Moción de censura a las barreras de la Cámara

Peñalver, en el lugar del hemiciclo donde habrá una rampa móvil para salir al Patio de las Comarcas. / J. M. R.
Peñalver, en el lugar del hemiciclo donde habrá una rampa móvil para salir al Patio de las Comarcas. / J. M. R.

La Asamblea mejorará con urgencia los accesos al salón de plenos por la llegada de la primera diputada en silla de ruedas

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOL

En uno de esos corrillos que forman los diputados antes y después de los plenos en la Asamblea Regional, varios de ellos coincidían hace un par de meses en que dos de las grandes paradojas de la legislatura que ahora acaba es haber tenido que debatir en infinidad de ocasiones sobre las cubiertas de amianto que aún hay en colegios bajo otra cubierta de amianto, la que cubre el hemiciclo del Parlamento regional. También, legislar sobre accesibilidad en edificios públicos cuando la casa de todos los murcianos carece en su acceso principal de una rampa o un elevador para quienes utilizan silla de ruedas o su movilidad es muy reducida.

La cubierta de fibrocemento que corona el edificio del Paseo de Alfonso XIII de Cartagena tendrá que esperar para acabar en un vertedero autorizado. Otra cosa son los peldaños que, sobre todo en el salón de plenos, impedirían a una persona en silla de ruedas tener plena libertad de movimientos. Los servicios técnicos de la Cámara ya trabajan para eliminar los obstáculos que encontraría para hacer su trabajo con absoluta normalidad la número tres de la lista del PP a la Comunidad, Sonia Ruiz Escribano.

La propia capitana de la selección española de baloncesto en silla de ruedas visitó hace unos días la Asamblea, a instancias de la presidenta, Rosa Peñalver, y de la secretaria general, Encarna Fernández de Simón, para realizar un recorrido de reconocimiento. La deportista unionense completó con su silla el trayecto desde el aparcamiento subterráneo, donde accedió con su coche, hasta la cuarta planta, donde están ubicadas las oficinas del Grupo Popular.

«No encontró problema. Con la silla, subió con agilidad dos escalones que hay en el aparcamiento, es una deportista profesional, y llegó al ascensor. Desde ahí y hasta las oficinas, la anchura de las puertas permite pasar sin dificultad. Y el Grupo Popular está adaptado», explica Peñalver. Lo mismo ocurre en la segunda planta, donde se sitúan la sala de prensa y las tres de comisiones. Estas son amplias y carecen de barreras. Los baños están adaptados.

La candidata lo confirma: «Es todo superamplio en la zona del Grupo Popular. La verdad es que pensaba que iba a estar todo mucho peor».

De cara al público

El gran inconveniente radica en la sala de plenos, que los diputados utilizan al menos una vez a la semana. Los diferentes niveles que hay desde la puerta por la que acceden hasta sus escaños los salva con relativa facilidad. «Hay que tener en cuenta, insisto, en que es una mujer muy hábil y fuerte. Y utiliza una silla de dimensiones algo más reducidas», añade la presidenta de la Asamblea. Gracias a ello también podrá utilizar varios emplazamientos en la bancada popular sin temer a estrecheces.

Sin embargo, el gran obstáculo ahora es salir directamente desde el hemiciclo al Patio de las Comarcas, el lugar que ocupan el público y los invitados a las sesiones. Lo impiden dos escalones muy cortos, sin espacio para que apoyen las ruedas de la silla. La solución será construir una rampa móvil para que pueda ser utilizada mientras se rebaja el suelo en los extremos de la sala, que tendrá dos pasarelas fijas.

La presidenta también ha dado instrucciones para habilitar una mesa que se colocará en el centro del hemiciclo, ante el estrado de oradores, para la toma de posesión de los diputados, el 11 de junio. Peñalver recuerda que antes prometían o juraban como parlamentarios al pie de la tribuna que ocupa la Mesa de la Cámara, de espaldas o de lado al público. «Es un empeño mío que tomen posesión de cara al hemiciclo y al Patio de las Comarcas. Y que nada impida a una diputada hacerlo igual que sus compañeros por utilizar una silla de ruedas», destaca Peñalver. Sonia Ruiz añade que los cambios que hay que hacer son pocos y de fácil ejecución. Agradece la predisposición de la Asamblea.

No obstante, queda por resolver desde dónde intervendrá en los plenos -puede hacerlo desde su escaño, sin salir al estrado- y qué ocurriría si la futura diputada del PP fuese elegida para formar parte de la Mesa. A la tribuna se accede por un camino estrecho y plagado de escalones. Los servicios técnicos han comprobado que habría que mover muros para dejar el camino expedito. «Es la evidencia de que esta Asamblea necesita un salón de plenos más funcional», dice quien en menos de un mes dejará de presidirlos y también, probablemente, la política.

«Los colectivos con discapacidad física completarán la visita»

Uno de los motivos por los que Sonia Ruiz Escribano cambia el parqué de la pista de baloncesto por la moqueta de la Asamblea es dar visibilidad, normalizar y defender los intereses de los colectivos de personas con discapacidad. Por ello destaca que las reformas previstas para su incorporación al Grupo Popular también facilitarán la organización de visitas de personas con movilidad reducida. «Yo me manejo muy bien con mi silla por la Asamblea, pero no siempre voy a ser yo. Estaría bien que hubiera visitas de personas con discapacidad física, igual que vienen escolares», añade la deportista. «Fernando López Miras cuenta conmigo para hacer realidad que la accesibilidad global no es un término que se utiliza a diario sin darle el valor que realmente tiene. Como el movimiento se demuestra andando, aquí ya estamos trabajando», dice con animosa predisposición.