Cieza: Once partidos en la carrera por la alcaldía

Pascual Lucas, Jesús Moreno, Guzmán Valero, Manuel Egea, Pilar Martínez, Óscar Verdejo, Antonio Ortega, Francisco Saorín, Francisco Guardiola, José Luis Vergara y Juan Antonio Piñera. / pascual gómez
Pascual Lucas, Jesús Moreno, Guzmán Valero, Manuel Egea, Pilar Martínez, Óscar Verdejo, Antonio Ortega, Francisco Saorín, Francisco Guardiola, José Luis Vergara y Juan Antonio Piñera. / pascual gómez

Nunca antes habían participado tantas candidaturas en unas elecciones locales

ANTONIO GÓMEZ CIEZA.

Una de las consecuencias sociológicas de la pertinaz crisis sufrida durante los últimos años ha consistido en la desafección de los ciudadanos respecto a casi todo lo relacionado con el ámbito de la gestión pública. En consecuencia, las mayorías políticas en los gobiernos se han ido diluyendo al tiempo que han abocado a las distintas formaciones a consensuar pactos. El bipartidismo imperante a piñón fijo durante demasiadas décadas se ha tornado huidizo y han irrumpido, por último, en escena multitud de nuevos partidos que han diversificado y enriquecido cuantitativamente -está por ver si también de forma cualitativa- el espectro político. Cieza es un paradigma fiel de todos estos cambios que se han operado en poco más de una década. El ejemplo lo ponen las once candidaturas distintas -el número más alto en toda la historia de la democracia en la localidad- que optarán el próximo 26 de mayo a hacerse con el Ayuntamiento y a dirigir el devenir del municipio durante los próximos cuatro años.

Vox, Falange Auténtica y el Partido Independiente concurren por primera vez a los comicios

La villa asiste ahora a la extinción de una corporación cuyo equipo de gobierno necesitó en 2015 de la coalición de tres fuerzas -PSOE, IU-Verdes y Podemos- para contrarrestar la mayoría insuficiente obtenida por el PP, ganador de los pasados comicios locales, pero que quedó sin opciones para formar ejecutivo local.

Los once candidatos a la alcaldía de Cieza ya blanden sus espadas en alto esgrimiendo sus respectivos programas electorales como estrategia de persuasión hacia los votantes. Los aspirantes son el actual alcalde, Pascual Lucas (PSOE), Manuel Egea (PP), Jesús Moreno (Somos Región), Óscar Verdejo (Ciudadanos), Francisco Saorín (Izquierda Unida-Verdes), José Luis Vergara (Ciudadanos Centristas Ciezanos), Pilar Martínez (Podemos), Guzmán Florentino Valero (Acción Murcia), Francisco Alfredo Guardiola (Partido Independiente por Cieza), Juan Antonio Piñera (Vox) y Antonio Ortega (Falange Auténtica). Estas tres últimas fuerzas concurren por primera vez en Cieza a unas municipales.

El PP no consiguió la mayoría en 2015; PSOE, IU-Verdes y Podemos formaron gobierno Uno de los proyectos pendientes es poner fin a los malos olores del colector de Ascoy

Más juventud en las listas

Las características que convergen en las listas de la mayoría de equipos formados por estos once postulantes son la juventud de la mayor parte de los componentes, su pertenencia a distintos ámbitos públicos como medios de comunicación, otros profesionales como la abogacía y la docencia, y colectivos sociales y culturales, además de la profunda renovación de algunas listas respecto a los integrantes de las candidaturas de 2015. De manera especial, destacan las del PSOE, Ciudadanos y el PP.

