Pilar Marcos: «La moratoria urbanística en el Mar Menor hay que incluirla en el Plan General»

Pilar Marcos, en la entrada del Mercado Santa Florentina, que quiere reformar. / antonio gil / agm
Pilar Marcos, en la entrada del Mercado Santa Florentina, que quiere reformar. / antonio gil / agm

«La propuesta de Castejón es un 'chau chau'. Si tuviera voluntad, promovería una modificación del planeamiento sin esperar a lo que diga la Asamblea», afirma la candidata de Unidas Podemos, IU-V y Equo a la alcaldía de Cartagena

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Hacer senderismo por los montes del municipio y también rutas en bici es algo para lo que casi siempre encuentra un hueco, una o dos veces por semana, Pilar Marcos (Cartagena, 1965). Sin embargo, la actividad política le obliga a reducir el tiempo para la lectura y el cine. Más aún en campaña electoral, como candidata de la coalición Unidas Podemos IU-V Equo. Su intención es ser decisiva, como hace cuatro años, cuando apoyó un gobierno de PSOE y MC, para desplazar al PP.

-¿Repetiría esa fórmula?

-Esta vez estaremos al lado de quienes defiendan los servicios públicos de calidad, gestionados directamente desde lo público. También una Cartagena diversa, que defienda a la mujer, a la minoría LGTBI y respalde a los inmigrantes. Y a favor de un medio ambiente que redunde en favor de la salud para los ciudadanos, empezando por la calidad del aire.

Apoyaremos a quien prometa prestar servicios de calidad desde lo público

-¿Eso deja fuera a algunos partidos?

-No vamos a pactar con la derecha. Quienes no compartan lo que acabo de decir, ya saben que nos referimos a ellos. De todas maneras, cuando tengamos el resultado electoral, someteremos las opciones al parecer de los partidos que forman la coalición.

-¿Siguen defendiendo la remunicipalización de servicios públicos?

-Sí, pero no de golpe. Hay contratos que no te puedes saltar. Sería ilegal y causa de indemnización, y no estamos para pagar un dinero que debe ser para invertir en los barrios.

-¿Entonces qué propone?

-La asunción de los servicios conforme acaben los contratos con las empresas. Como el del mantenimiento de pabellones deportivos, tan dejados como el de El Algar. Y los guías de turismo y las aulas de libre acceso a internet, cuyos trabajadores podrían ser también agentes de dinamización juvenil. Asimismo, FCC Litoral tiene doce trabajadores que limpian la costa del Mar Menor, al margen de Lhicarsa. Es un contrasentido. Son servicios cuyos contratos acabarán pronto y que pueden funcionar mejor, por menos dinero y con mejores condiciones para sus empleados.

Remunicipalizaremos el cuidado de pabellones, la perrera, la limpieza litoral y los guías turísticos

-¿Y los grandes contratos?

-Lo primero es hacer auditorías controladas por técnicos municipales. En el de limpieza, pondremos de manifiesto incumplimientos como la ausencia de 25 personas en la calle. ¿Por qué si no iba a admitir la empresa prestataria, FCC, la continua aplicación de planes de choque con más personal? Es un parche, que demuestra que no hay un control que funcione. Lo hubo con MC, entre 2015 y 2017. Después, el gobierno del PSOE y FCC-Lhicarsa llegaron a una alianza, casi un matrimonio. En el contrato del agua, hay una investigación por presunta corrupción, el 'caso Pokemon'. Exigimos que se retome la comisión de investigación municipal sobre ello, que está inactiva. Y queremos una contestación a los ciudadanos que recurrieron la prórroga de 25 años, hasta 2042, que aprobó el Pleno en 2003 de forma ilegal. En suma, insistiremos en conseguir todas las mejoras posibles de los servicios y en vigilar los incumplimientos para acumular causas de nulidad que permitan rescindir los contratos. Si no es posible, habrá que esperar para remunicipalizarlos. Para ello, tenemos que tener verdaderos inspectores municipales de servicios.

Haremos auditorías para reclamar por los incumplimientos que creemos que existen

-¿Qué infraestructuras son prioritarias para ustedes?

-Un pabellón polideportivo en Llano del Beal, para que los alumnos del colegio tengan una alternativa a la actual zona polideportiva, cuyos suelos están contaminados. Esa inversión corresponde a la Comunidad. Hay que ampliar la vía verde de Barrio Peral por la barriada Virgen de la Caridad y hasta Torreciega. Es necesario construir los centros de salud que faltan en barrios y diputaciones. También hacer una red de aparcamientos disuasorios, recuperar la granja escuela de Tallante, contar con más aulas de estudio en barrios y diputaciones y habilitar circuitos de ejercicio biosaludable. También precisamos de una residencia pública de mayores que, asimismo, tiene que hacer la Comunidad.

-¿Y la de Fuente Cubas?

