Inmaculada Ortega: «En la huerta fallece un vecino y a los cinco días ocupan la casa treinta personas»

Inmaculada Ortega, en la pedanía murciana de La Ñora. / V. VICÉNS / AGM
Inmaculada Ortega, en la pedanía murciana de La Ñora. / V. VICÉNS / AGM

«Las ayudas que reciben asociaciones feministas radicales no llegan a las mujeres maltratadas; hay subvenciones ideológicas que son innecesarias», afirma la candidata de Vox a la alcaldía de Murcia

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

La «abogado» Inmaculada Ortega (Toledo, 1967) es la única mujer que lidera una lista a la alcaldía de la capital entre los cinco grandes partidos aspirantes al poder en La Glorieta. Critica que las ayudas que reciben «asociaciones feministas radicales» no lleguen finalmente a las víctimas de violencia de género. Aunque, deja claro, Vox es «el partido que más defiende a las mujeres; el partido del sentido común y del respeto a todo el mundo».

-Proponen eliminar las plusvalías municipales. ¿Cómo piensan compensar la pérdida de ese ingreso?

-También queremos eliminar el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) y reajustar el IBI. Pues lo compensaremos con una gestión eficiente del presupuesto del Ayuntamiento. Hay muchas subvenciones ideológicas que son innecesarias. Si esas asociaciones quieren existir que existan, pero que se nutran de las cuotas de sus asociados. También hay mucho personal contratado en la Administración y asesores que son innecesarios. Gastos que son superfluos. Cuando entremos, haremos un estudio y un reajuste del presupuesto. También hay mucho impago de impuestos. Si conseguimos que cada ciudadano cumpla con sus obligaciones, mejoraremos la gestión.

«Los parques que han hecho todos los 'progres' solo me invitan a pasear a mi perro, si lo tuviera»

-¿A qué asociaciones se refiere?

-Hay que verlas en detalle. Pero está claro. Todas las que están influyendo en la educación de nuestros niños y nuestros jóvenes. Todas las que defienden las ideologías de género, que han montado chiringuito y que están recibiendo unas subvenciones que, en el tema por ejemplo de violencia de género, realmente no están llegando a las mujeres maltratadas. Lo que están fomentando es el odio entre sectores de la sociedad. Enfrentan a homosexuales contra heterosexuales, a mujeres contra hombres, y ya vamos a los hijos contra los padres. Chiringuitos que reciben subvenciones para dar charlas en los colegios... Con los profesores es suficiente. Los niños van al colegio a aprender Matemáticas, Lengua... La educación, en ciertas materias, es de la familia.

-¿Retiraría las subvenciones a las asociaciones que luchan contra la violencia de género?

-Nos referimos a las asociaciones feministas radicales. Los fondos que reciben no llegan realmente a las víctimas de violencia de género. Nosotros lo hemos dicho montones de veces. Somos el partido que más defiende a las mujeres. Pedimos penas duras, que se cumplan íntegramente las penas precisamente para que los delincuentes, los que agreden a la mujer, no vuelvan a la calle a delinquir. Pensamos que hay que proteger a la persona, sea del sexo que sea y de la edad que sea. La seguridad y la ley deben ser para todos, no solo para un núcleo de población. Y el dinero público no puede ir a un colectivo concreto. Queremos gestionar con sentido común.

Inmigración y delincuencia

-¿Qué propone para mejorar la seguridad en las pedanías?

-Las pedanías son las grandes olvidadas. Es lamentable la situación en la que se encuentran. La plantilla de la Policía Local se ha reducido a la mitad en los últimos años, y la oferta que ha salido ahora para cubrir vacantes no es suficiente. Queremos mejorar esta estructura a largo plazo y, aunque no me gusta hablar sin los informes técnicos adecuados, creemos que se deberían superar los 600 efectivos. Aunque lo ideal serían 800. La coordinación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la implantación de videocámaras también es importante. Pero estamos viendo que en las pedanías hay una relación directa de la inmigración ilegal con el incremento de la delincuencia. Hay ocupación de vivienda, tráfico de drogas, mafias de varios países. Y está demostradísima la relación, porque el 80% de los reclusos de las cárceles murcianas son extranjeros. Aunque maquillen las cifras, esa es la realidad.

Mezquitas: «Si cumplen toda la normativa y son pacíficas... Lo que no queremos es el fundamentalismo islámico»

-Los datos oficiales de Instituciones Penitenciarias registraban, en febrero de este año, un porcentaje de reclusos extranjeros en los centros de la Región inferior al 24,85%.