Pascual Lucas

Alcalde
Se convirtió en regidor por el PSOE en 2015.
1 Avances en infraestructuras.
Cieza experimenta mejoras con la puesta en marcha de Camarillas, las paradas de los trenes Alvia y la rehabilitación de los antiguos juzgados.
2 Sigue la polémica por las quemas agrícolas.
No se ha logrado el desarrollo de métodos de protección de los cultivos ante las heladas que equilibren la salud con la agricultura.
3 No se han erradicado los asentamientos de temporeros.
Es una lacra que se arrastra en la recolección de fruta, cuando extranjeros viven en condiciones peligrosas e insalubres.

Esta última formación, concretamente, presenta un conjunto de personas completamente nuevo, fruto de la propia reconversión que ha experimentado la formación política en el ámbito local tras la enconada crisis que, en los últimos años, ha desmantelado sus estructuras internas, provocando el desmembramiento de su grupo municipal de ocho concejales y el abandono de su portavoz en el Consistorio y cabeza de lista en los anteriores comicios, Juan Manuel Molina. Se trata de una situación que obligó al nombramiento de una gestora presidida por Luis Carlos Roldán, que ha sido la encargada de redactar un programa, forjar una lista y diseñar una campaña electoral.

El candidato que se haga con el bastón de mando el último domingo de mayo no debería pasar por alto ciertos retos que se han convertido en perentorios para la ciudad. Los objetivos esenciales para la Cieza de los cuatro próximos años han de pasar por la diversificación de la economía con la desestacionalización del turismo, la creación y ubicación de empresas que rompan con la univocidad agrícola como casi exclusiva interpretación de la realidad económica ciezana, pero sin desasistir a esta última, porque el sector agrario necesita, si cabe, más apoyos, más esfuerzos y más inversión para luchar contra la nefasta cobertura de los seguros, la creciente carestía de agua de riego agravada en los últimos tiempos, la injusta política de precios y la emergente escasez y baja cualificación de la mano de obra.

Conservación de caminos

Un elemento esencial para apoyar al campo es el mantenimiento y conservación de los caminos rurales. En tres años, la inversión ha sido de casi 650.000 euros. Importante, pero la laberíntica red de vías agrarias del término municipal de Cieza es extensísima y siempre habrá necesidad de seguir llevando a cabo actuaciones.Otro de los asuntos urgentes que hay que culminar es dar el último paso para conseguir la Indicación Geográfica Protegida del melocotón ciezano, a expensas solo de la aprobación del expediente por parte de la Comisión Europea. Esto favorecerá que el producto estrella de la agricultura ciezana alcance mayor valor en el mercado europeo, lo que propiciará consecuentemente que no se compita por tiempo, sino por la calidad del producto.

En infraestructuras es urgente materializar el protocolo firmado que compromete al Gobierno de la Nación a darle una solución al problema del tráfico del puente del Asensao, umbral a la zona industrial de Cieza y punto negro para el tráfico durante muchos años. Apremiante, de igual modo, resulta la conversión de la Casa de la Encomienda en una estancia hotelera que supondría un robusto pilar para el turismo, así como la construcción de un viejo sueño: el tercer puente sobre el Segura en la zona de El Ginete, que beneficiaría el transporte de productos agrícolas acortando distancias y descongestionando el tráfico de vehículos pesados por determinadas calles del casco urbano.

Otro de los problemas que se hace necesario solucionar es el de la urbanización de la manzana del Cocodrilo, en pleno corazón de la ciudad. Además, los vecinos creen que otra asignatura pendiente es solucionar el problema de los malos olores que se producen en el colector de Ascoy.

Finalmente, se manifiesta como vital para el futuro de Cieza solucionar la escasez de suelo industrial. Con las parcelas de los tres polígonos -El Búho, Ascoy y Los Prados- prácticamente agotadas, es acuciante habilitar espacios para la instalación de nuevas empresas si las hubiere y, en caso contrario, el planteamiento de la modificación o un nuevo Plan General de Ordenación que lo facilite. La idea que ya se ha expuesto por parte del Consistorio se refiere precisamente al PGOU, abundando en la vinculación de los tres polígonos para conseguir de una vez una gran zona industrial interconectada.