-La gestiona una empresa privada, que ya generó muchas quejas por las condiciones en las que estaban los abuelicos. Recuperar la concesión sería bueno pero necesitaríamos otra. Además, queremos un albergue de transeúntes.

-¿No basta con la Hospitalidad de Santa Teresa, Cáritas y Cruz Roja?

-Son un complemento, no la solución. También proponemos crear pisos tutelados.

-¿Qué le parece la moratoria urbanística que propone Castejón?

-Que todo es 'chau chau' de la alcaldesa. Dice que se la pedirá a la Asamblea Regional, cuando el camino adecuado es incluirla en el Plan General, cuyo proceso de elaboración no está siendo realmente participativo. Hay muchas aportaciones que no se han tenido en cuenta. Además, si tanto le urge, debe hacer una modificación puntual del plan de 1987 para cambiar la calificación del suelo del Mar Menor, que es 'no urbanizable inadecuado' y ponerle otra más estricta. Esa restricción se debería extender a más zonas de costa, como Isla Plana y La Azohía. Y tener cuidado de que surta efecto, para evitar desarrollos como el que nos colaron en Playa Paraíso.

Los solares del centro deben servir, por ejemplo, para construir un nuevo colegio

-¿Se cree que vaya a haber plan integral de protección del Mar Menor?

-Hasta ahora solo he oído hablar de que servirá para hacer paseos marítimos. Hay sitios en que es necesario, como Los Urrutias, ojo. Pero el plan debe ser más amplio y poner coto, por ejemplo, a las roturaciones agrícolas, muchas presuntamente ilegales, que hay en su entorno. Todos sabemos de quiénes son y su influencia en el estado del Mar Menor. Al pequeño agricultor no le vamos a atacar, pero a los grandes, que cambian el paisaje autóctono, por supuesto que sí.

-¿Está a favor del Plan Rambla?

-Es necesario que esa zona, que es un desastre, se ponga en marcha. Pero con transparencia. El Plan Rambla no ha llegado a la Comisión de Urbanismo ni a los vecinos. El acuerdo entre la alcaldesa y el promotor es poco claro. ¿Cómo se va plantear la movilidad urbana? Es un desarrollo nuevo y hay que hacerlo bien, en el marco del nuevo Plan General.

-¿Y El Hondón y Zinsa?

-Ahí todo depende de lo que digan la administración regional y el Consejo de Seguridad Nuclear. Tenemos que conseguir que los responsables paguen la solución que estos organismos digan. Por eso fue irresponsable que el Ayuntamiento comprara terrenos que le convierten en el principal propietario y pagador de esa tarea.

Cubriremos las balsas de pirita para evitar que con el viento afecten a Los Mateos

-¿Y mientras tanto?

-Hay que tomar medidas cautelares. El vallado ha comenzado por fin. Pero si soy alcaldesa, las balsas de pirita quedarán cubiertas, para evitar la salida de materiales en suspensión que se están 'chupando' barrios de alrededor como Lo Campano y Los Mateos. Y hay que inspeccionar dónde van a parar las aguas subterráneas, que todo indica que se vierten a la dársena portuaria.

-¿Siguen empeñados en disolver la Sociedad Municipal Casco Antiguo?

-Es una de las primeras medidas de nuestro programa. No nos creemos la reconversión que ahora dice la alcaldesa, después de haberse comprometido a suprimirla e iniciar un expediente de disolución. Es un contenedor de suelo que pierde dinero. Solo tiene sus cuentas niveladas porque le meten fondos de otros sitios.

-¿Qué pasará con el Monte Sacro y el Molinete?

-Que impulsaremos proyectos desde el Ayuntamiento. Como la construcción de un colegio. Es parte de nuestro plan para dar un uso público a los solares municipales que hay en esta y en otras zonas.

-¿Por qué parece que el Ayuntamiento y la Comunidad se ponen la zancadilla en todo, desde el colegio de La Aljorra hasta la ZAL?

-Es muy triste. He sido testigo de conversaciones surrealistas en las que concejales de gobierno y responsables regionales se echaban los trastos en lugar de buscar soluciones. Eso no puede repetirse.

-¿Qué hay que hacer para tener Plenos más breves y efectivos?

-Cambiar el funcionamiento de las comisiones, para que sean resolutivas y solo los asuntos importantes pasen al Pleno. También es necesario un reglamento de Pleno que funcione. Y que si alguien llega al gobierno en minoría, no haga como Ana Belén Castejón, que tras acceder a la alcaldía, despreció el acuerdo al que llegó con nosotros para que la apoyáramos.

-¿Qué propone para los barrios deprimidos?

-Crear un equipo especial de expertos en infraestructuras, que se ocupen de una labor integral de recuperación y diseñen proyectos serios para conseguir fondos europeos.

-¿Algún otro proyecto prioritario?

-La recuperación integral de los dos mercados municipales, Santa Florentina y Gisbert. En el primero, hay que abrir el aparcamiento subterráneo, cuya gestión debe ser asumida por el propio Ayuntamiento.