-Los datos que nosotros manejamos se corresponden con la realidad, pero lógicamente no son los oficiales. El número dos de mi lista [José Javier Palma] es funcionario de Prisiones. Y realmente lo que ocurre es que a la mayoría de esos reclusos les han dado la doble nacionalidad, y ya no cuentan como reclusos extranjeros. La estadística varía. La proporción de reclusos extranjeros en las cárceles es muy alta en comparación con la población extranjera que hay en la Región [alrededor del 13%]. Si se hace esa comparativa, y se tiene en cuenta el tema de la nacionalidad que se les concede, realmente sí se corresponde [el dato del 80%], pero no son datos oficiales. Lo que Vox defiende es que hay que atajar la inmigración ilegal, que está creando un verdadero problema. Cuando íbamos a Alemania, en los años 60, íbamos con el contrato en la boca. Lo que no puede ser es que estemos recogiendo aquí a lo peor de cada país, concentrando a la delincuencia de cada país. Y encima nos quieran imponer sus costumbres. No puede ser que en Barriomar, por ejemplo, haya tres mezquitas. Y, al parecer, una de ellas es fundamentalista.

-¿Prohibiría las mezquitas?

-Todo lo que es fundamentalismo islámico sí, desde luego.

-Pero una mezquita no tiene por qué ser fundamentalista.

-Claro. Todo lo que atente contra nuestras costumbres y nuestros valores pensamos que no es bueno para España. Como cuando hablamos de feminismo radical. Hablamos de fundamentalismo. Si una mezquita cumple toda la normativa, y es de forma pacífica... Si ellos tienen esa costumbre y quieren rezar, pues igual que una iglesia evangélica o una iglesia protestante. Lo que no queremos es el fundamentalismo islámico.

-¿Qué proponen para solucionar el problema de los 'gorrillas'?

-Es el mismo problema. Son todos inmigración ilegal.

-La mayoría son toxicómanos.

-Bueno, también. Abogamos por un plan integral para reinsertarlos. No deben estar ahí. Y el ciudadano no puede verse obligado a darles dinero por aparcar el coche. Hay que vigilar más las zonas en las que tienen presencia. Dan lugar a agresiones entre ellos y hasta a asesinatos. Hay que disuadirles porque no pueden estar ahí; eso no es un servicio reglado. Eso solo se ataja con seguridad.

«Desalojo rápido»

-Quieren conseguir una Murcia «libre de ocupas». ¿Cómo?

-Es que la incidencia de la ocupación está subiendo mucho por toda la inmigración ilegal. Es otra vez una vuelta al mismo tema. Si conseguimos controlar esa inmigración ilegal, creemos que la ocupación bajará. Nosotros, desde el Ayuntamiento, siempre apoyaremos y promoveremos todas las medidas que ayuden al desalojo rápido de esas viviendas y dar el destino que corresponda a quienes han realizado esa ocupación, analizando también de qué colectivos se trata. Si son españoles, si son ilegales... Nos preocupa mucho la huerta, donde se ha vivido pacíficamente durante muchísimos años, sin grandes problemas de seguridad. Y se están encontrando con que te fallece el padre de un vecino, o el propio vecino, y a los cinco días tienes la casa ocupada con veinte o treinta personas. Se acabó tu convivencia en una zona maravillosa como es la huerta de Murcia. Es lamentable.

-¿Cómo hacer Murcia más atractiva para la inversión?

-Estamos viendo que hay muchísima burocracia para empresas y emprendedores. Queremos eliminar toda esa burocracia, y también reducir impuestos. Queremos también impulsar el turismo cultural y el turismo deportivo, atrayendo a la ciudad eventos importantes. Proponemos que la gestión de pabellones como el Palacio de los Deportes pase a manos de patrocinadores, que podrían arreglar las deficiencias de estos edificios sin coste para el Ayuntamiento. Los empresarios tienen muy buenas ideas, pero muchas no se han impulsado.

-¿Y el carril bici?

-La bicicleta hay que utilizarla en Murcia por las características de la ciudad, que es llana y tiene buen clima. Una vez finalizado el planeamiento urbanístico de las costeras, hay que trazar el carril bici con sentido común. En Miguel Indurain o Avenida Reino de Murcia está causando unos problemas tremendos, porque se ha quitado un carril de tráfico. Y no pasa ni una sola bicicleta. ¿El resto del carril bici de la ciudad? Lo observaremos, porque se ha hecho una inversión importante. Y algunos trazados están bien. Lo que hay que hacer es fomentar que se utilicen. E impulsar la educación vial. La bicicleta también es clave para reducir el tráfico.

-Quieren crear jardines «retrógrados». ¿Me lo explica, por favor?

-Los jardines que han hecho los 'progres' son huertos abandonados, con árboles pelados, que lo único que me invitan es a pasear a mi perro, si lo tuviera. No invitan a jugar a los niños, a pasear a las personas mayores. O a sentarte en un banco a leer un libro. Invito a los ciudadanos a que se den vueltas. Ahora nos ponemos a 40 grados. No hay un solo árbol que dé sombra, una fuente que sea refrescante. Como han sido los parques de toda la vida, espacios verdes con árboles y fuentes que invitan a quitarte el estrés, a salir de casa y estar al aire libre.