El Ministerio contratará un nuevo proyecto para Portmán por 50 millones

Hugo Morán, ayer, en la reunión con los vecinos. / antonio GIl / AGM
Hugo Morán, ayer, en la reunión con los vecinos. / antonio GIl / AGM

«No nos iremos sin descontaminar la bahía», prometió a los vecinos el secretario de Estado, que no sabe cuándo se reanudarán las obras

S. S. LA UNIÓN.

Habrá nuevo proyecto de regeneración, por un importe de al menos de 50 millones de euros, con las debidas garantías de seguridad para la población y de respeto al medio ambiente durante las obras, y con una ampliación del área de dragado de los estériles hasta el antiguo puerto de usos tradicionales de la bahía. Son los compromisos que adquirió ayer el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ante los ciudadanos de Portmán, en una reunión convocada por el alto cargo ministerial y el alcalde de La Unión, Pedro López Milán, en la sede de la Liga de Vecinos de la localidad.

En la asamblea, a la que también asistieron el delegado del Gobierno, Francisco Jiménez; el presidente de Anse, Pedro García; el gerente de la Fundación Sierra Minera, Pedro Martos, y el portavoz de los colectivos vecinales, Daniel Portero, el secretario de Estado explicó, no obstante, que no puede aventurar cuándo se reanudarán las obras «porque depende de una decisión judicial». El compromiso de su departamento, dijo, es que cuando el litigio entre empresas concluya, «esté todo preparado para licitar el nuevo contrato».

A expensas de los tribunales

Recordó que la segunda empresa en puntuación, Acciona, ganó un recurso ante la Audiencia Nacional, y ahora, la adjudicataria y ejecutora de las obras, Marco-Ciomar, ha recurrido ante Tribunal Supremo contra la decisión de que se vuelva a adjudicar el proyecto. «No podemos maniobrar sin conocer la decisión de la Justicia», recalcó el alto cargo. Mientras tanto, afirmó que el Ministerio «continuará trabajando para subsanar las deficiencias no menores detectadas en seguridad y salud» durante la ejecución de las obras. «No nos iremos de aquí sin tener resuelta la descontaminación de Portmán, se va a culminar, porque una vez que se lanza un proyecto de este tipo, ya no se detiene», comentó a los vecinos. El importe de las modificaciones del proyecto «hace necesario que sea nuevo y no uno complementario del original, porque la normativa es clara en ese sentido», indicó. La adjudicación a Marco-Ciomar en 2016 fue de algo más de 32 millones de euros, de los que se han invertido 10. «Ya vamos por 50, por lo que no podrá hacerse un modificado del primer contrato, cuyo porcentaje añadido no puede rebasar el 10% del montante inicial, sino que habrá que licitar uno nuevo», dijo.

Justificó la necesidad de mejorar el proyecto inicial porque había «serias dudas con el confinamiento de los estériles mineros, una vez secados, en la corta de San José, así como los efectos de la remoción de las aguas durante el dragado sobre el medio marino y los posibles efectos sobre la población por la acción del viento del tratamiento de los materiales dragados, como ya había estado informado 'La Verdad'.

Cree que la ampliación del dragado hasta el antiguo puerto «no va a suponer tener que redactar una nueva declaración de impacto», aunque serán los técnicos los que decidan. Los vecinos consideraron que la ampliación del dragado puede requerir de un nuevo espacio para depositar los estériles, más allá de la antigua corta San José.