El Servicio Murciano de Salud es un ejemplo de ello, pero no el único, porque con el agua nos pasa igual. Llevamos cuarenta años con los lemas del trasvase irrenunciable, pero aquellos que han gobernado han sido incapaces en cuarenta años de consolidarlo y de blindarlo, y de habilitar otras soluciones. Está claro que eso se debe a la excesiva intervención de los políticos.